Clubes de Brasil piden que Chapecoense no descienda

 

Palmeiras, Santos, Corinthians y Sao Paulo pusieron una solicitud a la liga brasileña para que se le concedan ciertas medidas extraordinarias a Chapecoense: garantizar tres años su permanencia en primera y cederle jugadores a préstamo gratuito para la temporada que viene. Confidencial Colombia repasa otros casos similares que se vivieron con otras tragedias aereas en el mundo del fútbol.

El resto de clubes de la liga brasileña ha mostrado una unánime solidaridad por el trágico accidente del Chapecoense. Los cuatro principales equipos del país (Palmeiras, Santos, Corinthians, Corinthians y Sao Paulo) solicitaron que impongan medidas de solidaridad con su homólogo del sur de Brasil. Estas irían desde garantizar permanencia en la primera división para los próximos tres años, a pesar de los resultados, y cederle a préstamo gratuito jugadores para la próxima temporada.

Anuncios

 

Los conjuntos interpusieron ya la solicitud ante la Confederación Brasileña de Fútbol, debido a la cantidad de víctimas que sufrió el conjunto verde, que habría llegado hasta 19 fallecidos en el trágico accidente aéreo. Solo tres jugadores de la plantilla sobrevivieron junto con el defensa Martinuccio que por suerte se quedó en casa por una lesión.

 

Los mandatarios de los cuatro clubes expresaron mediante un comunicado público sus condolencias a familiares, amigos, seguidores y dirigentes del conjunto de Chapecó, a los que pretenden “apoyarles y auxiliarles”.

 

“Se trata de un gesto mínimo de solidaridad que se encuentra a nuestro alcance en este momento, dotado del más sincero objetivo de reconstrucción de esta institución y de esa parte del fútbol brasileño que se perdió hoy”, concluye el comunicado.

 

Precedentes que tuvieron otros equipos que sufrieron la tragedia aérea

 

El histórico Torino que iba camino de marcar una época desapareció cerca de llegar a Turín, en Campanario de la Basílica de Superga. Aquel conjunto, que reunía a varias de las figuras de Italia en el momento, estaba a punto de conquistar por quinta ocasión consecutiva el Scudetto, con tan solo cuatro fechas restantes en el momento del accidente. La conmoción de ver a este campeón sacudido por la tragedia, provocó que los conjuntos que se enfrentarían con él en las siguientes jornadas se solidarizaran formando en sus alineaciones a juveniles en lugar del primer equipo, para que no se le escapara el título a los del norte de Italia. Además, en el año siguiente todos los clubes del Calcio se comprometieron a ceder cada uno a un jugador al Torino para que no le resultara tan difícil la reconstrucción del equipo. Por último, el conjunto granate gozó de inmunidad al descenso durante las próximas diez camapañas.

 

No tuvo la misma suerte el Manchester United quien no recibió ninguna de estas ‘ayudas’ y tuvo que reconstruirse con la base de los sobrevivientes. Fueron nueve de los cuales dos no pudieron seguir por las graves lesiones -Berry y Blanchflower. El resto giró en torno a la figura de un joven Bobby Charlton, que en esos momentos era una de las estrellas del equipo que intentaba tomar el lugar de un Duncan Edwards que falleció días más tarde por las heridas del accidente. También sobrevivió el mítico entrenador Matt Busby, el cual logró reestructurar el equipo con fichajes como el de George Best o Denis Law, que lograron alzar la Copa de Europa diez años más tarde. 

 

El United tuvo que jugar su primer partido con una alineación compuesta por canteranos y comandada en el banco por el auxiliar Jimmy Murphy contra un Sheffield al que vencieron por un contundente 3-0. Tal fue la improvisación que en el programa que mostraba las titulares presentó una hoja en blanco en el caso del United. A pesar de esta primera victoria, los diablos rojos no pudieron frenar la caída en picado en liga, donde pudieron ganar solo un encuentro de los últimos catorce que quedaban por disputar acabando el año en la novena plaza y salvando el cuello de milagro.

 

Lograron la hazaña de llegar a la final de la FA Cup esa misma campaña, pero poco pudieron hacer ante un Bolton Wanderers que ganó 2-0. La Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas, la UEFA de la época, le concedió el favor de clasificar a la siguiente edición de la Copa Europa pero la Asociación de Fútbol, FIFA de entonces, se negó a esta situación alegando que no había clasificado como el resto de equipos.

 

Quién sí mostró en todo momento un gran sentimiento de solidaridad con el conjunto de los diablos rojos fue precisamente el conjunto que estaba llamado a ser su gran rival en la época, el Real Madrid de Di Stéfano y Santiago Bernabéu. El presidente blanco de inmediato se ofreció para ayudar en todo lo necesario al club británico. Empezó por intentar cederle el título tras conquistarlo en la final de Bruselas, pero el United se negó a aceptarlo. Más tarde ordenó fabricar unos banderines con el lema de ‘Los campeones del honor’ que fueron vendidos por todas las partes de España para recaudar fondos para los perjudicados. Creó una un copa no oficial, llamada la copa de la Amistad, costeada enteramente por el club blanco y por el que cedieron todos los beneficios para la reconstrucción del United. Y para rematar la magnánima obra, convenció a Di Stéfano de jugar el año siguiente cedido en el United. El Real pagaría la mitad de la ficha y el conjunto ingles el restante. Esta casualidad nunca se terminó de dar  por la negativa de la federación inglesa, que alegaba que esta plaza podría quitarle un puesto a un joven canterano inglés. Todos estos hechos llevaron a un honorable amistad entre clubes que aun perdura en la historia.