Memoria de los desmovilizados Guevaristas

Por: Digna Irene Urrea - @direneu | Septiembre 22, 2015

El Ejército Revolucionario Guevarista fue un grupo guerrillero que durante 15 años operó en el Valle, Chocó, Antioquia y Risaralda, y en 2008 entregó las armas. Historias de la desmovilización en Colombia.

El único grupo guerrillero que se ha desmovilizado en su totalidad en Colombia durante el presente siglo ha sido el Ejército Revolucionario Guevarista -ERG. Esto sucedió el 2 de agosto de 2008, cuando en cabeza del excomandante Olimpo de Jesús Sánchez, alias ‘Cristóbal’, 155 personas dejaron las armas para incorporarse a la vida civil.

 

Quizá el ERG sea uno de los grupos guerrilleros menos conocidos, pero si el único que en la historia reciente del país ha dado ejemplo de una verdadera desmovilización en aras de iniciar una vida lejos de la guerra y aportar a la paz.

 

El Ejército Revolucionario Guevarista nació en 1993, cuando Olimpo de Jesús Sánchez, alias ‘Cristóbal’, quien hacia parte del ELN, toma la decisión de retirarse junto a 18 compañeros, porque no estaba de acuerdo en cómo esta guerrilla estaba manejando las finanzas.  

 

“Él (alias ‘Cristóbal’) no compartía la forma en que se destinaba el dinero, porque el ELN lo recogía y lo guardaba en unos fondos que tenían en la ciudad (Bogotá). ‘Cristóbal’, decía que no tenían uniformes y estaban mal armados; entonces propuso independizarse y preguntó quién lo quería seguir”, señala un exguerrillero desmovilizado consultado por Confidencial Colombia.

 

Luego de tomar la decisión de conformar el ERG, éste se expandió en cuatro departamentos: Valle, Risaralda, Antioquia y Chocó, llegando a casi 250 hombres. Durante quince años se dedicaron, “a luchar por la igualdad y la injusticia de un Estado que se dedicó a darle todo a las grandes multinacionales sin dejarle nada al pueblo”.

 

Sin embargo, a ese mismo pueblo al que defendían y por el que se alzaron en armas, para su sostenimiento, extorsionaban a pequeños finqueros y comerciantes de las zonas en las que hacían presencia.

 

ERG vs Farc, Eln y Estado


Durante casi una década el ERG operó a sus anchas, pero cuando Álvaro Uribe subió a la presidencia su situación se complicó, ya que el principal objetivo de este gobierno era acabar con la insurgencia.

 

Al mismo tiempo, las Farc y el ELN querían que el ERG se uniera a ellos, ocasionando enfrentamientos entre los tres grupos guerrilleros.

 

“Las Farc y el ELN querían absorbernos. Teníamos que tomar una decisión unirnos o sino irnos para la casa”, señala un excombatiente de ERG. (…) El comandante tomó la decisión de irse y no unirse a ningún grupo y nos dijo que al guerrillero que quisiera volver a su casa, él le daba lo del pasaje”.

 

Con la presión que ejercía el gobierno militarmente sobre grupos al margen de la ley, la operación del ERG ya no era la misma. No tenían los mismos recursos, era muy complicado ingresar alimentos a los campamentos y los insumos para la lucha armada.

 

A mediados de 2008, alias ‘Cristóbal’ empezó hablar con un coronel del Ejército del batallón Cacique Nutibara en el departamento de Antioquia para ver la posibilidad de la desmovilización, tomando finalmente la decisión de hacerlo, pues su consigna era que antes de entregarle su gente a las Farc o el ELN, prefería entregársela al Estado.

 

Según la Agencia Colombiana para la Reintegración cuando el 2 de agosto de 2008 el Ejército Revolucionario Guevarista decidió dejar las armas, se desmovilizaron 155 personas, de ellos 120 ingresaron a la agencia para el proceso de reintegración; los 35 restantes no se acogieron a la ley.

 

De los desmovilizados que iniciaron el proceso de reintegración sólo 23 terminaron la primaria, 27 el bachillerato y 21 no han estudiado y son analfabetas. Por otra parte, 39 han realizado carreras técnicas, tecnológicas o cursos complementarios.

 

De la guerra a la vida civil


Luego de que el ERG tomara la decisión de desmovilizarse, vino una fase de concentración del grupo en el municipio de El Carmen de Atrato (Chocó), donde el Estado socializó todos los beneficios y deberes que tendría una persona que decide dejar las armas por la vía de la ley.

 

Los primeros guerrilleros que aceptaron fueron Olimpo de Jesús Sánchez Caro, alias ‘Cristóbal’, fundador del ERG; Lizardo Sánchez Caro alias ‘Romaña’ hermano de Olimpo de Jesús; Efraín Sánchez Caro, alias ‘Juan Pablo’ y tercero de los hermanos y Beatriz Helena Arenas. (Los altos mandos hacían parte de la familia Sánchez Caro).

 

Sin embargo, tras ellos vinieron otros guerrilleros. Freddy Quiñones* tenía 13 años cuando decidió unirse a las filas de este grupo insurgente, por la situación económica de su casa, pues su mamá es madre soltera y era responsable de cinco hijos. Se desmovilizó a los 26 años siendo un “segundero”, es decir la segunda persona al mando de una tropa guerrillera.

 

Durante los 13 años que estuvo en las filas del ERG conoció a su compañera sentimental con la que tiene dos hijos pequeños actualmente. Se trata de Marcia Erazo* quien contrario a las razones por las que Freddy se hizo guerrillero, ella ingresó a este grupo insurgente porque se enamoró de un combatiente.

 

Hoy en día Freddy y Marcia viven en Risaralda, trabajan en una finca cafetera; al acogerse a la Ley 975 de Justicia y Paz ingresaron a la Agencia Colombiana para la Reintegración, donde les dieron apoyo psicosocial, han adelantado sus estudios de primaria y bachillerato y ya presentaron su proyecto productivo en donde le piden al Estado tierra para cultivarla.

 

Marcia* a quien hemos cambiado su nombre por su seguridad, finalmente señala que su primo ‘Cristóbal’ quien está en la cárcel de Itagüí, le falta un poco más de año y medio para completar su condena e ingresar a la vida civil.

 

Finalmente, según datos de la Agencia de Reintegración, de los desmovilizados del ERG hay 10 desempleados, 10 en el sector formal de la economía y 33 en el sector informal; los demás tienen inestabilidades laborales “por lo que se invita al sector privado generar oportunidades en ellos”.

 


Tags

Comentarios