Lo + Confidencial

Infraestructura colombiana enfrascada entre política, corrupción y sobrecostos

En medio del creciente agite político hacia las elecciones presidenciales en Colombia, la infraestructura del país está en el ojo del huracán, pues no se avanza lo deseado y se estanca la competitividad.

En la coyuntura actual de alta radicalización política, el sector de infraestructura está en el ojo del huracán debido a los escándalos de corrupción, explica un informe de ANIF.

Esta coyuntura amerita evaluar nuevamente los avances en dotación de infraestructura vial, de cara a los rezagos del país en materia de competitividad.

Como veremos, en buena medida continúa rigiendo (a nivel global) la llamada Ley de Hierro de la infraestructura: multiplicar el costo inicial por 3 y el cronograma de tiempos por 2.

Analizamos, en particular, la forma en que finalmente se culminó el vía-crucis de Bogotá-Tunja y las dificultades existentes en las vías Buga-Buenaventura y el Túnel de La Línea.

Si bien se tiene el atenuante de que la estructuración de estas obras son pre-ANI-FDN, su tardanza continúa haciendo mella en la competitividad exportadora del país.

No es casual que el componente de las exportaciones no-tradicionales haya continuado estancado en niveles de US$12.000 millones durante 2017 (con cero crecimiento respecto, por ejemplo, del valor observado en 2009), concluye el documento.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *