¿Censuran debate de Uribe y paramilitarismo?

La decisión de la comisión de Ética del Senado de ponerle condiciones al encuentro prepara una terreno espinoso para uno de los debates más esperados y comentados por la opinión pública. Hasta el momento se habla de censura, huidas y estrategias políticas para impedir la sesión.

La respuesta de la comisión de Ética del Senado frente a una recusación presentada este martes en contra del debate que impulsa el senador Iván Cepeda, que pretende discutir los presuntos vínculos del expresidente Álvaro Uribe Vélez con el paramilitarismo, dejó un sabor amargo para el congresista del Polo Democrático y un panorama espinoso para aquellos que quieren que se efectúe el evento.

 

En efecto, la comisión decidió rechazar la recusación –una buena noticia para el Polo pues habían calificado dicha acción judicial como improcedente- aunque le fijó una restricción mayúscula al encuentro: Cepeda no podrá mencionar o dirigirse a Uribe, es decir que el parlamentario no estará habilitado para esgrimirle cuestionamientos de forma directa, algo ambiguo ya que el debate es precisamente sobre y para Uribe.

 

“Si no se puede nombrar a Uribe en un debate que es sobre él, evidentemente queda vaciado de contenido el encuentro. Eso es una censura”, dijo Cepeda a Confidencial Colombia. En seguida añadió que pueden registrarse dos situaciones durante la sesión del 18 de septiembre, con base a lo establecido por la comisión.

 

Por un lado alguien podría lanzar una acusación de pérdida de envestidura, así no se nombre directamente a Uribe, porque pudo sentir alguna insinuación. Otro escenario sería uno el que senadores del Centro Democrático intervengan en la sesión argumentando que el congresista del Polo dijo algo que puede ser tomado como una transgresión a lo establecido por la comisión de Ética. “Por el momento no hay garantías para que eso no suceda”, anotó.

 

De acuerdo con el presidente de la comisión, Jorge Hernando Pedraza, el tipo de debate que está solicitando Cepeda –negado en plenaria del Senado por razones similares y luego aprobado en la comisión segunda- no puede ir en contra de personas (…) por eso se decidió negar la recusación pero ponerle límites.

 

Este arbitraje al parecer no tiene antecedentes y es necesario un concepto del Consejo de Estado para el caso, indicó a La FM el senador Hernán Andrade, a quién Cepeda le responsabiliza en mayor parte que se intente “censurar” el encuentro con estrategias políticas. Vea las pujas del uribismo en el tema. 

 

Pese a que el debate sigue en pie (no se ha tumbado, como mencionan algunos medios) el terreno para su ejecución queda empantanado tanto para Cepeda como para Uribe, pues el ejercicio de la discusión no tendría de entrada las garantías necesarias.