Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Antioquia azotado por las masacres

La masacre de diez jornaleros en Santa Rosa de Osos prendió las alarmas sobre la creciente violencia en el departamento de Antioquia. 31 personas han sido víctimas de asesinatos múltiples en los últimos seis meses a lo largo y ancho de la región.

En el departamento de Antioquia, una de las regiones más prosperas del país, las masacres han azotado a la ciudadanía de manera permanente los últimos seis meses.

 

Anuncios

En el municipio de Remedios el pasado tres de junio cinco personas perdieron la vida  tras una incursión de desconocidos en la región. El ataque fue perpetrado en un salón comunal y dejó tres heridos. Hasta el momento ningún grupo no se ha adjudicado la responsabilidad del hecho.

 

El 4 de septiembre  se registró una nueva masacre. Cuatro mineros fueron baleados en el municipio de Segovia. Las autoridades aún no han atribuido el hecho a ningún grupo armado.

 

Los habitantes del municipio de Abejorral fueron los siguientes en sufrir una fuerte masacre. El 17 de octubre en la vereda El Volcán se supo de la muerte de una familia.

 

Dos adultos, un hombre de 40 años y una mujer de 28,fueron encontrados muertos junto a un niño de ocho y otro de once.

 

El hecho al parecer fue realizado por venganza, y en su momento el alcalde del municipio descartó que la masacre tuviera participación de grupos al margen de la ley.

 

El 17 de octubre fueron encontradas cuatro personas muertas en la en la Vereda de San Isidro. Los hombres, uno de 59 años de edad, y tres jóvenes de 24, 23 y 18,  fueron hallados en una cañada de la región, cada uno con un tiro de gracia.

 

Posteriormente, el diez de octubre, la masacre de los diez jornaleros en el municipio de Santa Rosa de Osos revivió el terror paramilitar. Este es el único caso del que las autoridades tienen identificación plena de los perpetradores.

 

Tan sólo cuatro días después de la masacre en Santa Rosa de Osos, cinco personas fueron asesinadas en hechos atribuidos a una venganza. En la mañana de ese domingo once de noviembre, cuatro hombres armados con machete asesinaron a Norberto de Jesús Bedoya.

 

Tan pronto la comunidad vio como asesinaron a Bedoya, emprendieron carrera y con palos en mano, lincharon a los victimarios, y posteriormente asesinandolos.

 

En la mañana del sábado 17 de noviembre las autoridades reportaron que cinco hombres fueron asesinados en el municiío de San Roque, debido a posibles retaliaciones, piensa la Policía.

 

Los cinco hombres, que al parecer se encontraban desmantelando una linea ferrea, están entre los 25 y los 40 años de edad. La Policía no descarta un enfrentamiento entre bandas criminales, ya que están averiguando si uno de los averiguando si unos de los asesinados estaba acusado de haber cometido un homicidio en esa población.

 

 

 

 

Santa Rosa de Osos, consternado pero tranquilo

 

“Dentro de la consternación estamos viviendo un parte de tranquilidad pero no bajamos la guardia. No vamos a bajar el ímpetu que tenemos contra estos grupos insurgentes  y vemos con agrado que la unidad entre las fuerzas públicas le puedan dar, no un feliz termino pero un termino satisfactorio y exitoso a toda esta situación de orden”, expresa el Secretario de Gobierno de Santa Rosa de Osos, Carlos Suarez Arias tras la captura de alias ‘Caracho’, el segundo capturado por el caso del asesinato de 10 campesinos en ese municipio.

 

Aunque siguen bajo el temor de esta masacre que revivió el terror paramilitar en la zona, Suarez asegura que el pueblo se ha sentido más tranquilo por la presencia militar y por sus efectivas acciones para “capturar a los autores, coautores y autores intelectuales de esta vil masacre”.

 

El Secretario de Gobierno también aseguró que los residentes de la zona rural  ya están retornando a sus residencias y que la “calma” está volviendo al municipio.

 

Suarez también se refirió a las familias de los diez jornaleros y aseguró que tanto el dueño de la finca La España, lugar donde ocurrió la masacre, al igual que la alcaldía del municipio no las han “desamparado” y también es dan acompañamiento psicológico.

 

Según el Secretario, el dueño de la finca  va a dar acompañamiento económico a las familias de las víctimas hasta que se “pensionen”, dándoles lo correspondiente a la mesada que recibían cada quince días. Por su parte la gobernación de Antioquia, a través de la Oficina del Restablecimiento de Derechos de Víctimas, les entregará una partida de dos salarios mínimos y el municipio lo correspondiente a un salario mínimo.

 

Respecto a la denuncia que público Confidencial Colombia, en la que se conoce que una de las víctimas denunció llamadas de extorsión (lea nota acá), el secretario desconoce ese tipo de “acción”.