Peñalosa deberá cambiar su lema “Bogotá mejor para todos”

El Juzgado 22 administrativo de Bogotá, profirió sentencia que ordena al Distrito a que “en un término de máximo 20 días, despliegue lo necesario para que se modifique el lema del gobierno distrital “Bogotá mejor para todos” para que el mismo corresponda a la expresión “Bogotá mejor para todos y todas”

La decisión la tomó el Juzgado, en virtud de la petición de Alirio Uribe, Representante al Cámara del Polo Democrático, quien solicitó que se ordenara a la alcaldía y al distrito en general, cumplir con el Acuerdo 381 de 2009 que impuso la obligación para que todos los documentos oficiales del distrito como Acuerdos, Decretos Resoluciones, Conceptos, Oficios, Periódicos, Folletos, Afiches, Pancartas, Página Web y Blogs utilicen lenguaje incluyente de género.

De igual forma, el juzgado señaló que la repercusión económica que se pueda derivar del cumplimiento de la orden judicial impartida, sólo compromete las apropiaciones presupuestales futuras, “Es decir, que tal y como lo solicité en la acción de cumplimiento, y con el fin de no afectar el presupuesto actual del distrito, la decisión no tendría ninguna afectación patrimonial” informó Uribe Muñoz.

El fallo de fecha 4 de diciembre, igualmente cobija al Concejo de Bogotá, al cual le da el mismo término para que en adelante use las expresiones concejales y concejalas en todos los documentos oficiales y eventos públicos de esa corporación.

“Peñalosa no lo quiso hacer por las buenas llevado por la soberbia que lo caracteriza, pues ahora le toca por orden judicial. Nos satisface mucho este fallo que le recuerda al alcalde que no está por encima de la ley.” manifestó el representante Uribe.

En la sentencia se destaca que la alcaldía desatendió las peticiones ciudadanas que le pidieron usar el lenguaje incluyente, así como también la jurisprudencia constitucional y las recomendaciones de la Defensoría del Pueblo que expresamente ha considerado que no se puede asumir que el lema “Bogotá mejor para todos” es incluyente y democrático pues aceptar eso es “aceptar y reforzar lo masculino como equivalente de lo universal, lo cual implica un retroceso en materia del reconocimiento y respeto de los derechos de las mujeres, por el que tanto han trabajado a lo largo de la historia numerosas mujeres y organizaciones defensoras de los derechos humanos.”