Lo + Confidencial

La lucha militar contra el narcotráfico es insuficiente: Héctor Olimpo Espinosa

  • El exviceministro del Interior habló en exclusiva con Óscar Sevillano

Hector-Olimpo-Espinosa
Héctor Olimpo Espinosa Oliver, exviceministro del Interior Archivo

El exviceministro del Interior Héctor Olimpo Espinosa, quien diseñó un programa de prevención al consumo de drogas ilegales mientras ocupó el cargo en el Ministerio del Interior, habla en entrevista con Óscar Sevillano para Confidencial Colombia, asegurando que medidas para el control de venta y consumo de drogas ilegales como el decomiso decretado por el presidente Iván Duque son insuficientes,  y que es necesario diseñar una política de Estado enfocada en prevenir el consumo. Espinosa dice además que,   Colombia se ha concentrado en atacar la producción y la distribución, sin prestarle mayor atención a la demanda.

¿Cómo califica la implementación del Decreto firmado por el presidente Iván Duque con el que faculta a la policía para que persiga al consumo de sustancias psicoactivas?

Héctor Olimpo Espinosa (H.O.S.): Lo primero que debo decir es que estoy de acuerdo con las medidas de control. Lo que sucede es que cuando esta no viene acompañada de una política de prevención, los esfuerzos que en esta materia se hacen, no son sostenibles. La mejor manera para que este tipo de medidas funcionen,  es que paralelamente se lleven a cabo programas que eviten que aquellos jóvenes entre los 13 y 28 años, que han vivido situaciones de exclusión social o de violencia, queden atrapados en el mundo de las drogas. El control por sí solo no garantiza sostenibilidad de la política.

¿Qué medidas considera necesarias para evitar que el mercado de las drogas ilegales cambie su manera de operar en lo que se refiere a la venta en menores cantidades en las ciudades principales de Colombia?

H.O.S.: El control territorial es importante, pero hay que trabajar con las comunidades con el ánimo de que a estas se les reduzcan las vulnerabilidades y las posibilidades de caer en manos de estos mercados ilegales. Históricamente hemos hecho una parte del trabajo o la otra parte la hacemos incompleta. Colombia debe trabajar en mayor medida la prevención al consumo de drogas ilegales y mitigación del daño en el campo y la ciudad.

El consumo de drogas ilegales no respeta estrato, ni condición social. Las requisas que se dan en parques y avenidas de las ciudades se hacen a las personas, dependiendo de que tan bien vestidas estén…

H.O.S.: Existen unos prejuicios en la ciudadanía general que hay que atacar. No creo que se esté aplicando sobre determinadas personas, porque es una medida general. Lo que sucede es que hay espacios públicos que han sido tomados por redes de microtráficos, a donde acuden en mayor cantidad personas con ciertas características especiales (modo de vestir, caminar, hablar, etc.), que hacen que no pasen desapercibidos ante los ojos de los demás ciudadanos, que es donde se dan estas requisas con mayor frecuencia. Pero no es una cosa premeditada del Estado que busque perseguir colombianos dependiendo de su estrato social.

Un informe de la UNODC dice que las ganancias del microtráfico equivalen al 1,2% del PIB, ¿medidas como estas y la idea de retornar al uso del glifosato sobre los cultivos, podrían ayudar a reducir este tipo de rentas en el mediano y corto plazo?

HOS: Para reducir las ganancias que deja el narcotráfico hay que luchar contra la oferta y contra la demanda. Colombia se ha concentrado en atacar la producción y la distribución, sin tener en cuenta que el consumo se ha disparado porque no hay política de Estado  diseñada para luchar contra este problema. Esta es la razón por la que la manera en cómo se le enfrenta, ha resultado insuficiente. La demanda presiona la oferta, aumenta los precios y por supuesto, genera mayor rentabilidad.

¿Está de acuerdo con la idea de que a futuro se legalice el mercado de drogas?

HOS: Colombia no puede llevar a cabo esta idea en solitario. Esto requiere de unas condiciones en el contexto internacional que jalonen un cambio en este sentido. Ha habido pasos, pero estos son insuficientes, porque primero se debe pensar en cómo establecer un mercado controlado de estas drogas, de tal manera que generen una tributación al Estado y este pueda controlar su distribución, manejándole con un enfoque de salud pública, convivencia y educación. Para esto se requiere el acompañamiento de los demás países.

La lucha contra las drogas ilegales por la vía militar, de policía y de la justicia se está agotando, ¿en qué cree usted que se pueda innovar en la lucha mundial contra este problema para evitar que se convierta en una cosa de imposible manejo?

“No es que la lucha contra las drogas por la vía militar, de policía o de justicia estén agotadas, lo que sucede es que son insuficientes”.


HOS: Es necesario avanzar en el cambio de enfoque, trabajar para reducir la demanda, que los Estados inviertan más recursos en temas de inclusión, procesos de diálogo comunitario, etc., de tal manera que podamos evitar que la población siga cayendo en este tipo de adicciones que llevan al pandillismo y a que la gente caiga en dinámicas de violencia. Está demostrado que las drogas están relacionadas con la mayoría de sucesos violentos en las ciudades, ya sea porque se cometen bajo el efecto de estas o porque se hace parte de las redes criminales en las que el mercado opera. No es que la lucha contra las drogas por la vía militar, de policía o de justicia estén agotadas, lo que sucede es que son insuficientes. Hemos venido dando una guerra de manera incompleta.

¿Cree necesario cambiar algo en la firma de los Acuerdos de Paz relacionado con la lucha contra el narcotráfico en Colombia?

HOS: El proceso de paz está en implementación. Es muy prematuro tratar de evaluar sus efectos y si la manera en como se ha llevado a cabo es la adecuada. Hay unos compromisos que se vienen cumpliendo y  no creo que sea el momento para evaluar sus impactos. Es necesario dar un poco más de tiempo. Lo que si es cierto es que la oferta sigue intacta. Con la fumigación del glifosato seguramente tendremos una  reducción momentánea de los cultivos de coca, pero vamos a tener una resiembra y el problema va a continuar.

¿Cuál es su situación en el Partido Liberal, continúa al interior de la colectividad o también se retiró y forma parte de la disidencia?

HOS: Hago parte del Partido liberal. Fui  su secretario por más de cuatro años y seguiré acompañándolo.

¿Le gusta la declaración de independencia del Partido Liberal frente al Gobierno de Iván Duque?

HOS: El Partido Liberal se declaró en independencia. Esta posición le permitirá acompañar lo que considere benéfico para el país y oponerse a lo que crea o considere que no he hace bien al pueblo colombiano. En lo que decida la colectividad estoy dispuesto a acompañarle.

Previous ArticleNext Article