¿Qué nos enseña Pokémon GO acerca de innovación?

Por: Fernando Souza | Agosto 18, 2016

La fiebre Pokémon GO sacudió el mundo de los juegos – ya tiene más de 50 millones de descargas. Considerada como una empresa de futuro incierto, Nintendo volvió a dictar tendencias, como en los buenos tiempos de NES y Game Boy. La compañía experimentó un aumento del 70% en el valor de sus acciones en sólo una semana, una demostración de la fuerza que tiene la Economía de las Aplicaciones.

El motor de todo este cambio no fue nada más que una aplicación. Ideas, desarrollo, trabajo y tecnología implementados en forma de una aplicación. Esta transformación, a través del campo digital, no sólo afecta al mercado de los juegos, sino también a todos los sectores de la economía a nivel mundial. Si hay una carrera para desarrollar juegos realistas, con guion y banda sonora del nivel de una película y largos procesos de creación, pues Nintendo se puso a la cabeza de dicha carrera con un juego de mecanismo y estética sencillos y de fácil acceso - está en el teléfono, al alcance de las manos - y con liberación continua de actualizaciones.



Para los Jedi que se encontraban en alguna galaxia muy, muy lejana en las últimas semanas y no conocen sobre este fenómeno, el objetivo general de Pokémon GO es muy sencillo: capturar la mayor cantidad posible de Pokemones. La aplicación utiliza la localización del jugador y esconde Pokémons cerca, alentando a los jugadores a buscar a estas criaturas en las ubicaciones más insólitas. Utilizando la cámara del celular como una ventana para este entorno virtual, el usuario es capaz de ver a su personaje caminar por la calle y moverse como si fuera en la vida real. Adicionalmente, existen otras estaciones en el entorno real/virtual llamadas Poke-paradas y Gimnasios Pokémon, las cuales ayudan a aumentar las habilidades de su personaje.



El juego tiene un alto potencial adictivo, una vez que ya superó en número de horas dedicadas por sus usuarios redes sociales tan populares como Twitter, Facebook y Snapchat. Una encuesta de Sensor Tower indica que, en promedio, los jugadores de Pokémon GO pasan 33 minutos y 25 segundos por día en la aplicación.



¿Cuál es el secreto de Pokémon GO para haberse convertido en una aplicación de alta aprobación en tan poco tiempo? ¿Qué lecciones del proceso de innovación de Nintendo pueden ser replicadas?



Plataforma lista para la innovación



La compañía que desarrolló el Pokémon GO, Niantic, ya había desarrollado otro juego muy popular llamado Ingress. A diferencia de Pokémon Go, Ingress es un juego elaborado y que desde 2012 ha tenido gran éxito en la comunidad de gamers. De esta manera, Niantic comenzó negociaciones con Pokémon Company para combinar la experiencia adquirida en el juego Ingress con una franquicia consolidada tal como Pokémon.



El diferencial de Niantic era tener una plataforma. Con Ingress, crearon la tecnología para apoyar un juego multiusuario, basado en ubicación y con recursos de realidad aumentada. A lo largo de los años, se han definido las mejores ubicaciones físicas donde los usuarios tendrían que ir avanzando en el juego. Todo este conocimiento fue la base para el desarrollo de Pokémon GO. Por lo tanto, era suficiente adaptar la plataforma de Ingress para la temática de Pokémon GO y lanzarla al mercado. Esto hizo una diferencia tal que desde la firma del contrato entre Niantic y Pokémon Company hasta la creación de la versión beta de Pokémon GO pasaron tan sólo seis meses.



Tener una plataforma es una gran ventaja competitiva. Diversos modelos de negocio pueden ser creados con base en estructuras ya establecidas dentro de las organizaciones, igual que piezas de Lego agrupadas para formar nuevas figuras. Las plataformas se construyen mediante el uso de las API que conectan la información y los sistemas existentes con un nuevo mundo de innovación. Hoy en día, las API son los componentes básicos de las organizaciones abiertas y escalables.



Crear experiencias que los usuarios quieren



Pokémon GO es un ejemplo de adopción rápida y lealtad. El juego contiene elementos que capturan la atención de los usuarios y los hacen pasar más y más tiempo jugando. La facilidad de uso – basta ir a los lugares donde hay Pokémons para capturarlos - permite que un público ampliamente diverso se interese. Ingress, por su parte, era un juego elaborado y complejo que iba dirigido a un grupo muy específico de jugadores.



Este fue el enfoque utilizado en Pokémon GO. Fue lanzado con la característica mínima establecida para atraer al mayor número de jugadores posibles. Se cree que tiene una interfaz sencilla, donde incluso los usuarios con bajo nivel de madurez digital pueden aprender a jugar rápidamente.



Esto demuestra que el diseño orientado al usuario, que consta de características que realmente le interesan, es clave para la adopción. La cuestión parece trivial, pero es una de las que más atormenta a los desarrolladores de productos digitales. Se estima que generalmente, en aplicaciones, el 80% de las características liberadas no son utilizadas por los usuarios.



Una de las principales tendencias en el desarrollo de productos digitales es la definición y validación de las necesidades reales de los clientes. Para saber lo que realmente quieren, no sólo hay que preguntar. Es necesario investigar; y utilizar el resultado de las investigaciones para expandir el producto gradualmente. Este proceso funciona como un mecanismo evolutivo, premiando a las características que tienen más acogida y eliminando aquellas que no lo tienen. En este proceso, muchas ideas serán probadas, y hay que aceptar que algunas de ellas no tendrán éxito. Aquí se requiere un cambio en el pensamiento, ya que las empresas no están acostumbrados a enfrentar el "fracaso" como una forma de aprendizaje. Además, se recomienda comenzar con una versión que tiene un conjunto mínimo de características que satisfacen las necesidades básicas del usuario. De esta manera, los feedbacks a la empresa llegan más rápido - y consecuentemente las mejorías llegan más rápido al usuario también.



¡Pruebe nuevas hipótesis!



A partir de la versión inicial de Pokémon GO, los desarrolladores del producto comenzaran a probar hipótesis. Una de ellas es la introducción de las campañas de marketing. La idea es permitir que las empresas de publicidad paguen por la aparición de Pokemones en lugares estratégicos, tales como tiendas y otros establecimientos que ven en el juego la oportunidad de atraer a consumidores. Si la hipótesis se sostiene, de acuerdo con la opinión de los usuarios, la empresa invertirá en ella, de lo contrario tomará una nueva hipótesis, y el proceso de descubrimiento comienza de nuevo.



Este es el principio básico de la mecánica moderna del desarrollo de productos: entregar una versión viable para sus usuarios y comprobar hipótesis constantemente. Invertir en las que son prometedoras de acuerdo con la opinión de los usuarios y eliminar las otras. Las empresas innovadoras utilizan estas técnicas constantemente para validar lo que es más importante para los usuarios, y algunas van más allá, entregando dos versiones del producto al mercado al mismo tiempo para diferentes grupos de usuarios. Y es la respuesta de cada grupo la que decide en cuál versión invertir.



El éxito de Pokémon GO se debe a la utilización de las tendencias modernas del desarrollo de productos. Igual que Nintendo, otras industrias están invirtiendo para construir sus propias plataformas. Un ejemplo son los bancos, que empiezan a abrir sus sistemas e informaciones para que fintechs construyan nuevos servicios. Otro ejemplo son las aseguradoras que proporcionan cotizaciones de seguros en tiempo real a servicios como Uber o servicios de comparación como Bidu. En un escenario de consolidación franca de la Economía de las Aplicaciones, muchas empresas empiezan a revisar su mecanismo de desarrollo de productos enfocándolo en la mejor experiencia para los usuarios. Revisar estos pilares es fundamental para ser una organización ágil e innovadora. En un mercado donde llegar antes hace toda la diferencia, es esencial innovar rápidamente, de lo contrario ¡no sobrará ningún Pokémon para usted!


*Fernando Souza es consultor de preventas en CA Technologies


Comentarios