“La paz es dejar vivir al otro como quiera vivir. Es el derecho a la vida”

Por: Digna Irene Urrea - @direneu | Marzo 16, 2015

‘Labio de Liebre’ es una obra teatral del dramaturgo Fabio Rubiano, con la que pretende no dar respuestas, sino dejar preguntas a sus espectadores. Una pieza artística sobre el perdón, la venganza, las víctimas y los victimarios en un escenario de posconflicto.

Preguntas como: ¿Hay humanidad en un victimario?, ¿Hay maldad en una víctima?, ¿Está cerca el perdón de la venganza?, ¿El perdón es una forma de venganza?, ¿Existen venganzas justificadas?; Son algunos de los interrogantes que el dramaturgo aspira dejar a sus asistentes.  

 

Aunque plantea preguntas en torno a uno de los temas más transcendentales del país, como lo es el conflicto armado, Rubiano sí deja claro que el arte no tiene una función sociológica,  antropológica ni política, sino la función de “producir placer estético”.

 

Sin embargo, hace la salvedad de que más allá de la función artística que tiene una pieza de teatro, si genera ciertas preguntas es diferente a la intención primaria y advierte que no se puede tener una obra para decirle a la gente “usted tiene que pensar así” ya que sería “absolutamente irresponsable”, sería como obligar a alguien que ha sido víctima de hechos atroces a que perdone.

 

“Puedo mostrar varias posibilidades: que alguien perdone o no perdone, porque yo no sé si en la obra se perdona; puedo mostrar a una persona que está pidiendo perdón, pero en realidad no lo está haciendo”.

 

No obstante el dramaturgo sí aclara que en el país hay ciertos procesos coyunturales en los que el arte tiene una responsabilidad ética frente a lo que se está diciendo y enfatiza que hay casos en los que no se puede ser laxo. También señala que “en temas coyunturales  el arte puede tomar otros papeles pero ya no serían artísticos,  serían de difusión, alfabetización, tratamiento psicodrama, que es otra cosa que no tiene nada que ver con el arte. El arte es una producción de placer”.

 

Escribir ‘Labio de Liebre’ no fue fácil para Fabio Rubiano. Fueron seis años en los que trabajó borrando una y otra escena, pues cree que no se puede escribir de afán. La obra viene de la historia que ha marcado a Colombia durante los últimos 50 años.

 

Dice que el tema de negociaciones de paz  no es un tema nuevo —hay procesos como el de Rojas Pinilla, Belisario Betancourt, Virgilio Barco, César Gaviria o Andrés Pastrana — procesos que han sido incompletos porque no todos los crímenes se han reconocido, ni todas las víctimas se han reparado y frente a estas ausencias que tiene la paz decidió dar su punto de vista través de ‘Labio de Liebre’.

 

Son seis actores con una larga trayectoria artística,  los que le dan vida a cinco personajes que se funden en medio del humor negro para mostrar la dura realidad por la que han pasado miles de familias campesinas.

 

 

El elenco está conformado por, Marcela Valencia, Liliana Escobar, Jacques Toukhmanian, Ana María Cuéllar, Biassini Segura y Fabio Rubiano, quien además de escribirla, dirigirla es el personaje principal de la obra.

 

Dentro de la obra afloran dos personajes, la víctima y el victimario, que en algún momento cambian sus roles para representar a sus personajes opuestos.

 

Al respecto Fabio Rubiano señala que “el victimario también es una víctima”; cree que nadie nace para matar. “Un niño sicario,  que hay muchos en este país, es un victimario, pero también es una víctima; pero debo hacer la salvedad que no estoy justificando  ese comportamiento, él es un criminal pero no deja de ser una víctima”.

 

Finalmente el dramaturgo, no en vano escribió una historia que le llevó seis años y que hoy ha llevado al escenario del Teatro Colón, pues es acorde y se da en medio del proceso de paz que adelanta el gobierno con las Farc en La Habana, Cuba; Rubiano asegura que no pretende imponer una posición y  señala que “La paz es dejar vivir al otro como quiera vivir. Es el derecho a la vida”.

 


Tags

Comentarios