A velocidades diferentes

En el Catatumbo siguen esperando una fecha para iniciar con los diálogos. Los campesinos quieren empezar esta semana a trabajar en solucionar los graves problemas sociales que esta región padece, mientras que el Gobierno no ha pronunciado una fecha para arrancar la mesa de negociaciones.

Varios campesinos en la zona de Tibú están empezando a incomodarse con la nula comunicación que, luego de los desbloqueos totales, vienen teniendo con el Gobierno Nacional.

 

Anuncios

Es tanta la falta de comunicación que lo líderes de los labriegos se enteraron de los nombre de los miembros de la comisión vía Twitter. Esta situación empieza a inquietar a la gente de la región quienes pretenden arrancar lo antes posible a trabajar para consolidar los primero cinco puntos de su pliego de peticiones: la creación de la zona de reserva campesina, el plan de desarrollo de la zona, subsidios de 1’500.000 pesos para las víctimas de la erradicación forzada de cultivos de coca, el programa de sustitución gradual de cultivos ilícitos y las garantías legales para los manifestantes.

 

Los tiempos de los dos, al parecer, están a ritmos diferentes. La fecha de inicio de la mesa de trabajo continúa sin resolverse y la comunidad de Catatumbo ya está lista para empezar a desarrollar las peticiones por las que se fueron a paro. En este instante es donde surge la pregunta: ¿Gobierno y campesinos van a velocidades diferentes?