Cataluña, en sus horas clave con el españolismo al alza y el independentismo en la cárcel o fugado

En las últimas horas se conocieron los últimos sondeos sobre las elecciones catalanas programadas para el 21 de diciembre y que apuntan a un nuevo Parlament catalán fragmentado.

 

Según reportes de la prensa española, los partidos tendrán que alcanzar un acuerdo para poder formar un nuevo Govern en Cataluña.

 

Tanto el bloque nacionalista como el constitucionalista se mueven en márgenes muy estrechos de acuerdo a las encuestas publicadas en las últimas semanas.

Ciudadanos sería la fuerza más votada

Ciudadanos sería el partido más votado en las próximas elecciones del 21 de diciembre por delante de los independentistas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), según el último barómetro electoral del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas). Los de Inés Arrimadas, de ideología de centro derecha y afines a permanecer dentro de España, obtienen un 22,5% en estimación de voto, mientras que los de Oriol Junqueras se quedan en un 20,8%. Estos resultados dejarían a Cs con 31-32 escaños en el Parlament y a ERC con 32.

 

El dato más significativo del estudio, no obstante, es que las fuerzas independentistas no alcanzan ni en su mejor proyección, la mayoría absoluta en la cámara catalana que ostentaban en la ùltima legislatura. La suma de ERC, Junts per Catalunya (JxCAT) y la CUP se queda en 67 escaños (hacen falta 68 para la mayoría).

 

En las elecciones de septiembre de 2015, la alianza de ERC y del PDeCAT bajo la marca Junts pel Sí (JxSí) logró 62 escaños y, unidos a los 10 de la CUP, daba una holgada mayoría absoluta al independentismo.

 

Ayer tambièn se supo que el Tribunal Supremo español determinó que el vicepresidente cesado, Oriol Junqueras, tendrá que hacer campaña desde la cárcel, dado que el juez correspondiente no le concedió la libertad condicional a la espera de juicio por delitos de Rebelión, sedición y malversación de fondos al declarar la independencia hace un mes. Además, Carles Puigdemont, ex presidente, se encuentra huido de la justicia en Bruselas (Bélgica) y tampoco podrá entrar en territorio español, pues sería detenido y llevado a prisión por los mismos delitos que a Junqueras.