Australia confirmó que ‘El Niño’ ya arrancó

Según el último reporte de la agencia meteorológica de Australia, hay señales de la presencia del Fenómeno de El Niño en el Oeste del Pacífico. 

Anuncios

En su  reporte, la  agencia meteorológica afirmó que  aunque el desarrollo de El Niño se estancó en la  segunda  mitad  de julio, “durante la última quincena, indicadores tales como el índice de oscilación del sur (medida de  presión atmosférica) y la fortaleza del viento han mostrado tendencias renovadas consistentes con las etapas iniciales de un evento de El Niño”.

 

La agencia del clima de Japón afirmó que El Niño estaba en proceso de  formarse. Sin embargo, la agencia australiana sostuvo que el fenómeno ya llegó, pero aún está siendo “conservador”.

 

El aumento de la temperatura de la superficie del océano Pacífico en la zona del ecuador, efecto que surge naturalmente del Fenómeno de el Niño,  genera distintos procesos meteorológicos cada ocho años, aproximadamente. Uno de los más comunes son las  sequías en la costa este de Australia.

 

Este fenómeno climático normalmente es asociado con condiciones más secas sobre la costa este  de Australia, dañando potencialmente importantes cultivos de exportación como el trigo, que depende de las lluvias para impulsar  sus rendimientos.

 

En l caso de Colombia,   Ricardo Lozano, director del  Instituto de Hidrología,  Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM), dijo en entrevista con Colprensa que  en este momento se  está gestando un fenómeno de El Niño, que tomará fuerza en los primeros meses del 2013 para las principales regiones del país.

 

Y aunque desde  ya  hay temor por  un posible  desabastecimiento de agua potable, se espera que este  tiempo de sequía sea aprovechado para terminar las obras de infraestructura y reparación de los daños que generaron las dos temporadas de La Niña.

 

A pesar de que en estos fenómenos climáticos el sector agrícola es el más afectado, para Rafael Mejía, director de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), los efectos aún se pueden controlar.

 

“El problema de variación climática que hemos tenido en la historia del  país, en la mayoría de los casos no  ha tenido una correlación  directa con el alza de los precios en alimentos”.

 

“Si no se educa al país con el ahorro del agua, las únicas consecuencias que  podrían afectar el sector agropecuario, están en los cultivos transitorios,  y en el pecuario, con  la producción de leche”, dijo a LR.

 

Para analistas como Marcel Hofstetter, director del  programa de Economía de la Universidad de La Sabana, ya sea en el ámbito colombiano o internacional, los riesgos en seguridad alimentaria siempre van a estar latentes en los fenómenos climáticos.

 

“Sin duda, los que se ven beneficiados en un fenómeno como el de El Niño van a ser los productores de alimentos. Sin embargo, los países más pobres deben estar alerta, ya que tendrán que destinar mayores recursos para cubrir sus necesidades alimentarias en un corto plazo” dijo.

 

Es por eso que para Juan Mayr, ex ministro de Ambiente, la planificación de modelos de desarrollo son  fundamentales para evitar riesgos en los cultivos y en la producción de alimentos. Sin embargo, a Colombia le  falta más acción en ese sentido: “si la ausencia de lluvia llega de manera prolongada, el Niño  traería grandes riesgos en seguridad alimentaria, hídrica y energética en los sectores más vulnerables”. 

 

 

Anuncios