Actualidad

Las 4Cs de la Cuarentena: Cómo nos podemos esmerar para cuidar a nuestros abuelitos

hands-4051469_1280

Por: Rodrigo Ruiz-Jiménez Carrera


“El amor es el regalo más grande que una generación le puede dar a otra” (Richard Garnett). Y nosotros hemos recibido mucho amor de la generación que ya podemos cariñosamente llamar “abuelitos”. Ahora nos toca a nosotros devolver ese amor. Y en esta pandemia son ellos los que más necesitan nuestra ayuda.

Para ayudar en su cuidado, vamos a ver cuatro consejos claros y sencillos, siguiendo las 4 Cs de la cuarentena.

Calma. No dejemos que nuestra preocupación nos supere y les contagie y desborde, que ya son los más preocupados. Aunque a veces pretendan no demostrarlo. Hay que manejar adecuadamente las situaciones cotidianas y, sobre todo, aquellas en las que hay enfrentamiento o división de opiniones. Siempre teniendo en cuenta que, cuando aplicamos las medidas de aislamiento o de prevención, estas tienen que prevalecer. Con tranquilidad, cariño y respeto.

Confianza. Estamos en un mundo sobreinformado y muy desinformado. Las famosas cadenas de whatsapp, a la que nuestros mayores son tan aficionados, puede generar mucha desconfianza y hacer perder la calma. Por eso es esencial gestionar bien el flujo de información: la nuestra hacia ellos y la que ellos reciben. Por una lado, nosotros tenemos que informarnos cabalmente de la situación, los riesgos reales, sus fuentes y la forma de prevenirlos. Y transmitir lo esencial de esa información de forma poco alarmista, clara, simple e inequívoca. Por ejemplo: “las personas mayores del 70 años tendrán que quedarse en casa hasta final de mayo”. Por otro lado, es conveniente evitar la sobre información y la desinformación. Pongamos una hora concreta para ver las noticias y evitemos los medios que hacen una cobertura exagerada y escandalosa.

Publicidad

Convivencia. Es importante extremar las medidas de higiene y cuidado personal, tanto las propias como las de los que estás ayudando. Es un consejo obvio, pero que, a veces, por prisas o por no estar pendiente, se descuida. También es crítico tener claro que el ritmo de nuestros mayores y su capacidad de ejecutar una acción es diferente a la nuestra: hay planear con anticipación lo que se quiere hacer, comunicarlo y dejar tiempo suficiente para que se pueda realizar. No hay que “ir con prisas”.

Contenido. Hay que mantenerse ocupado y mantener a nuestros mayores ocupados. En mente y cuerpo. Y el mejor contenido que pueden tener los abuelos son sus nietos, aunque sea en remoto y digital (y también su hijos). Las videoconferencias con la familia, los mensajes para saber que estamos pendientes, las expresiones de cariño son esenciales hoy. Para eso se puede utilizar Facebook o whatsapp, que son plataformas con las que los mayores están familiarizados.

Por el momento esto son cuatro sencillos consejos que nos pueden ayudar a devolver el amor que nuestros abuelos nos han dado. Y, entre todos, ayudar a disfrutar en casa para derrotar al Coronavirus.

Publicidad
Previous ArticleNext Article