Elecciones 2018, Lo + Confidencial

Colombia debe elegir entre la paz o la guerra: fórmula de Petro

Colombia deberá escoger en las próximas elecciones entre la paz o la guerra, considera Ángela María Robledo, compañera de fórmula del candidato presidencial Gustavo Petro.

“Lo que se viene de nuevo en Colombia es votar por la guerra o por la paz”, aseguró Robledo en una entrevista con Efe acerca de la segunda vuelta electoral, que se celebrará el próximo 17 de junio y en la que Petro se enfrentará al candidato uribista, Iván Duque, que tiene como pareja para la Vicepresidencia a la conservadora Marta Lucía Ramírez.

Ante esa disyuntiva, Robledo antepone su propuesta de paz con reconciliación y apela a una gran alianza con otras fuerzas políticas que en la primera vuelta, el pasado 27 de mayo, consiguieron el voto de lo que ella llama “ciudadanías libres”.

“Sacamos casi cinco millones de votos, para nosotros es una votación histórica. También lo fue la votación para (el aspirante de centroizquierda Sergio) Fajardo, son casi diez millones de votos de las ciudadanías libres, desatadas de maquinaria, de corrupción y de partidos tradicionales”, subrayó.

En esa primera vuelta, Duque obtuvo 7,5 millones de votos por los 4,8 millones de Petro y los 4,5 millones de Fajardo, que encabezó una coalición que también integraban el izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA) y el partido Alianza Verde, del que forma parte Robledo.

Con esas fuerzas, considera que tienen muchos puntos de unión, así como con los votantes del candidato liberal, Humberto de la Calle, por lo que no entiende por qué tanto Fajardo como el exjefe negociador de la paz con las FARC han optado por el voto en blanco en segunda vuelta.

“Creemos que se asomó ese voto ciudadano desatado, ese voto consciente, ese voto vital, (y con él) podemos remontar el resultado de cara a Iván Duque”, agregó.

Voten lo que voten los colombianos el próximo 17 de junio, por primera vez en la historia del país una mujer ocupará la Vicepresidencia, un hito que para Robledo implica “un mensaje interesante”, pese a que encarnan “dos propuestas muy distintas”.

“Ramírez es una mujer juiciosa, que ha tenido una tarea en el espacio público muy interesante, pero para ella hay ciudadanos de primera, segunda y tercera. Además está acompañada de un hombre como (el exprocurador Alejandro) Ordóñez, un homofóbico, que persigue a las mujeres, que no cree que la Constitución es la que nos guía”, asegura acerca de la compañera de fórmula de Duque.

Con respecto a sí misma, Robledo considera que representa una alternativa puesto que es “una feminista que hace muchas décadas trabaja por el derecho de las mujeres, no solo de las feministas, sino de las todas las mujeres, de las madres, de las viejas”.

“En el Congreso fui una defensora a ultranza de los derechos de las mujeres y soy una mujer de paz”, señaló Robledo, elegida miembro de la Cámara de Representantes para el periodo 2014-2018.

Preguntada acerca de si acompañar a dos hombres en las fórmulas para las elecciones puede simbolizar el “techo de cristal”, como se conoce a la limitación para el ascenso laboral femenino, comentó que esa idea “se le ha vuelto a las mujeres un símbolo de competencia”.

Por eso, ella apuesta más por liderazgos colectivos para que todas las mujeres puedan ir “superando obstáculos” de manera conjunta.

Uno de los puntos esenciales en la campaña de Petro y Robledo, que ha ocupado también buena parte del debate electoral es el de la corrupción, y asegura que cuando Duque dice que la va a combatir, la ciudadanía debe mirar “de quién está rodeado”.

Robledo considera que a su alrededor se han aglutinado los partidos que más representan la corrupción, como Cambio Radical, del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, los conservadores que quieren acercarse al poder y los liberales “que se fueron por clientela”.

“Por sus obras los conoceréis”, dice Robledo antes de añadir que la tarea de derrotar a la corrupción “es gigantesca, pero hay toda la voluntad de hacerlo”.

Como medidas para conseguirlo, propone fortalecer los órganos de control independientes, la veeduría en territorios, retomar la descentralización, fortalecer la ética publica de los funcionarios, así como vigorizar el tamaño del Estado para evitar que se generen alianzas público-privadas “que han permitido que empresas se hayan llevado recursos” que debían ir a vivienda o a alimentación infantil.

Finalmente, considera que para continuar el proyecto que representa junto a Petro más allá de 2022, es necesario apelar a una convergencia de partidos similar a la del Frente Amplio de Uruguay y Chile.

“Hace cuatro años (para las elecciones), salvamos la paz con un frente amplio”, concluyó antes de apostillar que un Gobierno de Petro daría continuidad a la Constitución del 91 para hacer de Colombia un Estado social y de derecho.

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *