“La idea de la paz no puede ser pensada solo en épocas de guerra”

Por: Digna Irene Urrea - @direneu | Agosto 24, 2015

“Solo en el diálogo entre seres se podría descubrir una sociedad pacifista. Una sociedad sin violencia”. Estas son algunas de las ideas que presenta el nuevo libro de Guillermo Solarte Lindo: “No necesito pelear para tener la razón”.

Un libro que empezó a echar raíces hace 16 años, cuando Solarte, sociólogo y fundador de Pacifistas Sin Fronteras, publicó “La convivencia en Colombia: más allá de las armas”.

 

“No necesito pelear para tener la razón”, también emerge, según su autor, de la necesidad de pensar en el pacifismo desde la política, una que está en déficit, es decir, “una democracia que no está funcionando”.

 

En medio de un proceso de paz entre el Gobierno y las Farc, en donde los conceptos y el lenguaje de la guerra y la paz están en su discusión más álgida en el escenario de la opinión pública, Solarte despliega una reflexión sobre lo lejos que está la sociedad (humanidad) de ser pacifista, pero también revela que tampoco se trata de una utopía si el país se propone llegar a una cultura de paz.

 

¿Qué es ser pacifista? ¿Qué es pacifismo?

 

Solarte le explica que ser pacifista es llegar a la paz a partir de acuerdos permanentes del respeto. “El oficio del pacifismo es un oficio político. Si la democracia funciona no deberíamos matarnos. Cuando empiezo hacer un despliegue sobre lo que es ser pacifista en el fondo encontramos que la política está militarizada (…) y mientras haya un espíritu bélico y la democracia la defendemos a punta de bala, pues ésta es una farsa”.

 

Mientras tanto en el libro define una revolución pacifista como “una movilización no violenta hacia la justicia, hacia la solidaridad, hacia la democracia viva, es decir, hacia la acción ciudadana y el desarrollo de un gobierno justo”. Asimismo señala que “la lucha no puede ser militar”, ya que de ella solo surgiría la muerte, pero también advierte que “tampoco puede ser solo intelectual o construida artificialmente entre los muros de la academia”.

 

Por eso, el sociólogo señala que el centro de la tesis del libro es que, si se sigue postergando lo democrático, también se postergará la garantía de los derechos del ciudadano.

 

“La idea de la paz no puede ser pensada solo en épocas de guerra”


Es una de las frases más contundentes cuando Solarte explica que la paz va más allá de silenciar los fusiles.  Según el autor  la idea de la paz no se debería forjar por la presencia de conflictos bélicos, sino que esta debería surgir de la “necesidad de transformar la sociedad y las relaciones políticas, económicas y sociales (…). También aclara que no se trata de “encontrar la paz como un estado ideal  de la vida sino de crear o construir escenarios que garanticen los derechos y la vida pacífica”.

 

 

— ¿Qué es paz?

 

—Creo que la paz es la posibilidad de respetar y de ser respetado, de tener acceso  a los derechos fundamentales. La paz existe como un acuerdo entre la gente para generar cambios a futuro.

 

Lo que se está negociando en La Habana es la culminación de la guerra. Ahora, otro tema distinto es qué están dispuestos hacer las Farc y el gobierno para construir la paz, ese es un tema totalmente diferente.

 

Por ejemplo, Colombia ha tenido dos posconflicto fracasados. Uno entre los años  de 1957 y 1958 cuando los partidos pactaron turnarse el poder, en ese periodo hubo miles de muertos y un despliegue de injusticia en el país. Después, en 1991 cuando el M-19 firmó la paz, ahí empezamos otro posconflicto en donde ha habido los mismos o más muertos que antes.

 

Claves para una cultura de paz

 

Según Solarte una de las calves para una cultura de paz es tener un sistema político y económico  justos. “Hay que destruir esos sistemas  para que haya justicia, pero advierte que esa justicia no debe salir del acuerdo de la gente que tiene más ni de los intelectuales porque ellos tienen mucho poder”.

 

El sociólogo también propone una Colombia federal y no una república centralizada. Asimismo insiste “en una revolución educativa, pero no como la de Santos o como la  de Gina Parody".

 

Y por último advierte que la paz no puede ser el discurso que anda rodando en los medios de comunicación, tampoco el del pacifista cuyo origen es la cosa oriental, ni puede ser la paz de las Farc. “La paz es el reconocimiento de los derechos humanos en su más amplia acepción, desde el derecho intocable  y sagrado de la vida, los derechos del ser humano a la educación o la salud”.

 

Nota: El lanzamiento de la nueva publicación de Pacifistas Sin Fronteras y Ediciones Libertaria, “No necesito pelear para tener la razón”,  será el próximo martes 25 de agosto. Lugar Colegio Gimnasio Moderno, 6: 30 p.m. Estará Guillermo Solarte Lindo en diálogo con Angel Beccassino y Vera Grabe.

 


Tags

Comentarios