Alarma en la Antártida: deshielo sin precedentes en la historia

La Antártida sufre un deshielo grave, “sin precedentes’ se atreven a decir los científicos, que recientemente y gracias a la tecnología de vanguardia ha podido probar el retroceso rápido y de los glaciares Pope, Smith y Kohler en la ensenada del mar de Amundsen en la Antártida. “Gracias a nuevos satélites de radar, hemos podido presenciar en los últimos años tasas de retroceso más rápidas que nunca entre los glaciares de todo el mundo. Esa es una señal de advertencia de que las cosas no se están asentando, no estabilizando en absoluto. Esto podría tener graves implicaciones para el equilibrio de todo el sistema glaciar en esta área”, dijo en un comunicado el científico de radar Pietro Milillo, profesor asistente de ingeniería civil en la Universidad de Houston y autor principal del artículo.

El equipo de investigadores, de varios países, planea expandir la comprensión científica que obtiene de los glaciares Pope, Smith y Kohler, relativamente pequeños y menos estudiados, a sus gigantes y frágiles vecinos de la Antártida occidental, los glaciares Thwaites y Pine Island, así como a todo el sistema de glaciares antárticos.

El sur del sur, en peligro

En el punto más al sur de la Tierra, el Polo Sur está en la oscuridad la mayor parte del año. Su clima extremo significa que los investigadores pueden visitar solo por períodos cortos de tiempo, lo que limita su investigación. “El radar es perfecto para esas aplicaciones. La belleza del radar es que puede penetrar las nubes. Puede mirar en cualquier condición climática. También es un sensor activo, por lo que no tenemos que depender de la luz del sol”. él dijo.

Lea este artículo relacionado El cambio climático es un tema de todos

Entre esas mediciones mensuales, el equipo mide los cambios de elevación cada dos semanas para evaluar el retroceso en la línea de puesta a tierra de un glaciar, el límite en la parte inferior de un glaciar donde la tierra congelada se encuentra con el agua más cálida. La línea de conexión a tierra se vuelve especialmente vulnerable porque el agua tibia crea una plataforma de hielo que comienza a flotar y fácilmente podría romperse por completo.

“Si todo el hielo sobre la flotación en la Antártida se derritiera, el nivel del mar subiría en promedio 58 metros (190 pies)”, dijo Milillo. “Si “Si todos estos glaciares se derritieran, el agua del mar podría subir rápidamente. Con 267 millones de personas en todo el mundo viviendo en tierra a menos de 2 metros (6,6 pies) sobre el nivel del mar, podría resultar en una migración abrupta. Además, el hundimiento podría hacer que grandes estructuras se hundan en lugares vulnerables, incluido Houston”, dijo Milillo. “Es por eso que la gente debería preocuparse por este tema. Incluso si no afecta su vida, afectará la vida de sus hijos y la vida de sus nietos”.

Marcial Muñoz

Periodista y consultor de comunicación política. Licenciado en Periodismo y Executive MBA por la UPM de Madrid. Ha desarrollado su carrera profesional en medios de comunicación de España, México, Colombia o Panamá. Promotor de negocios, expandió en el continente medios del grupo Unidad Editorial como MARCA o PubliMetro. Profesor asociado de varias Universidades como UniSabana, Uninorte, Simón Bolívar o Universidad Complutense. Actualmente dirige el sitio de noticias Confidencial Colombia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Perdiste tu contraseña?

Lost Password