La columna de Jaime Polanco: América Latina, año electoral

Este 2018 que empieza será un año clave en el futuro de algunos de los países más importantes de la región: México, Brasil y también Colombia, Paraguay y Costa Rica tendrán procesos electorales para cambiar presidentes y la conformación de su poder legislativo. Esto, sin olvidarnos de la farsa en Venezuela y el relevo incierto de Raúl Castro al frente del poder omnipresente en Cuba.

El mayor desafío se encuentra entre los dos más grandes de la región, México y Brasil, embarcados en un sinfín de problemas de corrupción y falta de liderazgo, que harán de estas elecciones un punto de inflexión para su futuro.

En el país azteca, las cosas están muy calientes. Aun se están conformando las alianzas y se puede advertir que lejos de trazar planes concretos para mejorar los problemas sociales , económicos y de seguridad; fundamentan sus estrategias en el rencor y el odio hacia el opositor, incluso dentro de los mismos partidos políticos.

El histórico Andrés Manuel López Obrador, quien lidera las encuestas hasta este momento, tendrá que decidir si vuelve la vista atrás y enfrenta como siempre su coalición contra el establecimiento mexicano, o si por el contrario busca alianzas que ayuden a dulcificar el pavor existente sobre su programa de gobierno.

El PRI después de un desgaste sin precedentes, enfrenta el reto con José Antonio Meade, un candidato prestado, sin vinculaciones con el partido y con una estrategia clara de “divide y vencerás” con la que pretende rentabilizar la falta de sintonía electoral.

Por su parte, la alianza ciudadana que conforman varios partidos y movimientos entre los que se encuentran el PAN y el PRD, no parece tener mucha fuerza según los últimos sondeos. Pareciera que los independientes tampoco llaman mucho la atención a los ciudadanos ya cansados de los mismos discursos electorales que piden el voto y prometen miles de mejoras que luego comprueban como caen en el olvido.

Las cosas en Brasil no están mejor. Tras dos años de luchas fratricidas para tumbar a la ex presidenta Dilma y un gobierno actual vigilado como “delincuente en libertad provisional”, los escándalos de corrupción y la falta de agenda política han convertido al gran monstruo de América Latina en un país sin norte. La falta de líderes que renueven la confianza de la ciudadanía en la clase política hace que vuelva a aparecer en escena el ex presidente Lula da Silva. Con una imagen deteriorada pero manteniendo su viejo encanto entre las clases trabajadoras, Lula tendrá que afrontar todavía algún obstáculo jurídico para poder aspirar al sillón presidencial en Planoalto. La oposición no tiene en estos momentos un líder claro y quizás el gobernador Geraldo Alckmin o la ambientalista y ex senadora Marina Silva tengan alguna posibilidad de darle un susto al desgastado Partido de los Trabajadores.

Colombia, quien con el permiso de algunos países, se ha convertido en el tercer jugador de la región, afronta este año unas elecciones transcendentales tras lograr la paz con el mayor grupo guerrillero del país. El escenario aun es incierto y es arriesgado hacer pronósticos.

Lo cierto es que hay una ciudadanía cansada ya del enfrentamiento Santos-Uribe que ha paralizado el normal desarrollo del país en las últimos dos periodos de gobierno. Esa mayoría silenciosa busca alternativas que puedan sentar nuevas bases de futuro para una Colombia cansada de tanta corrupción y abandono en sus instituciones.

Una coalición de partidos de centro político se está fraguando entorno al ex alcalde de Medellín y gobernador Sergio Fajardo que se ha bautizado como de centro izquierda y que estaría a favor de los acuerdos de paz y de su implementación. Sin embargo la diferencias entre los enfoques y la puja entre los más independientes y los partidos tradicionales no hacen fácil un acuerdo de unidad.

En oposición a esta posible alianza, hay otra coalición entre los partidos políticos importantes en el centro derecha y la derecha más rancia, que lideran Germán Vargas Lleras y Álvaro Uribe Vélez, respectivamente. Ambos buscando apoyos que le den suficiente respaldo para poder pasar a la segunda vuelta.

También se esperan los resultados de una coalición de ex presidentes, Andrés Pastrana – Álvaro Uribe que esperan tener un solo candidato. O la experimentada Marta Lucía Ramírez o el joven senador Iván Duque.

Y en los lados de la izquierda más radical, aparece el ex alcalde Gustavo Petro, que podría ir en coalición con otros partidos y movimientos ciudadanos, dejando paso a los planteamientos ya democráticos de los antiguos guerrilleros hoy en día en al legalidad.

En Costa Rica las cosas no pintan mejor. Los candidatos Antonio Álvarez y Juan Diego Castro parecen que pudieran marcar la tendencia para las elecciones en primera vuelta del próximo mes de febrero. En Paraguay también se puede adivinar a quienes veremos en la recta final. El oficialista Mario Benítez y el candidato de la izquierda Efraín Alegre. Las encuestas apuntan a un resultado muy ajustado pero con una tendencia de la izquierda a ir ganando terreno al oficialista Partido Colorado.

A prueba pues la democracia en América Latina, que tiene que lidiar además a un Donald Trump amenazando la región, lo que supone nuevos retos globales por encarar sumados a los ya tradicionales de estos países en desarrollo, la corrupción, el crecimiento económico, la debilidad institucional, la desigualdad, la falta de liderazgos renovados, y la debilidad de los partidos políticos.

Piñera promete un Gobierno de experiencia y renovación en Chile

El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, ha avanzado que intentará aunar “experiencia y renovación” entre los ministros que le acompañarán en su segunda etapa en La Moneda, aunque por el momento ha rehusado confirmar cuándo y cómo hará públicos los nombramientos. “En el momento oportuno daremos a conocer a las mujeres y los hombres que nos acom- pañarán”, avanzó Piñera un día después de imponerse a Alejandro Guillier en la segunda vuelta electoral. El líder de Chile Vamos quiere conformar “un buen equipo” y, para ello, ve necesario establecer un equilibrio “entre la experiencia y la renovación”.

 

Sí quiso dejar claro, no obstante, que no habrá ninguna purga de funcionarios públicos, que “van a ser respetados”. Piñera avisó de que solo actuará contra los “operadores políticos”, en la medida en que “hacen daño a los verdaderos funcionarios” y “no están al servicio de todos los chilenos”.

 

Piñera confirmó que ha hablado con la presidenta saliente, Michelle Bachelet, sobre el proyecto de Constitución que la mandataria se comprometió a enviar próximamente al Congreso y se mostró de acuerdo en “perfeccionar” la Carta Magna, aunque “en un clima de unidad”. Ambos líderes se reunieron ayer en la residencia de Piñera, un encuentro que se ha convertido en tradición y con el que buscaron, entre otras cuestiones, allanar el camino hacia una transición que culminará el 11 de marzo con el traspaso del bastón de mando. Piñera, que gobernó el país suramericano entre 2010 y 2014, recibió a las afueras de su casa a Bachelet y luego desayunaron en una de las terrazas de la vivienda, situada en la zona occidental de Santiago.

 

El conservador logró el domingo un histórico regreso a la presidencia de Chile, con una victoria rotunda, que mostró el respaldo a su plan de corregir reformas progresistas y acelerar la economía para dejar al país a las puertas del desarrollo. Piñera, que ya había gobernado entre 2010 y 2014, obtuvo un 54,58% de los votos en la segunda vuelta, más de 9 puntos porcentuales por arriba de su rival de centroizquierda, el senador Alejandro Guillier. “Se escuchó fuerte y clara la voz de los chilenos unidos vamos a transformar Chile en un país desarrollado, en un país sin pobreza”, dijo Piñera en su primer discurso como presidente electo.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Ni cárceles ni policía pueden prevenir la violencia o el crimen: Banco Mundial

Para hacer frente al prominente y costoso problema del crimen y la violenciaAmérica Latina y el Caribe (ALC) necesitan aumentar los esfuerzos de prevención basados en una comprensión más clara de sus causas y de aquellas políticas que han demostrado su eficacia para combatir este problema, según un nuevo informe del Banco Mundial.

Read more

Expresidentes latinoamericanos contra las cuerdas por corrupción

El caso Odebrecht ya cercó al expresidente peruano Alejandro Toledo acusado por el Ministerio Público por supuestas coimas a Toledo por 20 millones de dólares. Su nombre además, aparece en la investigación Lava Jato, por la que se tiene previsto llamar a declarar a los también ex presidentes Alan García y Ollanta Humala. Serían por lo menos ocho ex jefes de Estado latinoamericanos que están en la mira por malversación de fondos públicos. 

Read more

Fox y DirecTV llegan a un acuerdo para no romper la emisión en Latam

El acuerdo económico al que llegaron ambas partes se da luego de una puja que duró varios meses y que se reanudó el pasado 6 de febrero. De no haberse firmado este negocio, cerca de 20 millones de personas, que es el número de suscriptores que tiene DirecTV en Latinoamérica, se habrían visto perjudicadas sin series tan emblemáticas como los Simpsons o sin la Copa Libertadores de fútbol. 

Read more