Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Casados vs Solteros, ¿quién tiene mejor vida sexual?

Los hombres solteros aparentemente tienen mayor acceso a las mujeres, no tienen compromisos de ningún tipo con ninguna y es más probable que estén disponibles para sostener un encuentro íntimo en su vivienda. Los casados, tienen una mujer todo el tiempo a su lado, en las noches, en las mañanas y en las tardes sin restricciones, así que no tienen que andar “buscando”.  Solteros o Casados, ¿quién tendrá mejor vida sexual?

Soltero

Tienen más testosterona: Está demostrado científicamente que el soltero posee unos niveles de testosterona mucho más altos que los del casado. La culpa es de la naturaleza, que ha dotado a estos cazadores natos de una alta potencia sexual. Mientras tanto, los casados ven como sus hormonas son ahogadas por broncas, rutinas y facturas. En cualquier caso, siempre hay excepciones.

Anuncios

 

Duermen mejor: Lo dice un estudio de la Universidad de Viena. Los solteros duermen más y mejor, pues no tienen que aguantar a una persona al lado que resopla, rechina los dientes, habla en sueños, expulsa ventosidades y ronca como un demonio. Detalles que, además, afectan muy negativamente a la libido. A pesar de esto, muchos solteros se sienten solos y duermen abrazados a un osito de peluche.

 

Lo hacen con muchas chicas: Se supone que el soltero tiene a todas las chicas que quiere a su disposición. Sin embargo, estas chicas no siempre están por la labor: que si “tengo novio”, que si “me tengo que ir”, que si “otro día”… Es entonces cuando el soltero maldice su suerte, envidia a su primo casado y desea a la mujer del vecino disponible siempre.

 

Cosechan mejores orgasmos: Acostumbrados a largos y penosos periodos de abstinencia forzosa, cuando al fin logran un encuentro, los solteros lo dan todo y disfrutan más. Eso, si juegan limpio. Porque no son pocos los que hacen trampas y recurren al sexo pagado casi con tanta frecuencia como los casados.

 

No sufren de celos: Que si la han mirado, que si tiene amigos, que si ha salido con las amigas… Los celos son un calvario que el soltero no conoce. Él está enamorado de todas las mujeres del mundo, pero las disfruta sin apegos, sin dramas, sin nada. ¿Verdad? Sí… hasta que le pone un WhatsApp a Fulanita y pasan las horas y no contesta. Y lo mismo Menganita. Y lo mismo Zutanita. ¿Qué diablos estarán haciendo?


Casados


Siempre tienen a una mujer en la cama:  Esto es una maravilla… mientras dura la pasión. Con los años, la maravilla se convierte en una pesadilla que puede resumirse con este viejo chiste: “¿Por qué el soltero está siempre delgado y el casado gordo? Porque el soltero al llegar a casa, abre la nevera y dice: “Siempre lo mismo” y se va a la cama. Mientras que el casado, se va a la cama y dice: “Siempre lo mismo”. Y abre la nevera”.

 

Conquistan más: Las mujeres poseen un instinto animal, una atracción diabólica que las hace desear con locura a los hombres casados. Hasta aquí, todo perfecto. El problema es que ellas también tienen un instinto animal, un olfato prodigioso, una intuición diabólica para detectar la infidelidad. Así que, al volver a casa, tu esposa te soltará un demoledor: “¿de dónde vienes?”. Y más te vale tener una buena coartada.

 

Las casadas lo hacen mejor: Dice un reciente estudio realizado en los Estados Unidos que las mujeres casadas tienen más facilidad para excitarse, llegan más rápidamente al orgasmo y practican más sexo oral que las solteras. En definitiva: son más viciosas. Lo que el estudio no dice es si todas estas cosas las hacen con sus maridos o con otros señores (casados o solteros).

 

Pueden hacer intercambio de parejas: No hay nada más morboso que salir con otra pareja a cenar y acabar en una cama redonda. O sumergirse en un club swinger. Lástima que, en la mayoría de los casos, las novias y esposas se nieguen a hacerlo. Eso, si no te sueltan un cachetadon que te voltee la cara antes de que acabes de pronunciar la palabra “swinger”.

 

Con información de Revista GQ