Bicicleta para invidentes 'made in Colombia'

Con ayuda de su imaginación y luego de una investigación ambiciosa, un grupo de profesores y estudiantes del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad Central ha trabajado en el diseño y la fabricación de bicicletas que cumplen con diferentes características técnicas. Su última creación es un tándem (bicicleta de dos asientos), para que personas con discapacidad visual tengan la oportunidad de vivir una experiencia sobre ruedas, guiadas por sus acompañantes videntes.


La Bicicletada, un proyecto que incentiva el uso de la bicicleta en el centro de Bogotá, cumple cuatro años y, entre sus planes de celebración, está el lanzamiento de un tándem, diseñado y fabricado por un profesor y cuatro estudiantes del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad Central. Esta bicicleta de dos asientos fue hecha para discapacitados visuales, en la que el conductor vidente guía a la persona sin visión, mientras ambos pedalean.

Anuncios

 

 

En el proyecto están involucrados los profesores Fernando Mejía Umaña, Misael Nova y Aliex Trujillo García, y los estudiantes Mauricio Pachón Álape, Juan Sebastián Pataquiva Pinto, Jully Paola Mancipe Gómez y Juan Camilo Riveros. El líder del proyecto respondió algunas preguntas sobre esta aventura.

 

 

¿Cómo ha sido el trabajo creativo con las bicicletas?

Aliex Trujillo García: Primero empezamos con el diseño y la fabricación de bicicletas imaginadas, inventadas: bicicletas de ruedas dentadas y engranadas a una cremallera, en circuito por La Candelaria; bicicletas impermeables, sin salpicaduras y con casco; bicicletas diseñadas con normas técnicas soviéticas que no tienen equivalente en los repuestos comerciales. Se hizo todo esto para pensar en el soporte técnico del cuidado de las bicicletas e incluso para ver si se podía evitar técnicamente el robo de estas. Después diseñamos y fabricamos un solo vehículo a partir del exitoso caso de Santiago de Chile: Providencia. También hemos diseñado una máquina para simular una cámara en una rueda de la bicicleta, a fin de promover una imagen cinematográfica desde la esencia misma del bicicloide y estamos trabajando en unos sistemas de parqueaderos portátiles, óptimos y de uso ligero.

 

 

¿Cómo realizaron la investigación?

A. T. G.: Entrevistamos a bicitaxistas, jornaleros y deportistas; indagamos por las fallas y las soluciones. Entrevistamos al gremio de la bicicleta en dos barrios de Bogotá: 7 de Agosto y Ricaurte. Cotizamos piezas, materiales y manufactura. Seguidamente, diseñamos y fabricamos ocho vehículos a los que les hemos estado midiendo el desempeño y haciéndoles mantenimiento. Hacemos esta medición de desempeño con una hoja de vida de cada vehículo: allí se anotan las horas de uso con sus correspondientes novedades. En esa época soñábamos con un ciclopasaje que uniera a las dos sedes de la Universidad Central; lo soñaba con la idea de darle un lugar extenso a nuestra institución en la ciudad.

 

 

¿En qué consiste esta bicicleta?

A. T. G.: En esta ocasión hemos diseñado y construido un tándem, una bicicleta biplaza para discapacitados visuales, en la que el conductor vidente pedalea detrás del discapacitado visual, quien también pedalea. La dirección es llevada desde atrás por el pasajero vidente, mientras le cuenta, casi al oído de su compañero, detalles de la ciudad y de todo lo que pasa.

 

 

¿Cuáles son las diferencias fundamentales con una bicicleta común y corriente?

A. T. G.: Hemos traducido a dos conceptos de diseño los requerimientos del usuario potencial de este tipo de bicicleta. Bicicletas robustas e incluyentes. Son robustas: esto quiere decir que resisten el régimen de uso muy fuerte en continuidad y duración. En lugar de ser las bicicletas que guardamos para usarlas uno que otro fin de semana, son bicicletas que se usan durante doce horas continuas y garantizan un desempeño acertado. La fiabilidad de sus partes se origina en la alta calidad de los procesos de manufactura, mejores terminados y mejores ajustes. Un vehículo con estas características puede estar costando más de un millón de pesos. El tándem es incluyente de dos formas: sirve para la mayor cantidad de ciudadanos posibles e involucra a los discapacitados visuales en el ciclismo turístico urbano.

 

 

¿Por qué se interesó por las bicicletas?

A. T. G.: Estoy haciendo mi investigación del doctorado de educación en demostrar como la máquina es el concepto central de la formación del ingeniero, una máquina compleja que produce el mundo que tenemos, el que queremos y el que podemos. La máquina que he escogido como corpus de esta investigación es precisamente la bicicleta en su atributo público, en su consecuencia compartida y en su fundamento disciplinar, una bicicleta en un campo específico de posibilidad.