25 años de cárcel para Rito Alejo del Rio

A 25 años de cárcel fue condenado el General (r) Rito Alejo del Río por su responsabilidad, como coautor, del asesinato de un campesino en la denominada “Operación Génesis”. El General (r) se encuentra detenido en una guarnición militar.

A 25 años de cárcel fue condenado el General (r) Rito Alejo del Río por su responsabilidad, como coautor, del asesinato de un campesino en la denominada “Operación Génesis”. 

 

El 26 de octubre de 1997, hombres del Bloque Élmer Cárdenas llegaron a Bijao una comunidad de Cacarica, en el Chocó. Exmiembros del grupo Luis Muentes Mendoza, los paramilitares llegaron hasta Cacarica. Reunieron a los habitantes de la población y les anunciaron que había llegado el momento de que los “Mochacabezas” actuaran. Al día siguiente el grupo de paramilitares buscó a Marino López Mena, campesino de la región que fue degollado y descuartizado.

 

De manera paralela el comandante de la Brigada XVII del Ejército Nacional, Rito Alejo del Río, ordenó el comienzo de lo que se conoció “Operación Génesis”, en la región chocoana del Urabá. La pretensión era destruir campamentos pertenecientes a las Farc con una serie de ataques aéreos que coincidieron con la incursión paramilitar en Cacarica. Por ese motivo fue recluido en una guarnición militar el General (r) Rito Alejo del Río. 

 

El día de hoy fue condenado a 310 meses de prisión el General (r) por su calidad de coautor en los hechos registrados en 1997. Para la Fiscalía resultó sospechoso que los paramilitares pudieran transitar de manera tranquila por la región durante diez días sin que la fuerza pública, que se encontraba en la región, interviniera o se presentaran detenciones. Además le parece sospechoso que no se hubieran presentado enfrentamientos entre paramilitares y la fuerza pública. Versiones libres de Salvatore Mancuso y alias “H.H.” comprometen al General (r).

 

El “Pacificador de Urabá” como fue llamado el General (R) Del Río, durante la gobernación de Antioquia que ejerció el expresidente Álvaro Uribe Vélez entre 1995 y 1997, fue señalado por H.H. como colaborador de los paramilitares. “¿Dónde está ese ‘pacificador’ que nos permitía movernos libremente por su jurisdicción? ¿Dónde está el ‘pacificador’ que nos pasaba información a nosotros para que hiciéramos el trabajo sucio? ¿Dónde está el ‘pacificador’ que enviaba a sus tropas a patrullar con nosotros y que nos abría las puertas de sus cuarteles?”.

 

Con esta condena se cierra uno de los capítulos más sangrientos de la historia del conflicto en el Urabá antioqueño y chocoano a pesar de que aún está abierta la investigación en su contra por la masacre de la Resbalosa en la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, en 2005.