Nunca olvida una cara

Por: David Tinjacá | Agosto 25, 2016

Puede que usted sea bueno recordando caras, pero estadísticamente las computadoras hoy en día son mucho mejores que usted.

El cerebro ha evolucionado a lo largo de millones de años para lograr enfocarse en las caras de las personas y relacionarlas con los recuerdos guardados en su memoria. Las cámaras y computadoras hoy en día emulan esta actividad del cerebro, pero para que estas aprendieran a buscar y reconocer esas características fisionómicas y procesar los datos, los científicos enfrentaron múltiples problemas técnicos en el camino.

 

Las caras son complejas y sus características cambian constantemente. Expresiones faciales temporales, cambios en el pelo, maquillaje y heridas hacen que el reconocimiento sea más difícil. Para complicar más las cosas, las cámaras capturan diversos ángulos lo que hace que el reconocimiento facial sea más complejo para el software de identificación biométrica. Sin embargo, la tecnología ha evolucionado de tal manera que los cambios faciales no son el obstáculo que eran antes. Los científicos han desarrollado softwares biológicamente inspirados que se basan en la habilidad del computador de “aprender” cuáles son los mejores puntos de referencia. Estas técnicas fueron originalmente modeladas con base en los procesos del cerebro.

 

Todo esto es un gran avance. El reconocimiento tradicional se basaba anteriormente en identificar determinados puntos de referencia como son los puntos de la cara. La ciencia, al ser aplicada a la vida, ha ido mucho más allá. Ya no es la intuición humana la que está dirigiendo el algoritmo, los computadores están aprendiendo su propio conjunto de características que les ayudan a determinar si la persona está sonriendo o frunciendo el ceño.

 

¿Qué hace un sistema de reconocimiento facial?


Las agencias de seguridad y orden utilizan sistemas de reconocimiento facial para ayudar a identificar sospechosos, determinar la inocencia de las personas e identificar a aquellas que no pueden hacerlo por si solas por motivos de demencia o amnesia.

 

Ahora bien, cada quien es único y la tecnología determina esto cada vez con mayor velocidad. Un sistema de reconocimiento facial realiza principalmente cuatro pasos:


1. Encuentra la cara: separar el fondo, hacer seguimiento de la ubicación precisa
2. Extrae las características: información esencial, creación de formato
3. Normaliza la cara: Corrector de la pose, ajuste de la imagen, puntos de referencia
4. Cruce de información: Puntuación y fusión de la puntuación

 

3M a nivel mundial cuenta con soluciones de captura de información biométrica como (huella, cara e iris) que permiten generar bases de datos biométricas para identificación o verificación.
En Colombia, en el proceso de enrolamiento para ciudadanos extranjeros, se encuentran presentes las tecnologías 3M, que permiten la correcta captura tanto de huellas y caras, que más adelante pueden ser utilizadas en procesos de identificación.

 

Así mismo las tecnologías 3M en nuestro país, hacen parte de procesos de reconocimiento de placas vehiculares, que permiten la identificación de los automotores y la validación contra bases de datos de los entes regulatorios para verificar documentos en regla.

 

Hoy en día, existe una campaña de parte de la Registraduría, la SNR, Certicámara y la UCNC contra el fraude bajo el lema “Exijo Biometría”, cualquier persona puede ingresar al sitio web: www.exijobiometria.com y consultar información acerca de este tema.


Comentarios