La UE pide al ELN cesar acciones terroristas y negociar nuevo cese al fuego

La Unión Europea instó a la guerrillera del Ejército de Liberación Nacional (ELN) a cesar de inmediato de sus ataques “inaceptables” y la reanudación “rápidamente” de las negociaciones con el Gobierno para renovar el cese el fuego que expiró el pasado 9 de enero, a fin de “asegurar las ganancias de la paz”.

“La UE pide que las discusiones para su extensión se reanuden rápidamente a fin de asegurar las ganancias de la paz y la confianza construida en los últimos tres meses”, reclamó en un comunicado el servicio diplomático europeo.

“Esta oportunidad para la paz no debe ser desaprovechada. Esperamos que el ELN cese sus ataques inmediatamente y animamos a las partes a reanudar el diálogo para que se pueda alcanzar pronto un acuerdo de paz, que traiga no solo un alto el fuego permanente bilateral, sino también la seguridad y estabilidad a todos los colombianos”, agrega la UE.

El Servicio de Acción Exterior Europeo que dirige Federica Mogherini consideró “inaceptables” los ataques perpetrados por la guerrilla en distintas partes del país y reclamó su cese “inmediatamente”.

“La mejora sostenida de la situación humanitaria de las comunidades afectadas por el conflicto sólo se puede materializar con un alto el fuego permanente”, añade el servicio diplomático europeo, que insiste en el deseo “unánime, en todo Colombia” para mantener suspendidas las acciones militares.

El cese al fuego bilateral, vigente entre el 1 de octubre y el 9 de enero, constituye el mayor logro del diálogo de paz que comenzó hace un año entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y el ELN, la segunda guerrilla de Colombia, para poner fin al conflicto armado.

Pocas horas después de expirar el cese al fuego, el ELN atacó un oleoducto y Santos respondió suspendiendo el diálogo de paz, que debía reanudarse esta semana. Las partes han expresado su deseo de pactar una nueva tregua pero para ello, han exigido los insurgentes, tendrán que renegociar los términos.

ONU y la Iglesia instan al Gobierno y al ELN a preservar el cese al fuego

A pocas horas de culminar el cese al fuego bilateral pactado por el Gobierno y el ELN en la mesa de diálogos que tiene  lugar en Quito, la Conferencia Episcopal Colombiana y la Misión de Verificación de la ONU extendieron un llamado a las partes para preservar los logros obtenidos en materia de reducción de violencia durante los meses de  vigencia del cese al fuego.

 

“La Misión de Verificación de la ONU y la Conferencia Episcopal son conscientes de las dificultades del cese al fuego temporal y de la falta de consenso en relación con la 
implementación de determinados aspectos del Acuerdo de Quito. Comparten la necesidad de un acuerdo de cese al fuego más robusto que genere mayor confianza entre las partes y en la sociedad colombiana”, señala el comunicado conjunto.

 

Asimismo, la Misión de la ONU y la Iglesia recalcan el alivio humanitario que el Cese al Fuego temporal ha representado para las comunidades y la disminución de la violencia en la mayoría de las zonas afectadas por el conflicto. “Son beneficios tangibles que redundan en mayor legitimidad para el proceso de paz”, agrega.

“En víspera del cumplimiento del plazo del cese al fuego temporal, la Conferencia Episcopal y la Misión de la ONU exhortan al Gobierno de Colombia y al Ejército de 
Liberación Nacional para perseverar en los diálogos, avanzar más aún hacia la reducción de la violencia, y consolidar y ampliar los beneficios logrados para las  comunidades desde el establecimiento del cese al fuego el 1 de octubre”, finaliza el comunicado.

La ONU le pide al Gobierno y al ELN prolongar el cese al fuego

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, invitó al Gobierno colombiano y al Ejército de Liberación Nacional (ELN) a prorrogar el cese el fuego bilateral, contemplado en principio hasta el 9 de enero, y ha pedido que anuncien dicha ampliación de forma inminente, “antes de mediados de diciembre de 2017”.

 

Guterres remitíó al Consejo de Seguridad de la ONU un balance relativo a la Misión de Verificación en Colombia y, en particular, al cumplimiento de la tregua que entró en vigor el 1 de octubre de 2017. Los resultados “son sin duda alguna positivos”, concluye el máximo responsable de Naciones Unidas en su misiva.

 

Los combates han cesado y las comunidades más vulnerables disfrutan de una disminución patente de la violencia en las zonas afectadas por el conflicto”, destaca Guterres, a pesar de 35 incidentes y de que las propias partes implicadas han expresado su“descontento” con la implantación de ciertos aspectos del acuerdo.

 

“Sin duda alguna, el hecho de que no exista una separación de las fuerzas da cabida a malentendidos y sospechas mutuas”, ha admitido Guterres, que también ha considerado“problemática” la falta de consenso en relación a las “obligaciones humanitarias” tanto del Gobierno como del ELN. Asimismo, ha advertido de que “el entorno político, dominado por las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales (…) contribuye a la incertidumbre”.

 

El jefe de la ONU señala en su nota –fechada el 8 de diciembre– que las dificultades “no eran inesperadas”, habida cuenta de que se trata de un alto el fuego sin precedentes y de que “la negociación política no ha hecho más que comenzar”.

 

Guterres adelantó que el próximo 26 de diciembre entregará al Consejo de Seguridad un balance de los 90 días de alto el fuego en el que detallará las dificultades que ha tenido la misión internacional para verificar algunos de los incidentes denunciados.

 

El diálogo de paz entre Gobierno y ELN se ha caracterizado por los altibajos. La principal fuente de tensión ha sido la negativa de la guerrilla a renunciar al secuestro y liberar a todos los rehenes. No obstante, ambos han ratificado su voluntad de seguir adelante.

 

Aseguna que no “no se han presentado enfrentamientos armados”

 

Guterres abogó por la prórroga de la tregua y ha citado entre los aspectos positivos logrados durante esos meses que “la violencia ha disminuido y la situación humanitaria ha mejorado”, que “no se han producido enfrentamientos armados” ni el ELN ha perpetrado ataques contra infraestructuras y que se ha avanzado en la aplicación de los primeros puntos del diálogo de paz.

 

El Ejecutivo de Juan Manuel Santos ha dicho ser “firme partidario” de la prórroga, mientras que el ELN señaló que su posición depende de las “consultas internas exhaustivas” por la “complejidad de los factores políticos y militares que intervienen en esta decisión”, según el documento.