Adios al club que creyó en nuestro fútbol