Federer conquistó su vigésimo Grand Slam tras ganar el Open de Australia

El tenista suizo y número dos del mundo, Roger Federer, se ha proclamado este domingo 28 de enero de 2018 campeón del Open de Australia por sexta vez (2004, 2006, 2007, 2010, 2017 y 2018) en su historia tras ganar en la final al croata y número seis Marin Cilic por 2-6, 7-6, 3-6, 6-3 y 1-6.

 

Roger Federer sigue haciendo historia al conquistar su vigésimo Grand Slam (seis Open de Australia, ocho Wimbledon, un Roland Garros y cinco Open USA). Por detrás queda Rafa Nadal con 16 Grand Slam.

 

Quince años han pasado desde que un joven Federer alzase su primer ‘grande’, en Wimbledon en 2003, y este domingo añadía el vigésimo a una vitrina plagada de trofeos (96). Revalidando el título del año pasado conquistado ante Rafa Nadal, iguala los seis títulos en Melbourne Park conseguidos por el serbio Novak Djokovic, en la Era Open, y por el australiano Roy Emerson, en la Era Amateur.

 

Los primeros compases apuntaban a un partido redondo para el de Basilea, en un primer set impoluto y en el que no tuvo que enfrentarse a ninguna bola de ‘break’ en contra. Así, pronto encarriló el duelo con un 4-0 después de romper en dos ocasiones el saque de su adversario.

 

En apenas 24 minutos, el número dos del mundo selló su victoria en el parcial con un servicio implacable y sólo tres errores no forzados. La falta de fiabilidad de Cilic en sus primeros servicios le convirtió en una presa fácil en manos del tenista suizo.

 

Sin embargo, el balcánico estaba dispuesto a ofrecer batalla, y mejoró sus prestaciones en una segunda manga pareja. Ambos se defendieron de las tres pelotas de quiebre a las que se sometieron, lo que condenó al set al ‘tie-break’.

 

La tónica de igualdad se mantuvo durante los nueve primeros minijuegos de la muerte súbita, hasta que el croata, número seis del ranking ATP, rompió por segunda vez el saque de Federer e igualó la contienda después de una hora justa de juego. Era la primera vez que alguien le ‘robaba’ un set al helvético en esta edición del torneo oceánico.

 

Cilic mantuvo la intensidad en el comienzo del tercer parcial, pero nada pudo hacer en el sexto juego ante la segunda oportunidad de ‘break’ del de Basilea, que logró quebrar. En el noveno, después de media hora y con juego en blanco, cerró la manga.

 

Era el todo o nada para el balcánico, que respondió a la altura de las circunstancias en el cuarto parcial, a pesar de perder su saque en el juego inicial. Igualó la contienda en el sexto, nada más y nada menos que con un juego en blanco, antes de confirmar la rotura.

 

La sorpresa saltó en su siguiente juego al resto, eterno, donde obligó a Federer a defenderse de dos bolas de ‘break’; sin embargo, en la tercera, el número dos del mundo no pudo hacer nada ante el empuje del de Medjugorje, que celebró eufórico el quiebre. Un 77% de efectividad en primeros saques -por el 36% del suizo- marcó la diferencia.

 

Todo quedaba para el definitivo quinto set, como el pasado año ante Rafa Nadal. Con sufrimiento, salvó dos pelotas de rotura en su primer servicio, para romper en el siguiente. Con 3-0, la victoria se aproximaba en la Rod Laver Arena.

 

El cansancio hacía mella en los protagonistas, sobre todo con un Cilic rendido que se encontraba con la red en varias ocasiones para ceder también su tercer servicio del parcial. Así, en el séptimo juego, Federer puso fin a un duelo que afianza su leyenda.

 

Su vigésimo ‘grande’ le permite continuar siendo el mejor tenista de la ‘Era Open’ por delante del español Rafa Nadal, con 16 ‘Grand Slam’, del estadounidense Pete Sampras, con 14, y del serbio Novak Djokovic y del australiano Roy Emerson, con 12 cada uno.