Reparación a las víctimas del conflicto con mucho arte

Por: Agencia de Noticias UN | Septiembre 2, 2016

Un total de 104 fotografías con impresión lenticular representan las tumbas de víctimas del conflicto armado sin identidad, así como un nuevo nombre y apellido para honrar su memoria.

Esta obra llamada Réquiem NN hace parte de la exposición “Desenterrar y Hablar: una etnografía estética de la guerra en Colombia” inaugurada en la Hemeroteca Nacional y la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), que también incluye los proyectos “Silencios”, “La guerra que no hemos visto” y “Testigos”.

 

El artista plástico de la U.N., Fernando Grisales y Juan Manuel Echavarría son los creadores de estas obras que reflexionan sobre el papel del arte en los procesos de reparación simbólica que estarán presentes en el posacuerdo.

 

Según explica Ingrid Liliana Torres, curadora de la muestra “Réquiem NN”, la obra está inspirada en un ritual que hacen los pobladores de Puerto Berrío (Antioquia), cerca al río Magdalena, zona que fue azotada por la violencia paramilitar y dejó un alto número de desaparecidos.

 

“Las personas veían como bajaban muchos cuerpos de NN por el río, algunas veces completos, pero en su mayoría fragmentados. Así que empezaron a recuperarlos, asignarles identidades y darles sepultura. También, cuidaban las tumbas y les pedían favores”, comenta la curadora.

 

Los artistas le dieron forma a una especie de pared con nichos que representan las tumbas y gracias a la técnica de lenticulares que permite ver dos imágenes en una, los visitantes aprecian el cambio de ser desconocidos a tener una identidad.

 

Por otra parte, “Silencios” es un mural conformado por 40 fotografías que muestran la exploración que Echevarría y Grisales han hecho en los vestigios de las escuelas abandonadas por la guerra de Montes de María y el Chocó.

 

En las imágenes se observan los lugares carcomidos por la naturaleza, utilizados para otro tipo de situaciones, con lo cual se pretende evidenciar el abandono estatal de la educación, que también es una víctima de la guerra.

 

“La guerra que no hemos visto” hace parte de un proyecto de memoria histórica realizado desde 2007 con paramilitares reinsertados, desmovilizados de la guerrilla y soldados heridos en combate”.

 

Además, recibieron talleres de pintura para propiciar un espacio de creación en el que se contara la guerra desde el punto de vista de los victimarios. A través de las pinturas estas personas dejaron ver historias de la guerra como masacres, tomas de territorios y sus formas de vida.

 

En la inauguración estuvieron presentes Jairo Alexis Rodríguez, director de Investigación y Extensión de la U.N., y Camilo Amórtegui, jefe de la División de Bibliotecas de la Sede Bogotá, al igual que Yolanda Sierra, docente del grupo de Arte y Cultura de la Universidad Externado de Colombia.

 

Cada semana, la exposición contará con conversatorios sobre diferentes temas como la historia, la política el arte y el psicoanálisis. Esta es la segunda versión de la muestra; la primera fue en 2015 por iniciativa de la Universidad Externado.

 

Se espera que el próximo año la muestra esté en la Universidad Distrital y en los siguientes meses será llevada a diferentes regiones para ser expuesta junto con obras de artistas locales.

 

Hasta el 28 de octubre estará disponible la muestra, además, el equipo de producción y curaduría está trabajando en un catálogo que recoge los procesos de creación y los resultados de los conversatorios.


Comentarios