45 años en un Hospital

Paulo Henrique Machado,  el hombre que sufrió de poliomielitis cuando era bebe, reposa sobre la misma camilla en la que fue hospitalizado 45 años atrás conectado a un respirador artificial las 24 horas del día.  El brasileño aprendió a manipular programas de animación y ahora recrea una serie sobre su vida.

Anuncios

De niño, Paulo Henrique Machado exploraba el hospital donde fue internado montado en su silla de ruedas y recorriendo el lugar. Estos son los primeros recuerdos que le permitieron “conocer el universo explorando de arriba y abajo por los pasillos, entrando en la habitación de los otros niños que estaban allí. Para mí, jugar a fútbol o con juguetes normales no era una opción, así que usaba más mi imaginación” explicó Machado a la BBC Mundo.

 

En 1970, tras una nefasta epidemia de poliomielitis en Brasil, Machado se contagió de uno de los últimos brotes de la infección que afecta usualmente a niños menores de cinco años y quedó postrado en una camilla, conectado a un respirador artificial y al borde de la muerte.  La polio puede dejar paralitico al enfermo, no tiene cura sin embargo la vacuna protege al niño a lo largo de su vida.

 

“Era muy triste ver a todos esos niños, todos echados ahí, inmovilizados en sus camas o con muy poca movilidad”, sostuvo Ligia Marcia Fizeto, enfermera de Machado y empleada en las clínicas de San Paulo.

 

 Luego de aplicarse la vacuna y resistir las calamidades venideras, la familia de Machado asistió a su ayuda por más de una década, sin embargo en 1992 uno a uno fueron falleciendo hasta el punto en que ahora solo quedan cuatro de siete hermanos atormentados por la polio.

 

“Estaba yo, Eliana, Pedrinho, Anderson, Claudia, Luciana y Tania. Estuvieron aquí por un buen tiempo también, más de diez años”. Fue difícil, cada pérdida era como un desmembramiento, ya sabes, físico… como una mutilación. Ahora sólo quedamos dos de nosotros, yo y Eliana”, sostuvo Machado.

 

Con dedicación y un valor infinito, los hermanos sobrevivieron a la tragedia que los doctores no pudieron explicar y ahora años después, en momentos de conflicto Machado y su hermana tienen discusiones virtuales pero  “Creo que es normal entre hermano y hermana o en una pareja. Pero no es una pelea donde un lado se ofende. Terminas reflexionando y pensando, ‘ok, te perdono’”, añadió.

 

Tras haber vivido tantos años en un hospital, las destrezas enfocadas a tareas virtuales que involucran la animación y el diseño de objetos en programas de computación, se volvieron el punto central para que la trágica historia de Machado diera un giro de esperanza y  tiempo después creó su propia serie 3D con base a su vida, gracias a que este año logró recaudar US$65.000 en una campaña en línea para conseguir la financiación de su serie.