Cómo se reconfigura el mapa geopolítico mundial

Por: Jaime Acosta Puertas / @acostajaime | Julio 28, 2014

A pesar de que vivimos en la idea de una sociedad capitalista global, es evidente que el mundo está viviendo una serie de tensiones en las relaciones internacionales ante el surgimiento de nuevas potencias emergentes que ya ocupan los primeros lugares de la economía mundial, por el tamaño de su PIB, la velocidad de su crecimiento, y por algunos indicadores de desarrollo que cada vez las acerca a los niveles de las sociedades más avanzadas de occidente y Japón.

Estados Unidos es aún la mayor superpotencia económica, militar y científico tecnológica del mundo. Europa viene luego, pero su distancia con respecto a otras naciones nacientes y poderosas de Asia y de otros continentes ya no es tan grande como hasta hace pocos años. El planeta tiende por efectos de la globalización a un cierto equilibrio mediante la distribución del poder global en más naciones. Veamos cómo se está modificando el mapa de la geopolítica global.

 

Un nuevo mapa mundial en reconstrucción


En los últimos treinta años el planeta transitó de la visión unipolar de la pax americana a un mundo bipolar con la consolidación de la Unión Europea. Pero en este nuevo siglo está en construcción la pax universal con el surgimiento de los BRICS (alianza entre cinco potencias económicas emergentes: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), para una sociedad y una gobernabilidad global más equilibrada y colegiada que de manera ordenada, pragmática y eficiente fortalezca la cooperación en un mundo posmodernoy multipolar en procura de un “Crecimiento incluyente con soluciones sostenibles”


Los BRICS es fruto de la insuficiencia de las formulas y de los modelos tradicionales de cooperación y de relaciones económicas hegemónicas y asimétricas. Esta nueva estructura de poder global se creó en 2008como respuesta a la crisis financiera de Estados Unidos y su coletazo en Europa. El mundo no estaba blindado para una crisis originada en el país patrón del modelo de Bretton Woods, y las naciones en desarrollo no puedencontinuar pagando las condiciones que impone el Banco Mundial y el FMI para acceder a recursos, crecer al debe y tal vez nunca desarrollarse.  En este contexto surgió el bloque de los grandes.

 

Poder emergente


Los BRICS cubren más de la cuarta parte de la superficie terrestre, representan el 42% de la población mundial y alrededor del 45 % de la fuerza laboral activa, así como de enormes recursos naturales y crecientes potencialidades científicas, tecnológicas y productivas.

 

Las cinco economías aportan el 22 % del PIB global, equivalente a unos 16 billones de dólares. Controlan el 11 % de los capitales acumulados en el mundo, con China y Rusia con las más importantes reservas internacionales, junto a Japón.

 

Cuatro de los cinco BRICS están entre las 10 economías más grandes del planeta: China en el puesto 2, Brasil en el 6, India en el 7, y Rusia en el 10.

 

Pero esta es ante todo un bloque entre culturas distintas, por ello no se involucraránen los asuntos de los aliados y en sus zonas de influencia, más bienliberarán espacios para generar oportunidades de cooperación con objetivos internos y externos comunes.

Nuevo banco y nuevo fondo de reservas


Los BRICS son países mayores y capaces,dispuestos a complementarse a través de la identificación de proyectos comunescomo el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) yel Acuerdo Contingente de Reserva (ACR)puestos en marcha en la reciente cumbre en Brasilia.

 

El nuevo banco se erige como alternativas al Banco Mundial (BM) y al Fondo Monetario Internacional (FMI), y se diferenciará en que otorgará préstamos a sus miembros sin condicionamientos o la imposición de recetas neoliberales. Ayudará a financiar inversiones recíprocas de los miembros del BRICS y tambiénde las naciones en desarrollo, lo cualfavorecerá a América Latina y a su vezdeterminará nuevos retos y transformaciones para el BID y la CAF.

 

La formalización del Acuerdo de Reservas de Con­tingencia aporta a una “desdolarización” de los mercados internacionales. Cifras de algunos thinktanks indican que un 60 % de las transacciones entre los mercados BRICS se hacen “por fuera” del dólar, lo que marca una tendencia que podría incrementarse en el mediano plazo.  Se trata de dejar de recurrir al dólar para hacer operaciones comerciales o financieras entre los cinco países, lo que reducirá los costos de transacción al evitar la conversión de las monedas locales a divisas, por ejemplo cuando Brasil vende a China o Rusia a India. Por eso, de manera complementaria existe el Foro de Negocios BRICS, que busca constituir inicialmente una red de negocios conjuntos entre 600 empresas con exportaciones que suman 3.9 billones de dólares.

 

Así las cosas, el NBD y el ACR contribuirán a democratizar el sistema financiero internacional y serán instrumentos propios de protección ante eventuales crisis financieras y macroeconómicas en otros países o regiones.

 

Los BRICS han identificado cuatro temas de acción inmediata: equilibrio y estabilidad financiera global, infraestructura,desarrollo de la ciencia y de la tecnología, y energía. Con esto pretenden disponer de condiciones macroeconómicas para blindar un crecimiento sostenido; desarrollar mejores infraestructuras físicas y mayores capacidades en conocimiento para elevar la productividad, impulsar la transformación de las estructuras productivas e inducir un mayor dinamismo en el comercio internacional; y garantizar la seguridad energética de las economías emergentesrealizando conjuntamenteinvestigaciones científicas y análisis de  tendencias de los mercados internacionales de hidrocarburos.

 

Este enfoque estratégico se diferencia de los acuerdos basados en incentivar el comercio, los negocios y la atracción de las inversiones, que es el enfoque de la Alianza del Pacífico conformado por Chile, Colombia, México y Perú, lo cual muestra que éstas economías aún deben crecer como naciones para disponer de objetivos estratégicos superiores de cooperación, inserción y desarrollo.

 

Un mundo de culturas


La idea de que el poder mundial bipolar se repartía el mundo, ya no es cierto. La globalización económica y científicotecnológica ha roto la parcelación del planeta. La multipolaridad rompe con ese esquema. La competencia por las oportunidades y por los espacios estratégicos globales conduce a que no hay espacios vedados para la inversión y la cooperación. Las fronteras políticas e ideológicas que dividían el mundo cayeron hace más de dos décadas. Las diferencias políticas e ideológicas ahora son más sutiles, flexibles,pragmáticas, desideologizadas, de conveniencia y distribuidas entre más actores.Por eso a veces es difícil entender porque unas potencias apoyan a un tipo de países con modelos políticos e ideológicos contrarios al propio. Pensar que estos son enemigos de unos y amigos de otros, es una equivocación. Esto ocurre solo cuando los países caminan obedientes a modelos que se consideran superiores, inamovibles y estáticos, y que no entienden que la pax universal es la pax universal, y que la pax universal no es la pax americana, europea, asiática o latinoamericana.

 

Ilustramos este escenario con un ejemplo hipotético de cómo son las cosas en las decisiones geoestratégicas de la nueva geopolítica planetaria.

 

BRICS y Colombia


Hace algunos años HugoChávez habló de un gran oleoducto para sacar por el Chocópetróleo de Venezuela hacia China, y que ese proyecto sería financiado por los tres países. Incluía construir una ciudad y un puerto de aguas profundas en la bahía de Nuquí. De pronto nadie volvió a decir nada. ¿Algún teléfono se levantó para decir que no se hiciera ese proyecto?  Es posible.¿Alguien obedeció? Es posible. No hubo llamada ni obediencia simplemente se decidió que el petróleo para los chinos no pasaría por Colombia porque era muy costoso, también es posible.

 

Pasó un tiempo, Chávez murió, perollegó una nueva noticia: China hará un canal interoceánico por Nicaragua. Un proyecto de uno de los BRICS. Hace años Estados Unidos hubiera vetado esa iniciativa. Ahora no puede si no quiere generar una tensión política |-militar que no vale la pena porque también ese canal le servirá para el tránsito de barcos más grandes desde su costa Pacífico hacia el Mercosur, Europa, África y el Oriente Medio, pero también porque sus intereses globales son mayores, y porque basta recordar que Estados Unidos devolvió el canal de Panamá hace 30 años sin disparar un tiro.

 

La presencia de China en el Caribe colombiano genera una tensión adicional en las relaciones con Nicaragua? es posible, pero esa tensión solo es culpa de Colombia que se dejó quitar aguas territoriales por una mala atención diplomática de sucesivos gobiernos yno mirar con respeto las aspiraciones de un pequeño país.

 

Colombia hace parte de esa naciente agrupación de naciones emergentes menores o menos dinámicas, que avanzan también en sus aspiraciones de ser sociedades mejores pero cuyo camino al desarrollo del siglo XXI no lo tiene claro, entre otras razones, porque en los factores del desarrollo de la sociedad del conocimiento su desempeño es pobre como lo indica un dato de estos días: en el ranking mundial de la innovación ocupa el puesto 7 entre los países de América Latina, y el puesto 68 en el mundo que es coherente con su lugar 69 en el la clasificación de la competitividad mundial.

 

Entonces, Colombia debe aprender a tener lazos multilaterales de cooperación para el desarrollo y superar la idea de que los TLC es el mejor instrumento para tener un lugar en el mundo. Es el desarrollo productivo y del conocimiento lo que da un lugar principal en las relaciones, en la cooperación y en el comercio mundial. No es comprando tecnología y vendiendo carbón, minerales y petróleo en bruto como se alcanza el desarrollo y el bienestar para su gente, y el respeto en el escenario global. 


Tags

Comentarios