¿Y ahora qué? El interrogante de 2 millones de usuarios y 88.000 conductores de Uber

UBER-Colombia

Cerca de 88.000 conductores de Uber hoy mismo se encuentran en el limbo luego de la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio de suspender la plataforma en las 12 ciudades donde opera el servicio en Colombia.

El ente se acogió al favorecimiento de una demanda impuesta por un intermediario de la empresa Taxis Libres, cuya sentencia fue que Uber incurrió en competencia desleal contra el servicio ofrecido por los taxis. A partir del 1 de febrero, Uber dejará de funcionar en el país.

El gobierno por intermedio del Ministerio de Transporte respaldó la decisión tomada por la Superindustria por medio de un comunicado publicado en la página web que fue difundido en sus distintas redes sociales.

“Colombia es un país que promueve la innovación y la inversión extranjera bajo las perspectivas de cumplimiento de la normatividad vigente, la legalidad y el cumplimiento de la Ley…Está prohibido prestar el servicio público de transporte en un vehículo privado”, reza parte del comunicado.

Aproximadamente el 75% de los conductores depende de Uber como una manera de subsistencia, cerca del 55 % son cabezas de familia, lo que a la larga va a generar un impacto en el desempleo y en la economía del país.


“Lo que pasó con Uber es un desastre, y más en la situación actual que hay con el desempleo


“Lo que pasó con Uber es un desastre, y más en la situación actual que hay con el desempleo. Para personas de edad avanzada como yo nos servía como una entrada extra. Además, era cómodo manejar los horarios”, señaló Álvaro Silva, conductor de la plataforma.

De momento, el grueso de usuarios de la plataforma contrario a regresar al uso de los taxis tradicionales, aseguran que migrarán a plataformas similares a las de Uber como Didi o Beat.

El valor agregado que ofrecía Uber en contraste con el servicio tradicional de taxis según los usuarios de la plataforma se basa en la seguridad y la honestidad al momento de colocar tarifas por los viajes. 

“Yo duré año y medio con la plataforma y aunque lo tomé como ingreso extra a veces llegaba a ganar incluso más que alguien con título profesional. Yo creo que hay una gran contradicción con la decisión de la Superindustria, porque Uber pagaba el impuesto del IVA, impuesto del que el Estado se beneficiaba, y que declaren Uber ilegal da a entender que el mismo Estado se benefició con dineros ilegales. Por eso creo que la decisión responde al poder político que tienen los taxistas”, afirmó Arley Rodríguez, conductor de la plataforma.

Taxímetros adulterados, tarifas elevada, la negación en el préstamo del servicio y la seguridad de los pasajeros son las quejas principales de quienes critican a los taxistas.

“Mi papá lleva unos 40 años trabajando como taxista y es nuestro principal sustento en la casa, pero cuando necesito tomar algún servicio que me lleve a la casa porque me fui de fiesta o salí con mis amigos, él me sugiere que use Uber o cualquier otra plataforma porque sabe perfectamente los métodos de estafa e inseguridad que ocurren con los taxis”, señaló Angie Moreno, estudiante universitaria.

La mayoría de usuarios que usan la plataforma son mujeres, quienes afirman que usando este tipo de plataformas se sienten más seguras y cómodas que en un taxi. A estos ítems se suma el de la atención al cliente.

“Uber me solucionó varios problemas. Por ejemplo que me llevaran donde quisiera o tomar la ruta más predilecta. Es mejor y más eficiente que el taxi y las tarifas en la mayoría de casos es más justa”, dijo Johana Villamarín, usuaria de Uber.

La salida de la plataforma en parte significaría en cierta medida un riesgo para la llegada de servicios derivados de las nuevas tecnologías. En este ítem habría una afectación a la inversión extranjera en el país.


Hugo Ospina, líder del gremio de taxistas, asegura que pronto llegarán las demandas a otras plataformas que siguen vigentes como Beat, Didi y hasta las patinetas eléctricas


En contraste, Hugo Ospina, líder del gremio de taxistas, asegura que pronto llegarán las demandas a otras plataformas que siguen vigentes como Beat, Didi y hasta las patinetas eléctricas o cualquier plataforma que preste el servicio de taxi en carros particulares. Los taxistas exigen a las plataformas que creen empresas de taxi.

Aún resta esperar cuáles serán las implicaciones reales en la economía, desempleo y las TIC’s en caso de que las demandas restantes a las otras plataformas tengan la misma suerte que Uber.