Roberto Prieto, al banquillo de los acusados por el escándalo Odebrecht

El grupo de fiscales a cargo de la investigación del escándalo de corrupción de la multinacional brasileña, Odebrecht, identificó nuevos hechos irregulares que le permitieron tomar decisiones contra los presuntos implicados, entre ellos, Roberto Prieto Uribe, gerente de la campaña ‘Santos Presidente 2014’ ue ahora pasará al banquillo de los acusados.

 

En la diligencia, programada para el próximo 26 de febrero a las 8:00 de la mañana, a Roberto Prietro se le imputarán los delitos de tráfico de influencias de particular,interés indebido en la celebración de contratosenriquecimiento ilícito de particulares y falsedad en documento privado.

 

De acuerdo con la Fiscalía, Prieto Uribe fue el encargado de gestionar ante la Agencia Nacional de Infraestructura la adición del contrato Ruta del Sol III a cargo de Yuma Concesionaria y liderada por la empresa Salini Impregilo Spa sucursal de Colombia, todo para la construcción del puente Plato en el departamento de Magdalena.

 

“La gestión de intermediación habría estado condicionada a que los estudios y diseños del citado puente quedaran a cargo de la empresa Consultores Unidos S.A., del empresario Eduardo Zambrano, como efectivamente ocurrió”, dice el comunicado del ente acusador.

 

Por estas gestiones Prieto recibió, según la Fiscalía, 650 millones de pesos que le fueron cancelados a través de contratos simulados y facturas de la empresa Megaland, representada por el señor Gilberto Hernán Saldarriaga, ahora vinculado a la investigación a través de un interrogatorio que se cumplirá el 17 de enero en Bogotá.

Kuczynski elude destitución en sorpresiva victoria ante el Congreso

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski. Foto: AFP


El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, eludió el jueves una destitución en el Congreso, donde la oposición no consiguió votos suficientes para removerlo del cargo por sus lazos con la brasileña Odebrecht, una sorpresiva victoria que podría acarrear un costo alto para su ya debilitado gobierno.

 

Kuczynski habría logrado dividir al grupo opositor con la promesa de liberar al exmandatario Alberto Fujimori, padre de la lideresa del partido Fuerza Popular y que cumple una condena por abusos a los derechos humanos, según una importante legisladora del partido “fujimorista” que domina el Congreso.

 

A la oposición le faltaron 8 votos para aprobar el pedido de remoción de Kuczynski por el parlamento unicameral de 130 miembros.

 

“Peruanos. Mañana empieza un nuevo capítulo en nuestra historia: reconciliación y reconstrucción de nuestro país. Una sola fuerza, un solo Perú”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter después de la votación en una larga sesión que comenzó con Kuczynski defendiéndose ante los legisladores.

 

La presentación del mandatario en el Congreso para asumir su defensa por una serie de pagos recibidos de la constructora Odebrecht a firmas consultoras vinculadas a él, había coincidido con un pedido formal del encarcelado expresidente Fujimori para que se le conceda la libertad, presentado ante una comisión que lidera Kuczynski.

 

Aunque el gobierno negó la posibilidad de un acuerdo con el partido Fuerza Popular para evitar la destitución a cambio de la liberar a Fujimori, observadores creen que se discutió tras bambalinas. El expresidente de 79 años está cumpliendo desde 2007 una condena de 25 años de reclusión.

 

Casi toda la oposición había dicho que votaría por la salida de Kuczynski, un escenario que la mayoría de los peruanos apoyaba según un reciente sondeo de IPSOS.

 

“Mis colegas tendrán que explicarnos sus votos pero tengo entendido que han hablado con muchos de ellos ofreciéndoles la libertad del presidente Fujimori”, afirmó la legisladora Cecilia Chacón de Fuerza Popular. “Vamos a ver si cumplen o no cumplen”.

 

Poco después de la votación, decenas de simpatizantes del mandatario llegaron hasta su casa en un barrio residencial de Lima para felicitarlo. Kuczynski salió sonriendo, los saludó alzando la mano y hasta se animó a dar unos pasos de baile.

 

Pero la inesperada victoria de Kuczynski, un exbanquero de 79 años, podría significar que tendrá que conceder más espacio a la oposición para mantener la gobernabilidad y lograr hacer las pases con el Congreso, con la mira en los tres años que le quedan de mandato.

 

“Estoy segura que no va a haber ningún acto de soberbia de nuestra parte y más bien siempre va a haber apertura al diálogo”, dijo la primer ministra Mercedes Aráoz tras la sesión.

 

En su discurso en el Congreso, el mandatario reiteró que su empresa consultora Westfield Capital, que trabajó alguna vez con la constructora Odebrecht, nunca contrató con el Estado y que nunca incurrió en un conflicto de intereses.

 

Sin embargo, Kuczynski admitió que Westfield Capital recibió depósitos de Odebrecht por asesorías cuando era ministro pero que había entregado la gestión de la firma a su entonces socio, el empresario chileno Gerardo Sepúlveda.

 

“Nunca participé en las asesorías, ni realicé ningún tipo de gestión de intereses mientras fui ministro”, sostuvo Kuczynski acompañado de sus dos vicepresidentes.

 

Odebrecht informó la semana al Congreso peruano que transfirió 4,8 millones de dólares a consultoras vinculadas a Kuczynski, y pagó a una de ellas cuando era funcionario del Gobierno del expresidente Alejandro Toledo.

 

Odebrecht implicó a los expresidentes Ollanta Humala y Toledo, acusados de sobornos. Humala está en prisión a la espera de un juicio y Toledo -que vive en Estados Unidos- tiene una orden de captura con fines de extradición.

 

Una destitución de Kuczynski era el peor escenario para los mercados financieros del país minero, que está dando señales de una recuperación económica, por lo que se espera una reacción positiva el viernes.

 

“Kuczynski pasó la valla, pero está quedando muy debilitado“, dijo el legislador opositor Víctor García Belaunde.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

"La Constitución y la democracia están bajo ataque": Presidente de Perú

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, sostuvo en las últimas horas que la Constitución Política del Perú y la democracia están bajo ataque, a pocas horas de resolverse en el Congreso de la República de ese país el pedido de vacancia admitido en su contra.

 

Estamos bajo un golpe, bajo el disfraz de interpretaciones legales, supuestamente, legítimas, pero las intenciones de nuestros opositores quedan desenmascaradas por su comportamiento apresurado y abusivo”, comentó el mandatario, en un Mensaje a la Nación.

 

Fue en referencia a lo que llamó “el ataque” a instituciones como la Presidencia de la República, la Fiscalía y el Tribunal Constitucional, cuyas autoridades han sido cuestionadas en su desempeño por representantes del Congreso.

 

Defensa de la democracia

 

En su opinión, ello constituiría no solo un golpe político, sino también un golpe económico al Perú, pues el país está a punto de recuperar el dinamismo perdido hace más de tres años.

 

Desde el Salón Túpac Amaru, de Palacio de Gobierno, Pedro Pablo Kuczynski, aprovechó para ratificar su compromiso con la defensa de la democracia, y aseguró que lo hará con todo su empeño, corazón y patriotismo.

 

“Soy una persona transparente, alguien que jamás ha cometido un acto de corrupción en toda su vida”, aseveró, acompañado por los vicepresidentes de la República, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz, con quienes -dijo- acudirá este jueves al Congreso para exponer su defensa.

 

Agregó que sostendrá con total convicción su compromiso con el país y defenderá su capacidad moral para continuar sirviendo a los peruanos hasta el final de su mandato, que debería de culminar en julio de año 2021.

 

Consideró, asimismo, que no es favorable para el Perú “regresar a la dominación de un solo grupo que maneje todo el país a su antojo”.

 

Equilibrio de poderes

 

En ese sentido, exigió el respeto a la decisión popular que dispuso “un equilibrio de poderes” entre el Congreso y el Ejecutivo, “sin que haya uno dominante”, y lamentó que el país tenga que ser sometido a una crisis política que no corresponde a la realidad que vive.

 

Por ello, el Jefe del Estado afirmó que su presentación ante el Congreso será “con tranquilidad de conciencia, firmeza de espíritu y fe en nuestras instituciones democráticas”.

 

“Se trata de una convicción que mis dos vicepresidentes comparten, porque ninguno de los dos quiere ser parte de un gobierno que nazca de una maniobra injusta y antidemocrática”, enfatizó, dejando entrever que, si este jueves es vacado, Vizcarra y Aráoz no seguirían en el poder.

 

El mandatario aseveró que tanto él como su abogado, Alberto Borea, responderán “con claridad puntual” a las acusaciones de un sector del Congreso.

 

“Haré frente en forma resuelta a esas acusaciones, pero ahora siento que lo más importante, lo central, es hablarles a ustedes compatriotas”, agregó.

 

Pide disculpas

 

En esa línea, Kuczynski expresó sus disculpas a la ciudadanía “con claridad de mente y dolor de corazón” por no haber sido lo suficientemente cuidadoso y prolijo en el orden y registro de todas sus actividades.

 

“No he sido suficientemente ordenado con mis archivos y memorias (…). Lo reconozco y lo lamento profundamente”, indicó el presidente de la República.

 

Sin embargo, consideró que ser descuidado y desprolijo es un defecto para él, pero no una herramienta de deshonestidad, y mucho menos de delito.

 

Estimó, además, que otro error fue “esperar algo distinto” de sus opositores políticos.

 

“Muchos me aconsejaron que a la primera censura respondiera con una cuestión de confianza. No los escuché y asumo mi responsabilidad. Decidí optar por el diálogo, no por la confrontación. Hoy, sin embargo, todos estamos viendo las consecuencias de esa decisión”, prosiguió.

 

Actitud agresiva

 

En otro pasaje de su alocución, Kuczynski también comentó que los peruanos “han sido testigos de la actitud agresiva de la mayoría opositora que controla el Congreso”, y de la disposición al diálogo con la que él conduce su gobierno.

 

“En los primeros 15 meses, cinco de mis ministros fueron censurados o forzados a renunciar, un verdadero récord histórico. No somos perfectos, por supuesto. Pero ahora es evidente que desde un principio se buscaba llegar a lo que está ocurriendo hoy”, resaltó.

 

De la misma forma, el gobernante dio detalles de su relación con la empresa Westfield Capital, de la cual se ausentó entre los años 2001 y 2006, periodo en el que ocupó el cargo de ministro.

 

Refirió que dicha empresa dio servicios financieros técnicos a varios clientes, sin que él participara en ninguna de esas actividades.

 

“Nunca se trató de una empresa creada con el fin de esconder dineros mal habidos. Existe desde 1992, y no está en ningún paraíso fiscal, está en Estados Unidos. Todos sus ingresos han sido bancarizados y han pagado impuestos tanto en el Perú como en Estados Unidos”, dijo.

 

Apuntó, en tal sentido, que se trata de una empresa completamente limpia.

 

Finalmente, el Jefe del Estado invocó a los peruanos a confiar en él, pues -dijo- a lo largo de su vida personal y profesional nunca tuvo que ver con actos de corrupción, deshonestidad o delitos.

 

“Quiero decirles, con todo mi corazón, que, si ustedes me apoyan, su confianza no será defraudada. Afirmo con toda la solemnidad y gravedad del juramento que, entre mis defectos, jamás he tenido el de la corrupción, la deshonestidad o el delito”, puntualizó.

 

El pleno del Congreso aprobó el viernes la admisión de la Moción del Orden del Día en la que se solicita declarar la vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski.

 

Luego de más de cinco horas de debate, la moción para la vacancia presidencial por “incapacidad moral permanente”, recibió el respaldo de 93 parlamentarios y el rechazo de 17 congresistas.

 

De acuerdo al titular del Parlamento, Luis Galarreta, el siguiente paso será citar al presidente Kuczynski el jueves 21 de diciembre a las 09:00 horas para que se presente ante la Representación Nacional y ejerza su derecho a la defensa.