Lo + Confidencial

Infraestructura colombiana enfrascada entre política, corrupción y sobrecostos

En medio del creciente agite político hacia las elecciones presidenciales en Colombia, la infraestructura del país está en el ojo del huracán, pues no se avanza lo deseado y se estanca la competitividad.

En la coyuntura actual de alta radicalización política, el sector de infraestructura está en el ojo del huracán debido a los escándalos de corrupción, explica un informe de ANIF.

Esta coyuntura amerita evaluar nuevamente los avances en dotación de infraestructura vial, de cara a los rezagos del país en materia de competitividad.

Como veremos, en buena medida continúa rigiendo (a nivel global) la llamada Ley de Hierro de la infraestructura: multiplicar el costo inicial por 3 y el cronograma de tiempos por 2.

Analizamos, en particular, la forma en que finalmente se culminó el vía-crucis de Bogotá-Tunja y las dificultades existentes en las vías Buga-Buenaventura y el Túnel de La Línea.

Si bien se tiene el atenuante de que la estructuración de estas obras son pre-ANI-FDN, su tardanza continúa haciendo mella en la competitividad exportadora del país.

No es casual que el componente de las exportaciones no-tradicionales haya continuado estancado en niveles de US$12.000 millones durante 2017 (con cero crecimiento respecto, por ejemplo, del valor observado en 2009), concluye el documento.

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *