Padre contrató 'sicario virtual' para que 'matara' a su hijo en videojuego

Para nadie es un secreto que los videojuegos llevan una alta dosis de adicción para los jóvenes, por eso en China un padre se vio en la obligación de buscar un antídoto para que su hijo dejara los videojuegos y se animara a buscar trabajo.

 

Cuando el joven de 23 años años asistía a la escuela lograba buenas calificaciones, por lo que sus padres no le ponían problemas si él quería jugar. Pero el tiempo pasó y el adolescente no pudo encontrar trabajo formal.

 

El padre decidió contratar ‘asesinos virtuales’ con el fin de ‘matar’ el personaje de su hijo en cada partida y así este se aburriera y saliera a buscar trabajo. Los índices de adicción a los videojuegos siguen aumentando en todo el mundo y en algunos casos ha llegado a la muerte. 

Galletas Oreo, tan adictivas como la cocaína

Según un estudio realizado por la Universidad de Connecticut, el consumo de galletas de chocolate con un relleno cremoso activan más neuronas en el “centro de placer” del cerebro que la cocaína. Además, un experimento con ratas mostró que los roedores obtenían tanto o más placer con las famosas galletas que con fuertes alucinógenos. Asimismo, estos son algunos de los alimentos considerados adictivos.

Leer más

Sexo a la mano

La publicidad, los medios de comunicación, Internet y la ansiedad que produce el día a día son detonantes para generar dependencia al sexo; advierten los expertos que no es una moda, sino el reflejo de la facilidad con la que se tiene acceso a gran diversidad de contenido erótico.

Leer más

La adicción de Candy Crush

El objetivo principal es juntar los dulces del mismo color. Como en todo juego, hay obstáculos para poder superar cada nivel. Hasta ahora son 400 niveles por superar, cada nivel es más complicado que el anterior. Muchas personas en el mundo juegan durante horas.

Leer más

Adicción a la fama

El actor Cory Monteith, conocido por su papel en la musical “Glee” de Ryan Murphy, ha sido el último de una larga lista de intérpretes como Lindsay Lohan o Britney Spears que, tras alcanzar con rapidez las mieles del éxito, deben recurrir a centros de rehabilitación.

Leer más