Placeres

Todo lo que debes saber del orgasmo femenino

El orgasmo es la respuesta del sistema nervioso a los estímulos en la fase de excitación de hombres y mujeres, según explican psicólogos y terapeutas sexuales. Este sucede cuando los músculos pélvicos y genitales llegan al máximo de tensión por la cantidad de sangre acumulada en ellos y envían mensajes a la médula.

El orgasmo comprende todos los cambios psicológicos, neurológicos, fisiológicos, vasculares y hormonales que se producen durante la práctica del sexo.

Anteriormente se describió al orgasmo femenino como una secuencia de fases, hoy en día se estudia que estas no son secuenciales, sino que pueden repetirse o simplemente no suceder.

Para el sexo femenino, las contracciones del orgasmo inician a intervalos de 0.8 segundos y la variación en número es mucha de mujer en mujer, pueden disminuyendo después de intensidad, duración y frecuencia. Más que tratarse de una respuesta localizada en la zona pélvica se trata de una reacción del todo el organismo. El cerebro tiene mucho que ver con el orgasmo.

Fisiológicamente, la penetración se moviliza sincrónicamente con la pirámide vulvar y se estimula el punto G y el clítoris.

Aumento de la frecuencia cardiaca, aumento de la respiración, incremento de la presión arterial, sensación subjetiva de la explosión de placer, contracción del útero y contracción de la plataforma orgásmica son las reacciones físicas que acontecen durante el orgasmo.

La clave del orgasmo femenino se encuentra en el conocimiento, es esencial dedicar tiempo al descubrimiento del cuerpo, de las zonas erógenas, sus reacciones y cómo funciona la mente durante las prácticas sexuales.

La comunicación es una parte importante para alcanzar el orgasmo, teniendo como base que nadie conoce tu cuerpo mejor que tú y que el placer no se deja en manos de alguien más, expresar los deseos y necesidades es un gran paso para llegar a ese objetivo.

Un dato genial es que los orgasmos femeninos no solo se alcanzan con la estimulación del punto G y la vagina, se pueden experimentar otros tipos de orgasmos estimulando otras zonas del cuerpo, como vulva, pezones y el clítoris.

Para prueba de que el sexo vaginal no es el camino directo al orgasmo, The Journal Sexual Medicine (una publicación oficial de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual) revela -a través de una encuesta- que el 65% de las mujeres que tuvieron sexo vaginal en su último encuentro había alcanzado el orgasmo, mientras que de las encuestadas que habían practicado sexo oral lo había alcanzado el 81% y el porcentaje crece a 94% entre las mujeres que tuvieron sexo anal.

Imagen de referencia. /Foto: Pixabay

Tres claves para acelerar el orgasmo femenino son:

1. La práctica en solitario que lleva al autoconocimiento del organismo. Es un proceso importante para alcanzar con facilidad el orgasmo cuando se practica el sexo en pareja.

2. Cambio de posturas. Probar hasta encontrar con la que más se disfrute.

3. Variar ritmo y movimiento hasta encontrar los movimientos que proporcionan más placer.

La importancia del orgasmo femenino ha sido llevada hasta una ley brasileña impulsada en 2006, cuando el concejal José ARimateia Danta Lacerda propuso defender el placer sexual de las mujeres, estudiarlo y considerarlo una cuestión de salud pública.

Por ello que en diversas partes del mundo se de reconocimiento el 8 de agosto como Día Internacional del Orgasmo Femenino, para dar visibilidad a un tema tabú o silenciado en diversas sociedades.

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *