Dime en qué mes naciste y te diré qué enfermedades vas a padecer

Por: El Confidencial.com y Miguel Ayuso | Junio 9, 2015

La relación entre nuestra fecha de nacimiento y los problemas de salud ha sido explorada desde los albores de la medicina, pero sólo ahora empezamos a conocerla con mayor certeza.

“Cada vez que presento nuestro trabajo tengo que dejar un tiempo para que la gente se ría”, comenta en una entrevista con Time el doctor Nicholas Tatonnetti, investigador del Centro Médico de la Universidad de Columbia. Su equipo lleva décadas estudiando de qué forma influye el mes en que nace una persona en el desarrollo de ciertas enfermedades. Y muchos compañeros no dudan en calificar el trabajo de Tatonnetti como una forma de astrología moderna, algo que el científico niega con rotundidad.

 

“La astrología presta mucha atención al mes de nacimiento, y es algo que hace mucho daño a este tipo de investigaciones, ya que no hay evidencias científicas que la soporten”, explica Tatonnetti. Pero lo que él estudia, asegura, nada tiene que ver con los astros: “La estacionalidad es un indicador defactores ambientales variables que pueden estar presentes en el momento del nacimiento, y estamos aprendiendo cada vez más sobre el importante papel que el ambiente, y la interacción de éste con los genes, cumple en nuestro desarrollo. Esta podría ser una forma de empezar a entrever esos efectos”.

 

Esta semana el equipo de Tatonnetti acaba de presentar en el Journal of the American Medical Informatics Association el estudio más completo realizado nunca sobre la relación entre el mes de nacimiento y la posibilidad de padecer distintas enfermedades. Y sus resultados son sorprendentes.

 

Los investigadores han analizado el historial de 1,7 millones de pacientes que fueron tratados en el hospital que su universidad tiene en Nueva York entre 1985 y 2013. Tras comprobar la relación con el mes de nacimiento de más de 1.600 enfermedades los científicos han confirmado 39 asociaciones (sugeridas por estudios anteriores) y han descubierto 16 nuevas.

 

En busca de una relación causa-efecto


El calendario de las enfermedades elaborado por Tatonnetti y su equipo.

 

La asociación entre nuestra fecha de nacimiento y los problemas de salud ha sido explorada desde los albores de la medicina. Hace casi 2.500 añosHipócrates aseguraba que “conociendo el cambio de las estaciones, sabiendo cuándo ocurre cada uno, el médico sería capaz de saber de antemano a qué tipo de año iba a enfrentarse, ya que el sistema digestivo de los hombres cambia con éstas”.

 

Hoy en día, su afirmación resulta muy poco científica, pero desde los años 80 se han sucedido los estudios que encuentran relaciones estadísticas entre el mes de nacimiento y la probabilidad de padecer determinadas enfermedades. Estudios que se refuerzan gracias a esta nueva investigación.

 

Los científicos han confirmado que los niños que nacen a finales de verano y otoño tienen más probabilidades de padecer asma o problemas respiratorios. Y esto no se debe a la influencia de las estrellas. Según estudios anteriores, podría deberse a que las madres que quedan preñadas en invierno tienen más posibilidades de padecer gripe u otros problemas respiratorios, que se transmiten al bebé.

 

El estudio también confirma evidencias anteriores respecto al polémico Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), cuya prevalencia es significativamente mayor entre los bebés nacidos en noviembre. Esto podría deberse a que estos niños son los más pequeños de la clase, lo que les hace más susceptibles de ser diagnosticados con el trastorno. Una asociación que no dice mucho a favor de los psiquiatras que defienden la importancia de la enfermedad.

 

 

Lo más interesante del estudio es la relación que se ha encontrado entre el mes de nacimiento y la posibilidad de padecer trastornos cardiovasculares. “No sólo es sorprendente que nadie haya estudiado hasta ahora la relación entre estas enfermedades y el mes de nacimiento, sino también que no hemos encontrado sólo una, sino varios incrementos de la posibilidad de padecer enfermedades cardíacas entre la gente que ha nacido a finales de invierno y principios de verano”.

 
 

Tattonetti no sabe a qué se debe esto exactamente. En su estudio insinúa que podría deberse a una menor exposición a la vitamina Dentre los fetos que se desarollan en invierno, pero, en cualquier caso, cree que se trata de una relación mecanicista, que debe ser estudiada en futuras investigaciones. Estadísticamente, como han comprobado estudios anteriores, la gente que nace en otoño (entre octubre y diciembre) vive más que la gente que nace en primavera (entre abril y en junio). Y es algo a lo que deberíamos prestar más atención, en busca de las verdaderas relaciones causa-efecto.

 

Debido al alarmismo que su estudio puede provocar, el científico hace un llamamiento a la calma: “Es importante no ponerse demasiado nerviosos con estos resultados ya que, aunque hemos encontrado asociaciones significativas, el riesgo general de padecer la enfermedad no es tan grande. El riesgo relacionado con nacer en un determinado mes es relativamente menor comparado con otras variables más influyentes como la dieta y el ejercicio”.  


Comentarios