Armstrong exhorta a los partidarios de "Livestrong" a respaldar su misión

 El exciclista estadounidense Lance Armstrong volvió a la actividad pública después de haber sufrido el rechazo generalizado por parte de sus patrocinadores y lo hizo para dirigirse a los partidarios de su fundación “Livestrong” contra el cáncer.

El exciclista estadounidense Lance Armstrong volvió a la actividad pública después de haber sufrido el rechazo generalizado por parte de sus patrocinadores y lo hizo para exhortar a los partidarios de su fundación “Livestrong” contra el cáncer que ahora más que nunca mantengan la lucha y respalden su misión.

Armstrong se presentó en Austin (Texas) ante más de 1.500 personas para dar el discurso de apertura de la celebración del decimoquinto aniversario de la fundación de “Livestrong” y tras reconocer que las dos ultimas semanas habían sido muy difíciles, también destacó que la lucha contra el cáncer estaba por encima de todo y de todos.

“La misión es más grande que yo. Es más grande que cualquier individuo”, subrayó Armstrong al dirigirse a los asistencias al acto que le dedicaron una gran ovación puestos en pie, algo que emocionó al siete veces campeón del Tour de Francia, títulos que la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) le ha retirado por dopaje.

La USADA publicó un informe detallando el sistema masivo y organizado de dopaje permanente que Armstrong tenía establecido en los equipos con los que corrió desde 1999 hasta el 2005.

Armstrong, quien niega el dopaje, no se refirió al informe de la USADA o los cargos en su contra durante su discurso y sí pidió con “vehemencia” que se mantenga más viva que nunca la misión de la fundación que inició en 1997 después que en 1996 le diagnosticaron cáncer testicular que se había extendido a sus pulmones y cerebro.

“Yo me siento … verdaderamente conmovido por su apoyo”, declaró Armstrong después de recibir una ovación de los asistentes. “Han sido un par de semanas interesantes, difíciles para mí y para mi familia, mis amigos y esta fundación”.

Armstrong reconoció que muchos le han preguntado como se sentía y recordó que su filosofía de la vida es que “he vivido momentos mejores, pero también peores”.

El lunes, la Unión Ciclista Internacional (UCI) tiene previsto anunciar si va a apelar las sanciones USADA en las cuales suspende a perpetuidad a Armstrong, le retira los siete títulos del Tour y podría también tener que devolver los 16 millones de dólares (12 de euros) que ganó en premios.

La gala de celebración tuvo lugar dos días después de que Armstrong dejara también el cargo de presidente de “Livestrong” para ayudar a proteger a la fundación de las consecuencias negativas de la controversia de dopaje en la que se encuentra envuelto, aunque permanece en el consejo de administración.

Armstrong instó a la multitud a seguir luchando para ayudar a los pacientes y sobrevivientes de cáncer.

“Hay 28 millones de personas en todo el mundo viven con esta enfermedad”, subrayó Armstrong. “Gracias por su apoyo”.

Los responsables de la fundación “Livestrong” esperaban recaudar mas de 2,5 millones de dólares por la celebración del evento, en la que también estuvieron presentes los actores Sean Penn y Robin Williams, además de la cantante Norah Jones.

Según los informes económicos de “Livestrong”, la organización ha recaudado 500 millones de dólares en la lucha contra el cáncer.
Durante el evento también se subastaron dos bicicletas “Trek”, valoradas en 12.000 dólares cada, y siete camisetas amarillas firmadas por Armstrong que había puesto en podio durante sus victorias en el Tour de Francia.

Irónicamente, la marca “Trek” de bicicletas junto con Nike y Anheuser-Busch fueron algunas de las compañías que el pasado miércoles le retiraron su apoyo como patrocinadores.

Sin embargo, las mismas compañías y otras dijeron que daban por finaliza su relación de patrocinio con Armstrong por el caso de dopaje, pero también confirmaron que seguían dando el apoyo a la organización de “Livestrong”.