Afros, juntos pero no revueltos

Colombia celebra hoy 201 años de independencia con un homenaje a las manifestaciones culturales afrocolombianas. Ellos, más que una fiesta de ocasión, desean espacios políticos y articulación con la sociedad.2011-07-19 Hace 160 años, Colombia aprobó una Ley que abolió para siempre la esclavitud en el país. En ese momento inició, para muchos, la verdadera independencia de nuestra nación y la construcción pluriétnica de sociedad.

Los afros constituyen, desde entonces, una parte importante del país. Según cifras del Dane suman casi 7 millones de habitantes y se han concentrado en departamentos como Chocó (82%), el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (57%), Valle del Cauca (27%), Bolívar (28%) y Cauca (22%).

Para conmemorar esta fecha, el gobierno declaró el 2011 como el año de la afrocolombianidad, y quiso hacer un reconocimiento a las manifestaciones artísticas del pueblo afro, en un evento cultural que se realizará en el Palacio de los Deportes, en el marco de los festejos del 20 de julio.

La cantaora palenquera Graciela Salgado, Petrona Martínez, Leonor González Mina y “Toto” la Momposina serán las encargadas de presentar lo mejor del folclor caribeño y pacífico.

Ellas son el referente cultural de una población que casi llega a los 7 millones de habitantes en el país, según cifras de un estudio realizado por el Dane.

“Es importante que el Ministerio de Cultura y que el gobierno reconozcan la importancia del pueblo afro en la construcción cultural de la nación”, afirma Alexis Cuesta, de la fundación Cocomasia de Quibdó, Chocó.

“La gente debe entender que Colombia es un país multicultural y que cada comunidad tiene manifestaciones importantes. Este es un espacio para que el mundo conozca quiénes somos los afro”, dice Sebastián Salgado, representante legal del Consejo Comunitario de San Basilio de Palenque.

**¿Suficiente?**

La fiesta de alegría y jolgorio que protagonizarán las cantaoras este miércoles es una oportunidad especial. Pero para la comunidad afrodescendiente no puede ser un evento “de ocasión” y debe reflejarse en la verdadera articulación con la sociedad nacional.

“Estamos juntos pero no revueltos”. Así resume la situación de las comunidades afro de Colombia en la actualidad uno de los fundadores del Movimiento Nacional Cimarrón, Juan de Dios Mosquera.

“Las comunidades negras sufren las consecuencias de la esclavitud: exclusión, pobreza, desigualdad, discriminación y falta de representación”, señala Mosquera, quien desde hace años trabaja por la reivindicación de los Derechos Humanos de la población afro en el país.

Después de 201 años de independencia y de 160 años de la abolición de la esclavitud en nuestro país la situación de los afro no es alentadora. Es una población específica con poca representación en el Congreso, en las Fuerzas Militares, ni en organismos de control.

“La única ministra negra que tuvimos, que fue la de cultura en el gobierno Uribe, se eligió porque tocaba. El partido demócrata de Estados Unidos exigió este nombramiento para efectos del TLC. No hemos tenido verdadera representación”, afirma Salgado.

El llamado de varios representantes de la comunidad negra es a que el gobierno se interese por brindar espacios políticos para que sus representantes puedan legislar con enfoque diferencial de etnia.

“Queremos políticas públicas diferenciadas a favor de la población afro”, afirma Mosquera. “Queremos que estas celebraciones sirvan para generar reflexiones y hablar de las realidades de nuestra comunidad”, concluye Salgado.