Calvario del contrabando tiene cerrados laboratorios

La industria de la medicina veterinaria alertó por la creciente actividad del contrabando procedente de Venezuela que tiene contra la pared al sector pecuario colombiano toda vez que al país ingresan insumos, medicamentos y vacunas adulteradas en perjuicio de empresarios y productores. 

La directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Laboratorios de Productos Veterinarios, Aprovet, Graciela Chaves, le dijo a Confidencial Colombia que particularmente los dos últimos años han resultado adversos para el sector por cuanto la zona de frontera con Venezuela parece un colador por el cual ingresan todo tipo de mercancías, pero particularmente medicamentos de uso veterinario de dudosa calidad.

 

Anuncios

Según la dirigente gremial, el lío es la consecuencia del llamado carrusel cambiario, escenario que no mejora en el vecino país y que impacta de manera adversa los intereses de los laboratorios colombianos porque lamentablemente el poder económico es superior a la legitimidad, poniendo en riesgo la salud animal y la inocuidad misma por presiones y corrupción.

 

Según la industria, en 2014 podría registrase un decrecimiento de entre el 20 y el 30 por ciento en el sector, es decir la cuarta parte del mercado nacional veterinario dirigido a animales de producción o de consumo (bovinos, porcinos y aves). Para este caso la cifra en rojo para la industria farmacéutica es de 250.000 millones de pesos.

 

Esta complicada situación ha tenido graves repercusiones en el frente social porque a la fecha y en los últimos dos años, 50 pequeñas y medianas empresas que producían o importaban legalmente productos farmacéuticos veterinarios cerraron sus puertas y con ello se perdieron obviamente no pocos empleos en detrimento de muchas familias, entre ellas las de los ingresos por fuerzas de ventas y asistencia técnica.

 

“Yo creo que la frontera ganadera la abrieron en Colombia dos entidades o dos instituciones bien importantes, se trata de los Fondos Ganaderos que fueron acompañados en su momento por la industria de productos veterinarios porque a donde llegaban las vacas, llegaban los productos veterinarios y los profesionales que hacían la asistencia técnica. Creo que todo esto tiende a desaparecer porque cada vez es mayor el impacto y la carga que tienen que soportar los laboratorios para sostenerse en el país y todo eso obliga a hacer recortes, básicamente en las fuerzas de  ventas que han sido y serán un asistente técnico que hace transferencia técnica, tecnológica e innovación permanentemente en el campo”, declaró la señora Chaves.

 

Según Aprovet, a Colombia están ingresando todo tipo de productos, pero puntualmente tres esenciales que son los que tienen categoría toxicológica que son plaguicidas de uso veterinario y que están siendo adulterados, re- envasados sin etiqueta, o en frascos o recipientes de otras compañías. “Lo que hemos encontrado es que los comercializan re-envasados con el agravante que profesionales y ganaderos los están comprando con un gran riesgo porque hablamos que en la mayoría de los casos son productos de uso agrícola que tienen mayor concentración y mayor toxicidad que al ser usados en poblaciones animales pueden conllevar a intoxicaciones no reversibles que terminan con la muerte de los ganados”.

 

Otros productos que son internados fraudulentamente y de manera masiva tienen que ver con los que no tienen categoría toxicológica como medicamentos, vitaminas, y antibióticos. Para este caso también existe el re-envase y la adulteración del producto. El gremio anotó que inclusive son comercializados productos vencidos, rebajados o re-etiquetados. “Lo más grave del asunto es que cuando el productor se da cuenta, el animal está muerto o simplemente la enfermedad atendida no reportó cura”.

 

La Directora Ejecutiva de Aprovet sostuvo que inclusive ya hay casos reportados de mortandades de animales de hatos completos en los que no se pudo hacer nada por tratarse de medicamentos adulterados o falsificados y que acabaron con el patrimonio de los ganaderos.

 

Como si fuera poco, al país entran vacunas que son manipuladas de la peor manera, en donde hay ausencia de la cadena de frío, es decir totalmente deterioradas. En casos en donde hay preservación en frío, se ha detectado que dichas vacunas no están autorizadas por el ICA porque vienen con cepas de virus exóticos que podrían afectar gravemente el esquema sanitario colombiano.

 

“Ya hay sintomatologías de enfermedades que no son conocidas por parte de los profesionales veterinarios y que están golpeando duramente la producción sin saber por qué salió o de donde Salió el problema, pero la razón es está, el uso de vacunas de contrabando”, concluyó la vocera de Aprovet.