Baje de peso sin renunciar al placer

Lucir radiante para el gran día es una de las preocupaciones de muchas  mujeres que meses antes se proponen hacer dietas para bajar de peso y estar en línea sin obtener buenos resultados. Seis tips las llevarán a lograr sus objetivos sin renunciar al placer.

Los preparativos para la boda pueden ser momentos de felicidad pero también de estrés, desde la organización hasta encontrar las prendas para lucir perfectas.

Algunas mujeres con optimismo se comprometen a perder volumen para encajar en el vestido de sus sueños. Por tal motivo presentamos seis tips sencillos para llegar al día de la boda luciendo radiante, esbelta y con un cuerpo 10.

Anuncios

1. Calcular el peso adecuado. Lo primero que hay que saber es cuál es la meta. Consulta a un especialista o mira por Internet la calculadora de Peso Justo en Dietadukan.es.

2. Compras saludables. Es importante tener los alimentos adecuados, productos sanos antes de empezar la dieta para evitar las tentaciones.

3. Comer entre comidas puede ser la clave del éxito. Las tres comidas deben respetarse (desayuno, almuerzo y cena). La clave es no privarse de comer  entre horas ya que es necesario ¡y saludable! Lo ideal es elegir alimentos ricos en proteínas o bajos en grasas como las barritas y galletas de salvado, yogurt natural, frutas, etc.

4. Beber al menos 1,5 litros de agua al día. Se puede disfrutar del agua con un buen té aromático, una taza de café, y todo tipo de bebidas 0%. De esta manera es más fácil llegar a ingerir 1,5 litros de agua al día.

5. Salsa para la vida. Existen múltiples especias que pueden acompañar el menú de la novia que se está preparando para ‘el mejor día de su vida”. Las finas hierbas (orégano, tomillo, clavo, estragón, romero…), todo tipo de especias (curry, cúrcuma, paprika), el vinagre (de Jerez, balsámico, aromatizado, etc.), pero ¡cuidado con el azúcar!

 La salsa de soja salada, los pepinillos, el ajo y la cebolla son múltiples opciones para aderezar las comidas de una forma sabrosa y sana.

6. Caminar 20 minutos al día. El paseo puede acompañarse de otros ejercicios, pero no son necesarios grandes entrenamientos: subir y bajar las escaleras en vez del ascensor y permanecer de pie en los transportes públicos en vez de sentarnos, son buenos actos que deben integrarse en la rutina del día a día y que deben respetarse más allá de la dieta.