Las víctimas del Chapecoense, en la agonía a la espera de justicia

Ha pasado un año desde que el avión en el que viajaba el Chapecoense se estrelló en Colombia, un año que para los familiares de las víctimas ha sido angustiante, con las investigaciones aún por concluir mientras la aseguradora de LaMia les ofrecía un acuerdo económico para evitar futuras denuncias.

 

Las autoridades de Colombia, Bolivia y Brasil tratan todavía hoy de encajar las últimas piezas de la tragedia área que acabó con la vida de 71 personas entre futbolistas, preparadores, directivos y periodistas, a fin de encontrar a unos posibles responsables difíciles de señalar, porque no todos están identificados.

 

La Justicia boliviana ha concedido a la Fiscalía seis meses más para apurar el caso en el que por el momento han sido detenidos el director de la aerolínea boliviana LaMia, Gustavo Vargas Gamboa; su hijo Gustavo Vargas Villegas, y el exsupervisor de tránsito aéreo Joons Miguel Teodovich.

 

Brasil ha abierto una nueva línea con Loredana Albacete y su padre, el exsenador venezolano Ricardo Albacete, quien sería uno de los socios de la compañía junto con un “alto cargo” del Gobierno boliviano, según revelaron a Efe asociaciones de víctimas con base a informaciones de la Fiscalía.

 

La sospecha es que LaMia solo operaba la aeronave por lo que los reales propietarios son otros y no los bolivianos Rocha y Miguel Quiroga, el piloto del avión que murió en el accidente.

 

“La mayoría somos conscientes de que llevará algunos años para que tengamos realmente una conclusión”, dice a Efe Fabienne Belle, quien perdió a su esposo la fatídica noche del 28 de noviembre de 2016 y ahora es presidenta de la Asociación de Familiares y Amigos de las Víctimas del Vuelo del Chapecoense (Afav-C).

 

Más que cuestionable parece la estrategia de la aseguradora BISA Seguros y Reaseguros, pues hasta el momento la inmensa mayoría de las víctimas no han visto ni reales, ni bolivianos, ni tampoco pesos colombianos. No han recibido nada de la póliza.

 

Los reaseguradores determinaron la improcedencia para los pasajeros de la cobertura para el accidente, pero a cambio contrataron un poderoso bufete de abogados, Clyde & Co, para gestionar un fondo de “asistencia humanitaria” con 200.000 dólares para cada familia afectada.

 

Sin embargo, detrás de la jugosa cantidad, hay letra pequeña ya que la familia que acepte el pago de los 200.000 dólares, perderá el derecho de poder procesar a los eventuales responsables.

 

El objetivo de la aseguradora es que desistamos de nuestros derechos de procesar, en el futuro, después de la conclusión de las investigaciones, a los implicados en la tragedia”, denuncia Fabienne.

 

“Dicen que es un fondo humanitario, pero la causa es tan humanitaria que tenemos que desistir de nuestros derechos”, añade.

 

La aseguradora comentó en un informe que las conversaciones continúan su curso y que Clyde & Co “está trabajando arduamente para concluir acuerdos con las familias”.

 

No obstante, la mayoría no ha aceptado la propuesta y eso que muchas están “en una situación financiera muy difícil” después de perder al cabeza de familia, según comenta a Efe Gabriel Andrade, presidente de la Asociación Brasileña de las Víctimas del Accidente con el Chapecoense (Abravic).

 

“He contactado con varias familias que ya están pasando por situaciones de dificultades financieras”, coincide Fabienne.

 

Marla Ivana, viuda del locutor Fernando Doesse y madre de dos hijas de 29 y 22 años, es una de las víctimas que rechazó el fondo, a pesar de la “caída significativa” de su renta, aunque destaca la ayuda prestada por parte del club y también de las asociaciones, según cuenta a Efe.

 

El Chapecoense dona actualmente 28.800 reales (unos 9.000 dólares) al mes a repartir entre las familias.

 

Pero más allá de los números, la mayor preocupación de esta profesora de Chapecó, la ciudad de donde es el equipo, ahora se centra en sus dos hijas, sus dos nietos y su suegro, quien necesitó tratamiento antidepresivo y desarrolló parkinson a partir de la pérdida de su hijo.

 

“Este mes de noviembre está siendo un poco más complicado porque todos los días es un recuerdo. Pero lo vamos llevando”, expresa.

 

“Existen casos de personas que no lo superaron, que están en una situación emocional y psicológica muy delicada. Es una tragedia que pasa por la prensa y la familia ve a sus seres queridos en todo momento en los medios”, explica Andrade.

 

Fabienne reconoce que en la última semana ha estado más “angustiada” de lo normal, “muy triste” porque le han venido a la memoria todos los recuerdos con su marido, Luiz Cesar Martins, miembro de la comisión técnica del Chapecoense y al que todos llamaban “Cesinha”.

 

“Es un dolor que vivimos constante, que hemos pasado durante los últimos 365 días”, confiesa con un nudo en la garganta.

Casa por cárcel para dueño del avión del accidente de Chapecoense

Gustavo Vargas, el gerente general de la compañía LaMia, aerolínea comercial cuyo avión –en el que viajaba el equipo de fútbol brasileño Chapecoense— se estrelló a finales de noviembre en el departamento colombiano de Antioquia, dejando 71 muertos y seis heridos, ha pasado este miércoles a arresto domiciliario, después de estar desde principios de diciembre en prisión preventiva.

 

Vargas obtuvo el lunes el permiso para abandonar la prisión de Palmasola, en Santa Cruz, en la que se encontraba desde este lunes después de ser trasladado desde la cárcel de San Pedrio (La Paz), donde ingresó por recomendación de la Fiscalía ante la existencia de riesgo de fuga.

 

El ya exgerente de la compañía está acusado de por los delitos de uso indebido de influencias, incumplimiento de deberes, desastre en medios de transporte, homicidio culposo y lesiones gravísimas, según ha informado la agencia de noticias Fides.

 

La empresa, registrada en Bolivia con el nombre de LaMia Corporation, disponía de tres aviones de los que solo uno estaba en condiciones de volar. La aeronave, un Avro Regional Jet 85, tenía una autonomía de vuelo de 2.965 kilómetros y el 28 de noviembre debía recorrer 2.960 kilómetros entre Santa Cruz (Bolivia) y Medellín (Colombia).

 

El avión, en el que viajaban 77 personas –la mayoría integrantes del equipo de fútbol de Brasil Chapecoense–, se estrelló en el cerro Gordo  (Municipio de la Unión, Antioquia) a donde se dirigía para que el club se disputara la final de la Copa Sudamericana, dejando 71 muertos y tan solo seis supervivientes.

 

Según las informaciones de la investigación, el avión se precipitó porque no contaba con suficiente carburante como para cubrir la ruta prevista, desde el aeropuerto de Viru Viru, en la ciudad de Santa Cruz, hasta la ciudad colombiana.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter

 

Ibargüen le regala a Nacional su primera Recopa Sudamericana

Atlético Nacional conquistó su primera Recopa Sudamericana, la primera para Colombia, tras golear a Chapecoense en el encuentro de vuelta que se disputó en el Atanasio Girardiot. Los verdolagas están en camino de corregir su versión continental de este 2017, contra los brasileños exhibieron de nuevo la cara reconocible del actual campeón de la Libertadores.

 

 

Bajo una atmósfera melancólica, con el recuerdo de las víctimas por el trágico accidente, Nacional se enfrentaba a Chapecoense con la misión de remontar la derrota de la ida. En Brasil faltó frecura y la “alegría” que demandaba Rueda. En el Atanasio hizo aparición. Cuando Macnelly, Ibargüen y Dayro están enchufados el verde sonríe. El primero es el cerebro, el segundo el derriba barreras y el tercero el que define. 

 

 

Dayro abrió el amrcador con el primero de la noche. Poco más tarde Ibargüen confirmaba el buen fútbol de los de Rueda. El extremo acabó convirtiéndose en el héroe de la noche. Fabricó la jugada del tercero con un slalom que mareó a la zaga brasileña, y que culminó Dayro después de la continuación de Arley. Y anotó el cuarto con un remate con bastante fortuna que acabó pegando en el otro pie y se convirtió una pelota picada de forma improvisada. 

 

 

Los visitantes salvaron el honor por medio del tanto de Tulio de Melo. Poco interés tenía ya un Nacional que se veía encima del podio levantando su primera Recopa Sudamericana, otra para añadir a la extensa vitrina del Rey de Copas en Colombia. 

Chapecoense vuelve a Colombia

El conjunto brasileño fue recibido en Medellín con honores a cinco meses de la tragedia que se llevó la vida de 71 personas en el accidente aéreo.

 

Entre los integrantes de la comitiva que viajó a Colombia se encuentran varios de los supervivientes al desastre aéreo, los jugadores Neto y Alan Ruschel y el periodista Rafael Henzel.

 

Los brasileños se enfrentarán mañana miércoles a Nacional por el encuentro de vuelta de la Recopa sudamericana. El partido de ida finalizó 2-1 a favor de Chapecoense, los cuales quieren certificar su primer trofeo continental fuera de la Sudamericana que obtuvieron por la concesión honorífica por parte de Nacional tras la tragedia que aconteció.

 

En Medellín aterrizó un Chapecoense totalmente nuevo. Reestructurado en todas sus líneas y puestos como un equipo prácticamente creado desde cero, no aterrizan con las manos vacías. Recientemente se proclamaron campeones del campeonato Catarinense.

 

Jugador de Chapecoense expulsado por tocar la cola a otro

Rossi, delantero de Chapecoense recibió una curiosa expulsión en le partido que enfrentaba a los brasileños contra Nacional de Montevideo por Copa Libertadores. Cuando  faltaban solo cinco minutos para finalizar el partido, y con 3-0 favorable para los uruguayos, el delantero agarró por la cola a Diego Polenta y recibió la roja por ello. El hecho recordó al vivido entre Jara y Cavani en la Copa América.

 

 

 

Chapecoense da el primer golpe en la Recopa

Chapecoense le brindó un merecido homenaje a las víctimas que fallecieron el pasado 28 de noviembre en el vuelo de LaMia, con una victoria en el sentido encuentro entre dos escuadras que lamentaron la catástrofe de la pasada final de la Sudamericana.

 

Los brasileños fueron más efectivos de cara al arco que los verdolagas e interpretaron mejor el choque de ida de la Recopa que vuelve a juntar a Nacional y Chapecó, en esta ocasión para decidir al campeón de campeones de Sudamérica del pasado curso.

 

Los locales se adelantaron por medio de un penalti convertido por Reinaldo tras un mano dudosa de Bocanegra en el área. Chapecoense metía ritmo al partido, y nacional no se encontraba, inseguro con su juego. 

 

En la segunda mitad cambió un poco el panorama de los verdolagas. Comenzó a controlar el esférico y llegaron las oportunidades del cuadro de Reinaldo Rueda. Así llegó el gol de Macnelly Torres con un zurdazo desde la frontal tras un amago brillante que rompió la red del arco local.

 

Nacional no aprovechó su buen momento y recibió un duro revés con el tanto de Luiz Otavio. El defensa se alzó por el encima de la zaga verdolaga para convertir de cabeza el segundo de Chapecoense. Los de Rueda intentaron hasta el final el tanto del empate, pero casi acaban padeciendo un peor resultado. Se llevan al menos un resultado que fácilmente se puede dar la vuelta el próximo 10 de mayo en Medellín.

Asi recibio Chapeco a Nacional

Atlético Nacional aterrizó en la ciudad brasileña de Chapecó para el encuentro de ida de la Recopa, que reeditará un emotivo duelo que nunca llegó a darse a causa del trágico accidente de vuelo del pasado 28 de noviembre. Los jugadores de Nacional recibieron un emotivo recibimiento a su llegada al aeropuerto Serafin Ernesto Bertaso.

 

 


 

 

 Los hinchas brasileños homenajearon al equipo verdolaga como muestra de agradecimiento por la solidaridad mostrada después de la tragedia del vuelo LaMia donde perecieron 71 personas.

 


 

 

“Estábamos avisados de esta hospitalidad. Muy emotivo para nosotros”, expresó reinaldo Rueda ante los medios. Las muestras de gratitud seguirán en la previa del encuentro que se celebrará mañana a las 5:15 de la tarde, con un acto de homenaje en el que hará parte también el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, que forma parte de delegación que viajó a Chapecó.