Kobe Bryant, de ganarlo todo en el básquet, a nominado en los Óscars

Uno de los basquetbolistas más emblemáticos, como lo es Kobe Bryant podría alzarse con un Óscar por un cortometraje que hizo justo después de decirle adiós al deporte que le dio todo.

 

El filme titula ‘Dear basketball’, es narrado por él y básicamente es un poema a manera de carta de despido, que de hecho es muy emotivo. La ilustración son bosquejos hechos a lápiz y la música de fondo pertenece a John Williams.

 

 

En la categoría de mejor cortometraje está nominado el 5 veces campeón de la NBA y emblema del deporte de la pelota naranja.

 

Cortometraje:

Carta:

 

«Querido baloncesto,

 

Desde el momento en el que empecé a ponerme los calcetines de jugar de mi padre, disparando mi imaginación con tiros ganadores en el Great Western Forum, supe que una cosa era verdad: quedé enamorado de ti.

 

Un amor muy profundo al que le entregué todo, desde mi mente y mi cuerpo hasta el alma y el espíritu.

 

Siendo un niño de seis años, profundamente enamorado de ti, nunca vi el final del túnel, solo me veía a mí mismo corriendo para salir de uno. Y corrí, corrí hacia arriba y abajo de cada cancha, después de cada balón perdido, por ti.

 

Exigiste mi empuje, te di mi corazón, porque eso vino con mucho más. Atravesé el sudor y el dolor, no porque el desafío me llamase, sino porque TÚ me llamaste. Hice todo por TI, porque eso es lo que tú haces cuando alguien te hace sentir tan vivo como tú me has hecho sentir. Concediste a un pequeño niño de seis años su sueño Laker, y siempre te amaré por ello.

 

Pero no puedo amarte de manera tan obsesiva por mucho más tiempo. Esta temporada es lo último que tengo que dar. Mi corazón puede atajar los golpes, mi mente puede lidiar con la dura rutina, pero mi cuerpo sabe que es tiempo de decir adiós. Y eso está bien. Estoy listo para dejarte ir.

 

Quiero que lo sepas para que ambos podamos saborear cada momento que dejamos juntos. Los buenos y los malos.

 

Nos hemos dado todo lo que tenemos mutuamente. Y los dos sabemos que no importa lo que haga después, siempre seré ese niño con los calcetines y cubos de basura en la esquina: “05 segundos en el reloj, balón en mis manos 5… 4… 3… 2… 1”

 

Siempre te amaré,

 

Kobe».