Donald Trump y Kim Jong-un mienten, no existe el botón nuclear

El actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, intercambiaron amenazas esta semana sobre el tamaño, la potencia y la funcionalidad de sus “botones nucleares”.

 

Durante el tradicional discurso de año nuevo, el líder norcoreano aseguró que su país había “completado” sus fuerzas nucleares y que tenía el botón de lanzamiento sobre su escritorio. La respuesta de Donald Trump no se hizo esperar y amenazó a través de su cuenta de Twitter con el alcance y poder del armamento nuclear estadounidenses.

 

“Kim Jong-un ha dicho que tiene un botón nuclear en su escritorio. ¿Podría alguien de su hambriento y mermado régimen decirle que también tengo un botón, pero que el mío es más grande, potente y que funciona?”, ha aseverado el estadounidense a través de Twitter.

 

Ambos líderes mienten; no existe ningún botón nuclear


El cruce de amenazas trajo de nuevo la conocida metáfora del botón nuclear:un supuesto dispositivo de color rojo con el que los presidentes de las naciones con armas atómicas podrían desencadenar el fin del mundo.

 

La idea de que un jefe de Estado tiene un botón en su despacho -comúnmente se cree que es de color rojo- y que lo puede presionar en cualquier momento para iniciar una guerra nuclear ha ocupado un lugar significativo en el imaginario de millones de personas en todo el mundo desde la Guerra Fría.

 

Sin embargo, y más allá de la poderosa imagen que hemos podido ver numerosas veces en películas y dibujos animados, lo cierto es que tal “botón nuclear” no existe ni nunca existió; es una expresión que se usa para atacar y dar miedo a los oponentes.

 

Cabe destacar que el protocolo para realizar un ataque de este índole es más complicado de lo que parece a simple vista. El alcance y peligrosidad de una bomba nuclear implica a una gran cantidad de personas que podrían incluso frenar el mandato presidencial.

 

Por mucho que amenace Trump, lo cierto es que el lanzamiento de un arma nuclear no podría autorizarse sólo por su decisión, y la misma corresponde a un grupo de militares que limitan sus decisiones.




Kim Jong-un amenaza con "hundir" Japón y "reducir a cenizas" a EEUU

Kim Jong-un,  líder supremo de Corea del Norte.


Corea del Norte amenazó este jueves con usar armas nucleares para “hundir” Japón y reducir a “cenizas y oscuridad” a Estados Unidos por apoyar una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la aplicación de nuevas sanciones tras el último ensayo atómico de Pyongyang.

 

El Comité de Paz de Asia y el Pacífico de Corea, que gestiona las relaciones exteriores y propaganda de Corea del Norte, también pidió la disolución del Consejo de Seguridad de la ONU, al que calificó como “una herramienta del mal” compuesta por países “sobornados” que actúan bajo las órdenes de Estados Unidos.

 

“Las cuatro islas del archipiélago deberían acabar hundidas en el mar por la bomba nuclear de Juche”, dijo el comité en un comunicado publicado por la agencia de noticias oficial KCNA. “Ya no es necesaria la existencia de Japón cerca de nosotros”.

 

Juche es la ideología gobernante de Corea del Norte que mezcla marxismo y una forma extrema de nacionalismo predicado por el fundador del estado, Kim Il Sung, el abuelo del actual líder Kim Jong Un.

 

Las tensiones regionales han aumentado notablemente desde que Corea del Norte llevó a cabo su sexto y su más potente ensayo nuclear el 3 de septiembre, incluyendo uno que sobrevoló Japón.

 

El Consejo de Seguridad de la ONU votó el lunes por unanimidad una resolución redactada en Estados Unidos y una nueva ronda de sanciones, prohibiendo las exportaciones de textiles de Corea del Norte -las segundas en importancia del país- y limitando el suministro de combustible.

 

Pyongyang rechazó las últimas medidas adoptadas por el Consejo de Seguridad, que tuvieron el respaldo de China y Rusia, reiterando sus amenazas de destruir Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.

 

“Reduzcamos el continente estadounidense a cenizas y oscuridad. Descarguemos nuestra furia mediante la movilización de todas las formas de represalias que se han preparado hasta ahora”, dijo el comunicado.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha prometido que a Corea del Norte nunca se le permitirá amenazar a su país con armas nucleares, pero además le ha pedido a China que tome más medidas para contener a su vecino. Por su parte, Pekín prefiere una respuesta internacional al problema.

Corea del Norte amenaza a Trump con usar sus armas nucleares

Las últimas muestras de poderío militar de Estados Unidos y Donald Trump parece que no amedrentan Corea del Norte. “Estamos completamente preparados para afrontar cualquier tipo de guerra con nuestras armas nucleares si EEUU ataca la península de Corea”, insistió el considerado ‘número dos’ del régimen, Choe Ryong Hae, durante su discurso.

 

El país asiático, presidido por Kim Yong Un, realizó una nueva exhibición de fuerza militar aprovechando el aniversario del 105 cumpleaños del primer líder del país, Kim Il Sung, y mostró toda una panoplia de misiles de todas las magnitudes entre los que figuraba un nuevo prototipo de largo alcance, según alertaron los expertos y portavoces del gobierno surcoreano. “Se presume que es un nuevo misil intercontinental (ICBM). Es más largo que el KN-08 o el KN-14”, manifestó Hae.

 

La conmemoración del llamado Día del Sol se produce en medio de la imparable escalada de amenazas y gesticulación militar que protagonizan Corea del Norte y EEUU, y que llevó el viernes al ministro de Exteriores chino Wang Yi a decir que “un conflicto podría estallar en cualquier momento”.Yi acusó de forma velada a ambas partes por el recurso a una retórica cada vez más virulenta que ha creado su propia dinámica de tensión que como han indicado algunos expertos, podrían provocar un error de cálculo de consecuencias devastadoras.

 

El canciller chino tambièn exigiò freno a la escalada militar en la zona. “Exigimos el fin de las provocaciones y amenazas antes de que la situación sea imposible de salvar. Si hay una guerra el ganador no será el que realice afirmaciones más duras ni exhiba más músculo. Todo el mundo perderá, no habrá ganador y el culpable tendrá que asumir una responsabilidad histórica y pagar el precio”, afirmò.