Placeres

La marihuana quiere convertirse en la nueva cerveza y dominar las bebidas

Los productores de marihuana quieren revolucionar la industria. Como cualquier grupo de empresas que trabajen con cualquier producto, cuantos más usos se le encuentre a la materia con la que trabajan mayores serán las posibilidades para incrementar sus ventas y beneficios. Por eso, la marihuana podrá encontrarse dentro de poco en otros productos.

Green Organic Dutchman planea desarrollar un centro de pruebas y fabricación de productos para explorar el uso de cannabis en todo, desde tés helados, zumo y bebidas deportivas, asegura la compañía el miércoles en un comunicado. Esa es la última maniobra de los productores de marihuana para conseguir un lugar en el negocio de las bebidas.

Aunque en Canadá aún debe aprobar este año la ley que legalizará algunas variedades de marihuana recreativa, incluidos los cogollos secos para fumar, las empresas ya están luchando por lograr una posición en el mercado potencialmente lucrativo de las bebidas.

Si bien es cierto que los productos comestibles, que podrían incluir caramelos, bebidas, helados y productos horneados, no serán legales por al menos otro año más, ha habido una “explosión de interés” en ellos, y seis de cada 10 consumidores probablemente optarán por consumir productos comestibles, según un informe de Deloitte.

“Muchos consumidores están acostumbrados a tomar bebidas alcohólicas, que son socialmente más aceptadas que los productos que se fuman”, asegura Jason Zandberg, analista de PI Financial en Vancouver, en un correo electrónico. “Creo que las bebidas de cannabis serán una categoría de productos sólida en Canadá cuando se permita esta categoría comestible”.

Superar las gaseosas

Los fabricantes de cerveza y alcohol han tomado nota y “están mirando por el espejo retrovisor” ante la amenaza potencial, asegura Charles Taerk, máximo ejecutivo de Faircourt Asset Management en Toronto, en un seminario web sobre cannabis el 5 de junio. El mercado combinado de marihuana medicinal y recreativa podría llegar hasta los 7.700 millones de dólares en los próximos cinco a siete años, y hay algunos estudios que sugieren que las ventas de bebidas con cannabis superarán a las gaseosas tradicionales para el 2030 en tiendas.

El año pasado, el vendedor de cerveza Corona Constellation Brands compró una participación minoritaria en Canopy Growth, el mayor productor de marihuana de Canadá. Probablemente habrá al menos una asociación importante más entre una empresa de bebidas alcohólicas y un productor de marihuana, asegura el analista de Beacon Securities Vahan Ajamian en una nota.

La decisión de Green Organic después de que varios rumores hayan colocado a esta firma en el objetivo de grandes compañías de bebidas. Su centro de investigación proporciona un camino para que “las compañías de bebidas a gran escala” inviertan en el mercado de la marihuana directamente o a través de una empresa conjunta, señaló la compañía.

El cannabis asusta al alcohol

La creciente tendencia a legalizar el cannabis podría ser una mala noticia para las compañías tradicionales de alcohol. Las ventas minoristas de cerveza y vino experimentaron una “fuerte disminución” en los estados de Estados Unidos que han legalizado la marihuana medicinal, asegura el analista de Bloomberg Intelligence Kenneth Shea en un informe, que citaba investigaciones de la Universidad de Connecticut y la Universidad Estatal de Georgia.

Delta 9 Cannabis, productor con sede en Winnipeg, Manitoba, planea presentar la próxima semana su ‘Legal Lager’, una cerveza a base de centeno a la que se le añadirán semillas de cáñamo y fue desarrollada a través de la sociedad de la compañía con la cervecera artesanal Fort Garry Brewing.

Mientras que no lleve ninguno de los compuestos psicoactivos de la marihuana en la infusión, el cáñamo le da “un toque de nuez único”, pero el plan es desarrollar eventualmente cerveza sin alcohol que contenga cannabis cuando las regulaciones lo permitan, asegura el máximo ejecutivo de Delta, John Arbuthnot.

“Somos muy optimistas en el segmento de bebidas”, sostiene Arbuthnot por teléfono. “Nos sentamos e intentamos imaginar dónde encajaba el cannabis en nuestras vidas y cómo podríamos completar el cannabis en una cena familiar, y no parecía estar en un porro o en un shisha, ni siquiera en un brownie”.

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *