Lo + Confidencial

Colombia ¿se acelera el paso hacia una profunda polarización política?

En pleno conteo regresivo hacia la posesión el 20 de julio del nuevo Congreso de Colombia y el 7 de agosto del presidente Duque, las fuerzas políticas encaminan al país hacia una profunda e intensa polarización.

Y el fuego se atiza por estos días con la creciente posibilidad que el reelecto Senador, Ex presidente y Jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe, asuma como presidente del Congreso colombiano, algo que, de entrada, garantizaría a ese partido el control de dos de los tres poderes fundamentales del país: el legislativo y el ejecutivo.

Esa posibilidad abre una gran incógnita sobre lo que pudiera ocurrir con el tercero de los poderes en juego, es decir, el judicial, donde en tiempos de campaña el hoy presidente Duque planteó iniciativas como, por ejemplo, centralizar toda la responsabilidad en una sola corte.

Pero lo de fondo, en realidad, es la polarización política que se avecina, pues contrario a lo ocurrido en los ocho años de mandato de Juan Manuel Santos, donde la gobernabilidad estuvo atada a las tradicionales coaliciones y a lo que en su momento se denominó la “mermelada” (un mecanismo de reparto de recursos públicos a los cacique políticos en las regiones).

No. En esta ocasión, lo que se viene para el país es una profunda confrontación entre dos modelos, uno el del capitalismo, el derecho a la propiedad y la libre empresa, y el otro el de un modelo social que defiende el candidato presidencial perdedor en la contienda pasada, Gustavo Petro, que si bien se atribuye el derecho a ser el jefe de la oposición, aun no tiene claro ese papel, pues su propuesta sigue siendo más personalista que colectiva.

En todo caso, Petro piensa estrenar ese protagonismo opositor con la convocatoria de marchas denominadas por la paz (que si bien suena loable, en el fondo pudiera ser oportunista), justo el día que se posesiona Iván Duque, algo que además de no tener antecedentes en la vida política del último siglo, es una clara señal de confrontación a un presidente que ni siquiera ha iniciado su labor.

No obstante, Duque llega a la presidencia con las mejores credenciales, como lo son 10,4 millones de votos, la más alta votación obtenida por presidente alguno en el país, además de su juventud (41 años) y visión renovadora y dinámica para iniciar lo que denomina como una recuperación del país en sus distintos frentes.

Sin duda, cada movida política, tanto del nuevo poder político mayoritario en colombia que lidera el Centro Democrático, como, como el de la oposición con mucho sello de Petro, tendrá incidencia en el devenir socioeconómico de un país que demanda soluciones profundas y estructurales, pero sobre todo, inmediatas.

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *