Lo + Viral

¿Qué serie de dibujos mandó al hospital a 700 niños?

Hoy en día, el formato del anime está totalmente arraigado dentro de la cultura audiovisual de nuestro país. Es una de las grandes aficiones de muchos jóvenes que cada vez logra captar más seguidores gracias a la gran variedad de géneros. Sin embargo, hay una fecha en la que el género sufrió una enorme crisis.

En 1997 comenzaba a emitirse en Japón uno de los animes más célebres de todos los tiempos, Pokémon, basado en el juego del mismo nombre creado por Game Freak y distribuido por Nintendo. La audiencia funcionaba muy bien dentro de la parrilla televisiva japonesa, pero el día 16 de diciembre de 1997, la salud de la serie corrió un grave peligro.

El acontecimiento sucedió durante la emisión del capítulo Soldado Eléctrico Porygon, cuya visualización ocasionó que más de 700 niños ingresaran en los hospitales de Japón con vómitos, irritaciones, problemas respiratorios e incluso convulsiones. El desencadenante fue durante un combate del Pokémon más conocido de la saga, Pikachu, que utilizando uno de sus ataques principales, hacía explotar unos misiles que ocasionaron cinco segundos de flashes de luz en pantalla.

Los hospitales japoneses se vieron desbordados por la cantidad de casos de menores que acudían poco después de la emisión del capítulo por televisión. De hecho, obligó al gobierno a tomar cartas en el asunto. El Ministerio de Salud y Bienestar Social japonés llevó a cabo una reunión de emergencia con expertos para tratar de averiguar la causa de la crisis que sufrían centenares de niños, e informar a los hospitales cuanto antes.

La escena generaba ataques epilépticos

Tras la revisión del capítulo, los expertos se percataron de que el brusco cambio entre el color rojo y azul en la escena generaba ataques de epilepsia fotosensitiva. Esa fue la causa de la hospitalización de centenares de menores de entre 5 y 13 años, que son los más susceptibles a sufrir este tipo de crisis.

Al día siguiente, la TV Tokio pidió disculpas públicamente a los espectadores y a partir de ese momento, las normas televisivas japonesas se endurecieron. Prohibieron la emisión de imágenes brillantes parpadeantes más de tres veces por segundo y los círculos concéntricos que ocupen la mayor parte de la pantalla. El accidente azotó con fuerza también a la bolsa japonesa y a Nintendo, cuyas acciones bajaron casi un 5%.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *