“A mi hija la trataron como a un animal”

Hace 15 días falleció Ana María Villamil, una bebé de once meses por presunta negligencia médica en la clínica Cafam calle 51. Los resultados de la IPS apuntan a que la bebé falleció por un nuevo virus de neumococo, los resultados de medicina legal no han salido y su madre asegura que a la niña la “trataron como a un animal”.

Anuncios

Lizetth Villamil es una joven estudiante de Ingeniería Automotriz, tiene 20 años de edad y su hija falleció hace 13 días. Según ella, por “negligencia médica”. Villamil, la vida hasta ahora ha dado un paso.

 

Ana María, la bebé


Ana María Villamil nació el 16 de noviembre con parto normal. ”Ella unió a la familia”, dice su madre, recordando aquel día en que alzó por primera vez a su bebé. Irónicamente en el mismo lugar en el que pasó sus últimas horas de vida.

 

“Era una bebé muy alegre, irradiaba tranquilidad y confianza de seguir adelante.”  Dice lizzeth quien recuerda aquellos felices días que pasaron juntas, por eso,  “me quedo tranquila, pude disfrutar a mi hija”, asegura sonriendo.

 

“Yo sufro, pero no sufro por remordimiento de no haber pasado tiempo con ella. Yo la disfruté 11 meses muy felices en los que le di todo el cariño del mundo. Esos son los lindos recuerdos que me quedan de ella.”

 

La muerte


“Me da tristeza que por culpa de protocolos la vida de la gente se esté poniendo en peligro”. A Ana María Villamil la remitieron desde la clínica Cafam Floresta hasta la clínica Cafam calle 51. En la floresta la pasaron por triage, la atendieron y posteriormente la remitieron por urgencias a calle 51. En calle 51, la recibieron, el portero le dio un turno, la vuelven a pasar por triage y posteriormente muere.

 

 

“Los que me reciben en el hospital no son los médicos, es el vigilante con un turno. Y en ese momento me dijeron que ‘esos son los protocolos que nosotros debemos hacer’. Hace unos días fue la vida de mi hija, hace quince fue la vida de alguien en plena sala de espera, mañana va a ser la vida de alguien más y qué.”, dice Villamil recordando el caso.

 

Desde las 10 de la mañana la abuela estuvo con la bebé y la madre estaba trabajando. A las dos de la tarde la abuela le pide a su hija que regrese porque el pediatra debe decirle algo importante.

 

Remisión. “La razón que a mi me dan de remisión es porque esa noche  no hay pediatra. La razón que le dan a mi mamá es porque posiblemente tienen que hacerle una punción lumbar, que finalmente nunca se hizo.”

 

A las cuatro de la tarde Ana María arribó a Calle 51 y desde ese momento hasta las nueve de la noche la bebé fue poco atendida. “Desde las cuatro de la tarde, hasta las nueve de la noche que la niña fallece, siento literalmente, que a mi hija la trataron como un animal.”

 

A las nueve de la noche su padre fue el último en verla con vida. Llegó corriendo a reanimación porque estaba trabajando. El padre de Ana María “entró en el momento en que la niña fallece.  Lloró. La impotencia de pensar en decir ‘hija levantante’, y que se levante.

 

No lo creo


Según la Caja de compensación familiar Cafam, la muerte se dio por meningitis bacteriana por neumococo, “una nueva sepa”, la “b15”, aseguró el superintendente delegado para la atención de salud, Gilberto Alzate.

 

Para Villamil, eso es muy raro. “Esta mañana escuché noticias a las siete de la mañana y anuncian que mi niña murió por una bacteria nueva de nombre b15, pero que efectivamente sigue siendo meningitis.”

 

“Cuando sale este comunicado yo me acerco por poder de mi abogado a medicina legal y allá me dicen que ‘de Medicina Legal nunca ha salido información de la niña, lo que me dicen es que faltan algunos tejidos por estudiar pero que de ellos no ha salido ninguna información.‘”

 

“Me llama la atención que se esté diciendo que la niña efectivamente tenia meningitis cuando nunca me lo corroboraron, sino siempre fueron suposiciones.”

 

“En ese momento a la niña me la diagnostican con infección en vías urinarias, la trataron con antibiótico. Después, en el siguiente turno me dicen que la niña no tiene infección en vías urinarias y le quitan el antibiótico. Le hacen exámenes de casi ocho horas. Viendo estos tratamientos, sí se ve que la muerte se da por negligencia médica.”

 

“Para mi todo lo que digan los medios y la superintendencia de salud no es válido hasta que Medicina Legal o la Fiscalía me entreguen a mí el reporte oficial de por qué fue la muerte de mi hija.”

 

Fuerzas para seguir adelante


Con inmensas esperanzas de vida y poder para lograr sus metas, la acongojada pero irradiante madre que pasó 36 viendo sufrir a su hija de clínica en clínica hasta que falleció, espera poder tener otro bebé.

 

No ahora, “en el momento no me siento preparada. Pero si Dios lo permite espero que pronto lo podamos lograr.” Dice Villamil con una ligera sonrisa en la cara recordando a Ana María.

 

“No quiere decir que vayamos a olvidar nuestra hija porque eso es difícil. Eso nunca se olvida“, agrega.

 

 

Los medios.


En medio de profundas tensiones, los medios y las investigaciones que siguen en proceso, Villamil es una mujer tranquila que piensa en el futuro de su relación. Sin embargo, “la tensión ha sido mucha porque detrás de cualquier palabra que uno diga, a veces mal dicha y sin querer, se pueda usar en contra de uno. Eso me produce temor.

 

Villamil, amable con los medios de comunicación ha dado declaraciones en más de seis periódicos del país. Y cada uno, narra una versión desde diferentes puntos de vista de lo sucedido.

 

La muerte de una persona en un centro médico, un pan de boca diario colombiano que hemos aprendido a llevar. Por eso “lo que quiero es que se haga justicia y que esto no pase con más personas”, dice la primeriza madre rotunda en su posición.

 

“Voy a seguir por las vías legales. Queremos que haya justicia y que no quede en la impunidad. Yo no voy por dinero y menos a expensas de la vida de mi hija. Lo que quiero es que se haga justicia y que esto no pase con más personas”, concluye.

Anuncios