Elecciones 2018, Opinión, Sociedad Superficial

Opinión: Duque, Petro y Vargas Lleras atacan a Sergio Fajardo

Hace poco María Isabel Rueda se sumó a la maquinaria de corrupción y clientelismo de Vargas, y el domingo se lanzó contra Fajardo en una sucia campaña para robarle electores y llevárselos al que nadie quiere según las encuestas.

No estoy de acuerdo con esta mujer de derecha en su columna del domingo contra el candidato de la Coalición Colombia, por el pobre talante y la descarada actitud de destruirlo con bajos argumentos con el fin de quitarle votos. Explico por qué es de mala condición esa columna, igual que la de Mauricio Vargas.

Critica a Fajardo porque dijo en Hora 20 que no conocía los puntos que el gobierno no está cumpliendo del acuerdo con Fecode, así como la respuesta a una pregunta de Iván Duque en el debate de Teleantioquia sobre mercado de capitales, y su ausencia en el debate de Bogotá en Canal Capital, el mismo día y a la misma hora de su entrevista en Hora 20.

De las omisiones de Fajardo a las que alude, sorprendió la de los maestros. Su respuesta no fue afortunada, sin embargo, es un asunto de coyuntura que Santos debe solucionar porque un paro de maestros no puede endosarlo al nuevo presidente. Mucho más grave lo de Vargas que dijo a sus congresistas “se acabó la robadera”. Eso sí es éticamente pavoroso y políticamente desastroso porque reconoce que son corruptos, por lo cual “avergonzado” no hizo campaña desde Cambio Radical, pero sigue recibiendo tipos como Yair Acuña, mientras Duque acoge a “La Gata”.

En Hora 20 Fajardo habló de Bogotá, y dijo que hará el metro cuyos diseños estén listos porque Bogotá lo necesita. Defendió la reserva Van der Hammen, explicó por qué la troncal de la séptima no era conveniente, y que más bien se debía hacer la troncal de la Boyacá. Además, en la política de choque está hacer los accesos a Bogotá.

La pregunta de Duque de como fortalecería los mercados de capitales, ni siquiera está resuelta en su propuesta porque estos dependen de lo que se haga con la política de desarrollo productivo, de ciencia y tecnología, y de emprendimiento, para que haya fondos de capital de riesgo. Fajardo, si bien no se centró en eso, al final lo dijo. El mercado de capitales sí tiene que ver con la bolsa de valores y con los emprendimientos sofisticados a los que también aludió. El mercado de capitales se desarrolla si hay un proceso sostenido de transformación productiva y para ello no es suficiente la economía naranja de Duque, pero si en la política de desarrollo productivo de Fajardo que hace tres semana expliqué en detalle en un artículo para Razón Pública.

En el debate de Teleantioquia la respuesta de Vargas a la pregunta sobre ciencia y tecnología, fue una vergüenza, debió decir que no sabía, porque es el puente entre educación y desarrollo económico. De esta omisión los asalariados de Vargas, pagados por Sarmiento, nada dicen. Si no hay ciencia y tecnología se caen los puentes como el de Chirajara, que Vargas mal supervisó; y también salen mal proyectos como el Túnel de la Línea, que Vargas tampoco supo terminar.

Las propuestas de Vargas son convencionales y más de lo mismo. Petro dice el qué pero nunca el cómo. Fajardo siempre dice el qué y el cómo, y juega limpio, no es corrupto, ni mentiroso, ni promesero, ni tramposo, es decente. Entonces, el debate es con argumentos no con cizaña, señora Rueda y señor Mauricio Vargas.

Colombia tiene en Fajardo la persona para conducir una transición que impida caer aún más en la espantosa desinstitucionalización a la que la han llevado Uribe, Santos y el mismo Vargas con Cambio Radical.

Colombia necesita y espera una manera distinta de ver, de pensar, de gobernar y de construir un proyecto de nación, para que el campo y las ciudades no sean espacios dominados por el narcotráfico y por latifundistas improductivos, y enterrar muertos que no se sabe ni por qué los mataron, sino para proteger el agua, producir alimentos, desarrollar energías alternativas, tecnología, nuevas industrias, generar espacios para la innovación y el emprendimiento, desarrollar el conocimiento, la creatividad, el arte y la cultura. Son territorios sostenibles, uno de los proyectos estratégicos de Fajardo.

Es la oportunidad de darle espacio a la esperanza, los jóvenes lo piden, sus padres también, y no pasa por Uribe ni por Vargas, ni por las vacías promesas de Petro. La esperanza está en Fajardo, en la Coalición Colombia, y en ciudadanos decentes que abrazan la paz que nos trajo De la Calle, y sueñan con oportunidades que nunca han tenido para educarse en la frontera del conocimiento, innovar y emprender, producir y trabajar, y para hacer de la cultura y el arte la base de una sociedad creativa, feliz, pacífica y sostenible.

Duque, es la personificación de la decadencia de Uribe; Vargas, clientelismo y corrupción; Petro, algodón de azúcar, insultos y malas mañas hacia el profesor; y la Coalición de Fajardo la fuerza de la esperanza, porque con ella [email protected] [email protected] pueden levantar la cabeza, mirar al frente, no tener miedo, y construir un futuro distinto al pasado. La gente lo ha entendido y están llegando miles y miles en cada amanecer, que serán millones el 27 de mayo. Voto por Fajardo

Lea en este enlace otra opinión del autor sobre Sergio Fajardo

 

 

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *