Así es la mansión secreta de Vladimir Putin (propia de una película de espías)

La mansión secreta del presidente Vladimir Putin sale a la luz y no ha dejado a nadie sin opinones (buenas o malas) en Europa. Con 20 hectáreas de extensión, este palacio se encuentra en una isla cerca de la frontera de Finlandia. Bucólicas, austeras y cortas. Así describía la prensa internacional las últimas vacaciones presidenciales de Putin a principios de agosto de 2017. Dos horas tardó Vladimir en pescar un lucio en las aguas de un lago siberiano. Y, a sus 65 años, nadó, buceó, tomó el sol sin camiseta y descansó humildemente durante tres días. Las fotografías del presidente ruso, difundidas por el propio Kremlin, recorrieron el mundo mientras su principal opositor, Alexei Navalny, aguardaba su venganza. A finales de ese mismo mes de agosto, decidía compartir un vídeo con unas imágenes aéreas, realizadas con un dron, sobre las “segundas y verdaderas” vacaciones del líder ruso. Las denominadas “de carácter privado”. Una denuncia en toda regla que, según Navalny, que acaba de cumplir una detención administrativa por organizar marchas anticorrupción y está acusado de malversación de fondos, suponía una prueba más de los “oscuros y sucios” negocios del mandatario.

 

De una forma u otra, y dejando la política como telón de fondo, el verdadero descanso estival de Putin bien vale un vistazo. Una lujosa mansión, diseñada por el afamado arquitecto finlandés Uno Ullberg, en una isla escondida cerca de la frontera con Finlandia que, según parece, fue reserva forestal y sirvió como la casa del espía alemán Von Bork en 1986, en una adaptación rusa de la película de Sherlock Holmes.

 

El complejo, de 20 hectáreas, consta de varias casas grandes construidas en 2012, la principal de 1.500 m2 (la original, reconstruida, data de 1913 y era de ladrillo rojo), casa de huéspedes, un helipuerto y un embarcadero. También dispone de una piscina climatizada gigante y una lujosísima oficina amueblada con el águila rusa de dos cabezas grabada en oro sobre el escritorio, baños de mármol e incrustaciones de oro, sauna, sala de billar…Todo ello perfectamente protegido y blindado para evitar miradas indiscretas. Pero ahí estaba el dron de Alexei Navalny para mostrar la otra cara de las vacaciones del líder ruso. Semanas más tarde era el canal de televisión Dozhd el que enseñaba los lujosos diseños proyectados para el interior de la propiedad a la vez que aseguraba que había testigos que aseguraban haber visto a Putin pasar parte de sus vacaciones en Villa Sellgren, como se llama la mansión secreta que aparece inscrita a nombre del empresario ruso Sergei Rudnov, hijo del que fue uno de los íntimos amigos de Vladimir. El vídeo, subido a You Tube, registraba dos millones de visualizaciones en menos de 24 horas. Pero Navalny fue un paso más allá afirmando que en la isla también se había restaurado otro edificio para que sirviera de Museo para Putin con fotografías y material dedicado al líder ruso.

Salir de la versión móvil