Colombia se retira del Pacto de Bogotá

El presidente Juan Manuel Santos afirmó este martes que Colombia se retirará del Pacto de Bogotá debido al fallo que el 19 de noviembre le quitó algo más de 70 mil kilómetros cuadrados del mar en disputa con Nicaragua. Al medio día, la canciller Holguín dará detalles de la decisión.

“No nos volverá a pasar lo del 19 de noviembre” afirmó el presidente Santos este miércoles en el Congreso Nacional de Cafeteros. Estas palabras fueron el preámbulo de la decisión que tomó el gobierno colombiano de retirarse del Pacto de Bogotá, un mecanismo creado en abril de 1948 que obliga a los países a acatar las decisiones de la Corte Internacional de Justicia.

 

Así mismo, el mandatario afirmó que denunciará este pacto, que en la actualidad es suscrito por 15 países, ante la Organización de Estados Americanos. Santos señaló que es el momento de “la unidad nacional” en torno a una decisión que podría tener consecuencias políticas para el país.

 

El presidente dijo que Colombia seguirá, sin embargo, “solucionando sus diferencias con otros países de manera pacífica”, tal y como imponen los estatutos del Pacto. En horas de la tarde, la canciller María Ángela Holguín dará detalles y tiempos de la decisión.

 

Más tarde, la canciller colombiana María Ángela Holguín  explicó  las razones por las que Colombia decidió retirarse del Pacto de Bogotá de 1948, por el cual los países firmantes reconoce la competencia de ese tribunal que el pasado 19 de noviembre dirimió el litigio entre Colombia y Nicaragua con nuevas fronteras que le restan al país andino más de 70.000 kilómetros cuadrados de mar en Caribe.

Además de considerar que contiene “vacíos e inconsistencias en la delimitación realizada” y que no se ajusta al derecho internacional, la canciller apuntó que el fallo “hizo caso omiso de los derechos de los colombianos que viven en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina”, rodeado por las aguas en disputa.

“Estas líneas trazadas por la Corte, que para ellos son solo un grupo de coordenadas, representan para los colombianos, y muy especialmente para los habitantes del archipiélago, la grave afectación de la historia, la geografía, la vida misma y el sustento”, aseguró.

La canciller también se manifestó especialmente preocupada por el hecho de que el tribunal le “dio la espalda a los imperativos del manejo ambiental equilibrado en esta sensible área del Caribe occidental”, declarada Reserva de la Biosfera y que ahora ha quedado dividida en dos.

Ese gran área marina es rica en pesca, especies e incluso cuenta con yacimientos de petróleo.

Holguín indicó además que para su país son los tratados bilaterales y no los fallos jurídicos los que constituyen “el medio idóneo para lograr delimitaciones equitativas entre las naciones”, y remarcó que los compromisos de Colombia en materia de solución pacífica a través de otros acuerdos no se verán afectadas.

 

Noticia en desarrollo…