54 años de cárcel para el asesino del ingeniero Carlos Andrés Certuche

Un juez de Conocimiento de Bogotá, condenó a 54 años y 11 meses de prisión por el delito de homicidio a Max Borraez Vivas, señalado como autor del crimen del ingeniero civil Carlos Andrés Certuche, en hechos ocurridos en julio del año 2014.

 

De acuerdo con la investigación, el ingeniero había viajado de Valle del Cauca a Bogotá el 10 de julio de 2014. Ese día se encontró con John Jairo Flórez, a quien conoció un año atrás, y se dirigieron a un bar del Parque de la 93, donde fueron invitados por un hombre quien se identificó como Max Rodríguez (Max Borráez) y con quien supuestamente concretarían un negocio.

 

El cuerpo del ingeniero caleño Carlos Andrés Certuche, fue encontrado enterrado en el patio de una casa ubicada al norte de Bogotá, luego de las investigaciones adelantadas por las autoridades tras su desaparición.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Publicidad

El líder indígena, Feliciano Valencia fue puesto en libertad tras acusársele de secuestro

La Corte Suprema de Justicia, decretó este miércoles por medio de un fallo la libertad y absolución de Feliciano Valencia, líder indígena que había sido condenado a 18 años de prisión por un presunto secuestro a un soldado.

 

Los hechos se remontan hacia octubre del 2008. A causa de la celebración del día de la raza, diferentes grupos indígenas en el Cauca convocaron una movilización, para conmemorar 516 años de resistencia desde la llegada de los españoles, y además exigir al Estado una restitución de tierras por la masacre de El Nilo.

 

En medio del ambiente que se vivió, los indígenas descubrieron que un cabo del Ejército se había infiltrado dentro de su comunidad. Por ende, fue juzgado bajo la jurisdicción que rige a los pueblos indígenas y el cabo fue castigado con 20 latigazos, hecho por el cual fue detenido Feliciano Valencia.

 

En aquel entonces, el expresidente Álvaro Uribe no se reunió con los indígenas para concertar un pacto por lo que protestaban en la época y desde varios sectores se dijo que la movilización de los indígenas estaba apoyada por las FARC.

 

En el alegato la Fiscalía lo condenó a 18 años de cárcel por secuestro y lesiones personales, lo que suscitó la discordia del pueblo indígena que protestó aduciendo que bajo los mandatos del artículo 246 de la Constitución, ellos estaban legitimados para castigar dicho cabo que se había infiltrado.

 

La Sala de Casación Penal de la Corte Constitucional estableció que Feliciano Valencia estaba actuando acorde a los mandatos que están estipulados en la jurisdicción de los pueblos indígenas.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Publicidad

Fenalco pide mayor claridad sobre reglamentación de bolsas plásticas

A propósito de la entrada en vigencia del impuesto a las bolsas plásticas que empezará a regir el próximo 1 de julio, el presidente de Fenalco, Guillermo Botero Nieto pidió al Gobierno claridad sobre dos puntos específicos.

 

El primero tiene que ver con el alcance de la medida, según el vocero de los comerciantes, que se precise que es para bolsas destinadas a cargar producto, lo que excluiría bolsas para productos frescos más conocidas como bolsas de precorte y las que se entregan en dispensación de medicamentos.

 

Asimismo el dirigente gremial pidió determinar si los establecimientos que deban vender las bolsas a quienes lo soliciten, están obligados a pagar el IVA sobre esa venta. Lo anterior por cuanto no hay disponibilidad suficiente de moneda fraccionaria para entregar las vueltas exactas, asunto que está regulado por la Superintendencia de Industria y Comercio.

 

Aunque Botero Nieto afirmó que el comercio comparte todas las medidas que tengan como objetivo crear conciencia entre los consumidores para que adopten hábitos amigables con el medio ambiente, es importante dejar claro desde un principio las reglas de juego.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Publicidad

Bravo saca a la Portugal de Cristiano en semifinales

Claudio Bravo fue el héroe del encuentro de semifinales de la Copa Confederaciones. Ni Ronaldo, ni Alexis Sánchez, ni Vidal, ni Bernardo Silva. El arquero de Chile decidió al primer finalista del torneo con tres atajadas monumentales en la ronda de penaltis.

 

El partido se esperaba como uno de los grandes escaparates del minitorneo que se realiza a un año de jugar el Mundial. Un evento que sirve de poco como guía para el definitivo que se jugará en la misma sede el año que viene, en Rusia, y que funciona como un aperitivo para no dejar a más de uno tirándose de los pelos durante estos meses sin nada de fútbol que poder ver.

 

El espectáculo no defraudó. Portugal y Chile dejaron una entretenido cotejo, bastante igualado y con ocasiones para ambos bandos. Se les olvidó meter los goles, la salsa de este deporte. Más a los portugueses que fallaron sus tres lanzamientos en la ronda fatídica.

 

Hasta entonces se erigieron varios héroes a lo largo del encuentro. Bernardo Silva por momentos, en otros un Vidal imperial, Alexis en la prórroga. Poco de Cristiano, que parece ya pensar que dirá en su reunión con Florentino Pérez a su vuelta -si se queda o si solo fue una rabieta-, algo que agradecerá su compañero y amigo James para poder solucionar cuanto antes el tema de su salida.

 

En el momento decisivo todos esos nombres de estrellas se quedaron aparcados por la exhibición bajo los arcos de Bravo. El chileno paró todo lo que lanzaron los lusos. Confiado y seguro, salvó los tres lanzamientos -no muy bien tirados- y colocó a su equipo en la final del torneo donde se enfrentarán al vencedor de México y Alemania.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Publicidad

Le atropella un autobús y sigue como si nada

Después de haber sido atropellado por un autobús del servicio público de autobuses, Simon Smith se levantó del suelo y entró en un pub como si nada hubiese ocurrido.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Publicidad

Tres años del golazo que levantó a todo Colombia

Hoy hace tres años, James Rodríguez protagonizaba uno de los momentos más memorables de la historia del fútbol colombiano. Con su zurda mágica se inventó una parábola ilógica que rebotó en el horizontal antes de batir las mallas de Uruguay. El mejor gol del Mundial, como fue catalogado, y uno de los mejores de toda la historia de los mundiales.

 

 

Con este gol en los octavos de final del torneo jugado en Brasil, se ganó un sitio entre la élite del fútbol mundial y se ganó además su fichaje por el club en el que milita ahora, el Real Madrid. James abrió el marcador con esta obra arte que ha pasado a ser portada del libro de oro del fútbol colombiano. 

 

Publicidad

Llegó la hora del desarme ciudadano

Una de las noticias nacionales más importantes de los últimos tiempos ha sido el desarme de las FARC. En todo el país se establecieron 26 sitios de desarme controlados por la ONU, y este organismo confirmó la entrega de 7.132 armas de fuego. Se salvarán así muchas vidas, sumadas a las más de 2.500 que, según las fuerzas militares, se presume se han preservado en Colombia desde agosto de 2016, cuando se presentó el “Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, logrado entre el gobierno y las FARC.

 

La entrega de armas por parte de las FARC pone de relieve, una vez más, el tema del desarme ciudadano. Parece no existir total certeza sobre el número de armas en manos de civiles en Colombia. El Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, CERAC, ha calculado en 2.500.000 el número de armas ilegales existentes en el país. En estas cifras no se incluyen las armas “no letales” (que con frecuencia realmente matan), las llamadas armas “de defensa personal” (pistolas taser, atomizadores de gas pimienta, etc.) y los “juguetes bélicos”, réplicas idénticas a las armas reales, que hoy utilizan muchos delincuentes. Así las cosas, el monopolio de las armas por parte del Estado no sigue siendo más que un sueño.

 

La proliferación de armas de fuego en manos de particulares representa, desde luego, una grave amenaza para la seguridad personal de los colombianos. En 2015 fueron asesinadas en Colombia 11.585 personas, de las cuales 7.737, es decir, el 73,06%, lo fueron por proyectil de arma de fuego. Según el Instituto de Medicina Legal, cerca de la mitad de los homicidios (47%) corresponden a violencia interpersonal y el 34% “ocurren en actividades relacionadas con el uso del tiempo libre (eventos culturales o de entretenimiento)”, es decir, en fiestas públicas o privadas, eventos deportivos, etc.

 

Los datos sobre Bogotá no son menos preocupantes. En 2016, según datos de la Secretaría de Seguridad, se registró en la capital un total de 1.265 homicidios, de los cuales el 54,5% (689 casos) se perpetró con armas de fuego. Aunque menos prevalente, también es muy significativo el uso de armas de fuego en las lesiones personales que se cometen en la ciudad. De un total de 11.168 casos reportados en 2016, el 18,4% (2.051 casos) fue cometido con armas de fuego. Así mismo, es patente el aumento en el uso de armas de fuego en los casos de hurto en la ciudad. De un total de 27.000 casos registrados en 2016, según los datos de la Secretaría de Seguridad, 3.122 se perpetraron con armas de fuego (11,6% de los casos), en comparación con 2.720 hurtos (9,9% de los casos) de los 27.555 que se cometieron en Bogotá en 2015.

 

De hecho, la mayor parte de los homicidios en Bogotá fueron perpetrados con armas ilegales, según la Fiscalía General de la Nación, pero para el efecto los dos tipos de armas vienen siendo lo mismo: legales o ilegales, son armas de muerte.

 

La prohibición del porte de armas en todo el territorio nacional, que rige hasta el 31 de diciembre de este año, es obviamente una medida sana que ojalá se prolongue en el tiempo, pero es claramente insuficiente para contener tanto la proliferación de armas de fuego en manos de particulares como el homicidio, las lesiones personales y los hurtos en los cuales se utilizan. Se necesita mucho más que campañas publicitarias y programas efímeros de desarme. Se necesita una verdadera política pública que garantice que la era del posconflicto, que estamos comenzando, sea efectivamente una era de paz.

 

Medidas de fuerza como la incautación o la prohibición para contener la tenencia y el porte de armas de fuego, así como su uso en la comisión de delitos, han demostrado ser insuficientes en Colombia en general y en Bogotá en particular, como lo demuestran los datos ya anotados. Sin que esto quiera decir que dichas medidas se suspendan –por el contrario, deben reforzarse-, la promoción del desarme ciudadano debe partir del impulso de cambios de comportamientos, actitudes y percepciones que lleven a la autorregulación y a la regulación mutua frente a las armas y al recurso a la violencia.

 

La Encuesta de Cultura Ciudadana pone en cifras la evolución de ciertas ideas prevalentes entre los bogotanos con respecto a las armas y a la justicia por mano propia. El porcentaje de ciudadanos de la capital que creen que ante la inseguridad es mejor tener un arma para protegerse pasó de 14% en 2013 a 22% en 2016, poniendo de manifiesto una tendencia ascendente desde cuando se introdujo esta pregunta en las encuestas en 2003, cuando el porcentaje fue de 10%. Más pronunciado aún es el aumento del porcentaje de personas que creen que cuando un grupo de ciudadanos atrapa un ladrón que acaba de robar deberían darle una golpiza, que pasó de 23% en 2013 a 35% en 2016. Igualmente relevante es el aumento del porcentaje de ciudadanos que consideran que cuando los policías atrapan a delincuentes deberían matarlos, que ascendió de 4,6% en 2013 a 8,9% en 2016.

 

La promoción de cambios culturales frente a las armas, a la violencia en general y al respeto por la vida bajo un enfoque de cultura ciudadana ya ha demostrado su eficacia en el pasado en Bogotá. Entre los resultados de la gestión del alcalde Antanas Mockus en este campo se encuentra un descenso de las tasas de homicidio aún más pronunciado que en todas las demás administraciones de la ciudad: 32,8% en su primer gobierno y 34% en el segundo, en comparación con un descenso de 19,1% en la primera administración de Enrique Peñalosa, 20% en la de Lucho Garzón y 18% en la de Gustavo Petro, y un aumento de 20% en la de Samuel Moreno.

 

Bajo el lema de “La Vida es Sagrada” se llevaron a cabo múltiples acciones para protegerla, entre ellas varios programas de entrega voluntaria como “Dejad que las armas descansen en paz”, realizado en 1996, y que dio como resultado la entrega de 2.688 armas de fuego, equivalente a más de la tercera parte de las armas entregadas por las FARC en junio de 2017, siendo a su vez la iniciativa más exitosa de todas cuantas se han llevado a cabo en Bogotá en este campo. Ante el ejemplo dado por las FARC en este tiempo, ¿no es ya hora de retomar las experiencias pasadas de Bogotá en cuanto al desarme ciudadano?.

 

Por Jorge Torres

Concejal de Bogotá

 


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Publicidad

EEUU se prepara para un nuevo ataque químico de Bashar Al Assad

El Gobierno de EEUU está preparado para un nuevo ataque con armas químicas que podría realizar el régimen de Bashar Al Assad en los próximos días.

 

En un comunicado de la Casa Blanca, el portavoz Sean Spicer alertó al mundo sobre varias actividades detectadas del ejército sirio con el objetivo de lanzar un nuevo ataque sobre su pueblo. 

 

 

En dicho comunicado, la Casa Blanca informó que están preparados para responder de forma inmediata a este tipo de contingente. La misma respuesta que dieron en su momento cuando el gobierno de Assad atacó con armas químicas el pasado 4 de abril.

 

 

“Como hemos manifestado previamente, Estados Unidos está en Siria para eliminar al Estado Islámico de Irak y Siria. No obstante, si Assad lleva a cabo otro asesinato en masa usando armas químicas, él y sus fuerzas armadas pagarán un alto precio”, explicó Spicer.

 

 

EEUU no ha detallado la fecha ni el lugar en el que sospechan que se llevará a cabo este nuevo ataque. Su comunicado se entiende como un ultimátum ante cualquier posible amenaza de este tipo que suceda.

 
Publicidad

El mayor piscinazo de la historia del fútbol

El jugador Lucas Fonseca salió expulsado después de protagonizar el mayor piscinazo de la historia del fútbol. Sucedió en el encuentro entre Bahía y Flamengo en el que el jugador simuló un puñetazo imaginario del peruano Guerrero.

 

Publicidad