Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Así es la radioterapia para el cáncer de próstata

La comunidad médica expone sus opiniones sobre el cáncer del vicepresidente Angelino Garzón. Según expertos, las sesiones de radioterapia podrían tener consecuencias que son comunes en estos diagnósticos.

En medio de las reacciones que despierta la salud del vicepresidente Angelino Garzón, se plantea un nuevo debate sobre las condiciones en las que se encuentra el funcionario para cumplir con sus obligaciones en el gobierno.

 

Anuncios

Según el mismo vicepresidente, para tratar el “tumor microscópico” que le fue hallado en la próstata, será sometido a 39 radioterapias en dicha zona. Santiago Rojas, médico especialista en cuidados paleativos, manifestó en declaraciones para Confidencial Colombia, que este número de sesiones no tiene relación con el estado del cáncer.

 

Aunque el tratamiento aplicado no presupone un nivel avanzado de la enfermedad, es necesario un seguimiento médico riguroso.

 

“Generalmente todas las sesiones de radioterapia dependen de la agresividad y el tipo de tumor, pero usualmente, se hacen entre y 15 y 30 radioterapias en un tratamiento contra el cáncer”.

 

Según explica el especialista, este tipo de procedimientos se realizan “teniendo en cuenta la capacidad de recibir del paciente, ya que los niveles de concentración son muy altos. La radioterapia no se hace una sola vez porque osino los efectos sería más graves, tendría más efectos secundarios”.

 

Por estos días los colombianos están acostumbrados a escuchar malas noticias sobre la enfermedad de los funcionarios públicos, como es el caso de la actual cirugía del mandatario Juan Manuel Santos, también por un tumor en su próstata.

 

Sin embargo, el tratamiento que el jefe de Estado recibió para combatir su cáncer, causa interrogantes ante la opinión. Cabe recordar que Santos fue intervenido quirúrgicamente, mientras Garzón será sometido a radioterapias.  

 

Frente a este planteamiento, el doctor Santiago Rojas responde que “básicamente todos los tumores pueden tratarse con cirugía pero en un estado temprano de la enfermedad, en los otros casos se puede hacer una radioterapia local o una radioterapia a través del abdomen”.

 

Las consecuencias

 

Normalmente, una intervención quirúrgica es menos traumática que las sesiones de radioterapia, sin embargo las consecuencias que acarrear cada tratamiento depende de cada paciente.

 

“Las radioterapias podrían traer efectos secundarios incómodos para el paciente como cistitis, infamación de la vejiga, incluso, inflamación del recto”, explica Rojas.  

 

“Por su parte, la cirugía también trae una serie de complicaciones, que en un porcentaje importante, producen impotencia sexual. Lo que se busca es siempre hacer el mejor tratamiento para el hombre con el menor número de consecuencias posibles”, agrega el experto.

 

Un paciente sometido a radioterapia tendría que tener ciertas precauciones, aunque eventualmente podría tener una vida normal. “Es necesario tener cuidados porque el sistema inmune se baja, en las últimas sesiones la persona sufre de debilidad, puede estar más propensa a cierto tipo de contagios, puede ponerse anémico”, puntualiza el especialista.  

 

La radiación, o rayos-x de alta energía utilizados para matar las células cancerosas, puede ser internos o externos, es decir, la fuente de radiación se ubica en el exterior del cuerpo o se implanta en la zona prostática de cáncer.

 

Las recomendaciones


El doctor Santiago Rojas recomienda que los pacientes que estén siendo tratados con radioterapia o quimioterapia, tienen que cumplir con tres requisitos; el primero, que se hagan la terapia completa y de manera adecuada; la segunda, que lleven una dieta saludable y una alimentación indicada por los médicos y la tercera recomendación, es aprender a escuchar su cuerpo y responder a lo que les está ocurriendo en ese momento.

 

El médico recomienda que durante el tratamiento, el paciente no exagere sus funciones físicas, ni que tengan actividad desproporcionada. Los pacientes que son tratados con radioterapia no pueden exponerse a lugares en donde hayan posibilidades de adquirir infecciones.