Almodóvar, Pilar Bardem y Mónica Cruz visitan al bebé de Penélope Cruz

Los familiares y amigos más cercanos de la estrella de Hollywood ya han conocido personalmente a la recién nacida, quien sigue ingresada en el hospital y acompañada de su marido, Javier Bardem

El hospital madrileño en el que sigue ingresada la actriz española, quien ayer martes se convirtió en madre por segunda vez, se ha convertido en las últimas horas en el epicentro de la atención mediática por las numerosas caras conocidas que se han acercado a conocer en persona a la primera hija de la artista. Los primeros en hacer acto de presencia en las puertas de la clínica Ruber Internacional de Madrid no son ajenos al mundo del cine y el espectáculo: el oscarizado cineasta Pedro Almodóvar y su hermano Agustín, la veterana intérprete Pilar Bardem y la también actriz Mónica Cruz obligaron a los reporteros gráficos a sacar con rapidez sus cámaras fotográficas para captar las que fueron las primeras visitas recibidas por Javier y Penélope desde que naciera su pequeña.

Sin embargo, han sido los periodistas gráficos los únicos que han podido cubrir con cierto éxito la llegada de los allegados más cercanos a la pareja, ya que ninguno de los cuatro -quienes llegaron por separado, a excepción de los hermanos Almodóvar– quiso compartir con la prensa sus primeras impresiones sobre las primeras horas de vida de la recién nacida. Tan pronto como salieron de la clínica, todos se montaron con rapidez en los taxis que aguardaban en la entrada del edificio y, con rostros totalmente inexpresivos, abandonaron las dependencias del centro médico sin dejar rastro. 

La clínica Ruber Internacional de la capital española no es un escenario desconocido ni para Mónica Cruz ni para la matriarca del clan de los Bardem, ya que fue allí donde la artista recibió hace solo dos meses a su primogénita Antonella y donde Pilar estuvo ingresada recientemente tras sufrir una insuficiencia respiratoria de la que ya se encuentra totalmente recuperada. 

De la misma forma, y pocos días antes de volver a convertirse en padre, Javier Bardem visitaba las instalaciones para someterse a una revisión médica de la lumbalgia que padece desde hace años y que podría estar relacionada con las escenas de acción que ha llevado a cabo en sus últimas películas.

A diferencia del nacimiento de su primogénito Leo, que tuvo lugar hace dos años y medio en el prestigioso centro Cedars-Sinai de Los Ángeles, Penélope y Javier estuvieron convencidos desde el principio de que la llegada de su segundo bebé debía producirse no solo en territorio español sino en la ciudad natal de la intérprete. Por ello, los dos actores han pasado la segunda mitad del proceso de gestación afincados en Madrid y dosificando los viajes transatlánticos que normalmente se ven obligados a hacer por sus compromisos profesionales, una dinámica que la pareja emprendió tras pasar los dos primeros meses del embarazo refugiados de la atención mediática en la ciudad de Nueva York.

 

Con bangshowbiz.com