Judicial

El nuevo desafío para el Estado

En momentos en que el Gobierno adelanta procesos de paz con las FARC y el ELN, surge una nueva amenaza para las autoridades: El Clán Úsuga. Se trata de la más grande de las bandas criminales que tiene presencia en al menos cinco departamentos del país. Nueve policías y militares han sido asesinados en menos de 24 horas en medio de un paro armado promovido por esta Bacrim. Presidente Santos anuncia medidas.

Alteraciones de orden público por presencia de la banda criminal Clan Úsuga, se presentaron en 30 de los 125 municipios de Antioquia durante el paro armado en 24 horas. El presidente Juan Manuel Santos ha cambiado su agenda del día para tomar medidas frente a los acontecimientos.

 

El paro armado de 24 horas alentado por el denominado Clan Úsuga, en el que se han presentado disturbios, hostigamiento a estaciones de policía y a la fuerza pública, y paro de actividades en varios municipios de Antioquia, ha terminado con un saldo de tres policías muertos, varios heridos y cinco vehículos quemados.  

 

Cambios en las dinámicas del comercio, transporte, en actividades académicas, incluso en las administraciones municipales, se han presentado en 15 localidades de Antioquia. En los otros 15: Cáceres, Giraldo, Uramita, Mutatá, Briceño, Chigorodó, Tarazá, Valdiva, Arboletes, Valdiva, Turbo, Armenia, Sopetrán, El Bagre, Segovia y Cañasgordas, se reportó inactividad total.

 

A las 00:00 horas del jueves 31 de marzo arrancó el paro y la ofensiva contra la policía por parte del grupo criminal. La primera víctima fue un suboficial del ejército quien, como civil, se dirigía con su esposa e hijo hacia San Pedro de Urabá. Fue atacado con un explosivo al no atender un retén ilegal. El suboficial falleció y la mujer quedó herida.  

 

Petardos fueron  lanzado contra dos patrulleros en municipio de Zaragoza en la subregión del bajo Cauca, continuando los ataques en Puerto Berrio, en el Magdalena Medio. Dos agentes Jeferson Vargas Ariza y Henry Mauricio Nieto Ochoa, fueron asesinados.

 

Ráfagas y granadas contra uniformados de un puesto de control en Urabá, dejó cuatro heridos. En El Bagre, fue atacada una policía resultando un agente herido , mientras que en Cañasgordas y en el municipio de Armenia Mantequilla, hubo hostigamiento a estaciones de policía, sin dejar bajas o heridos.  

 

Enfrentamientos entra las fuerzas públicas e ilegales se presentaron en algunas vías del departamento, con algunos cierres viales.

 

A pesar de que el gobierno departamental, junto con el Ejército y la Policía implementaron un esquema para garantizar la seguridad de la ciudadanía con la presencia de efectivos, en las subregiones en las que se sintió el paro más fuerte, la población se auto impuso un toque de queda.

 

El paro, organizado por la banda criminal que dejo 35 personas capturadas por promover la interrupción de actividades económicas en las áreas donde tienen presencia, se produjo una semana después de que se responsabilizara al Clan Úsuga del homicidio a tres policías en Cartagena.

 

La situación ha escaló al Gobierno Nacional y obligando al Presidente de la República a acortar sus actividades que tenía previstas este viernes en la ciudad de Barranquilla, para presidir un consejo de seguridad a las dos de la tarde en la ciudad de Monteria, con la presencia de gobernadores y alcaldes de la zona.

 

En esa región, en las horas de la mañana fue asesinado un comerciante de combustibles en la vía que conduce de Tolú al mar, generando el cierre de las demás gasolineras de la zona. Colegios cerraron y convocaron clase para el próximo lunes.

Previous ArticleNext Article